Yo quiero ser abuelo ¿y tú?

Cuando tienes más de 50 años esto es un lío:  joven joven no eres; mayor mayor, tampoco, y estas ahí como en el limbo, a la espera pero no sabes bien de qué. Y así estaba yo hasta ayer cuando me di cuenta de lo que quiero ser ¿Y que quiero ser?. Pues yo quiero ser abuelo. Hay quien quiere ser astronauta, piloto de formula 1, callista… hay tanta gente, creo que somos 6.000 millones… que te voy a contar, pero yo quiero ser abuelo.

Es cierto que aun me quedan como unos diez años, que por mucho que uno desee… pues que eso no se puede adelantar, que la naturaleza es la naturaleza; pero ser abuelo, no «abu» ni «belo» ni gaitas, sino «abuelo», tiene que molar.

Y mejor una nieta que un nieto, porque un nieto… los nietos son brutos de carallo. Yo me imagino ir con mi nieto al parque, y el tío, que no levantará cuatro palmos, va y me dice: «Abuelo, ¿a ver si eres capaz de subir hasta aquí?», «abuelo, mira yo salté esto ¿y tú…?».

Y claro, entre que no puedes y mi temperamento, que tonterías físicas las justas, pues no es plan; porque además llegaría a casa el mocoso ese y se pasaría todo el tiempo: «El abuelo no pudo saltar, larán larán larán; el abuelo no pudo saltar, larán larán larán ». ¿saltar? te voy precisamente a saltar / soltar una de remanguillé….

Y claro, una cosa es que te lo insinúe el médico de la Seguridad Social, que por lo menos se supone que ha estudiado una carrera, aunque no sé si todos, pero que un mocoso que no sabe ni sumar, que un renacuajo te recuerde todo día tus limitaciones…

Sin embargo, una nieta… eso es otra cosa, otro cantar. Una nieta es un puntazo: «Abuelo, ten cuidado con el escalón», «abuelo, espera que no esta el semáforo en la luz verde». «abuelo, ya te cojo yo por el brazo», «abuelo, tomaste las pastillas…» Perdón, ¿he dicho pastillas»?, a ver si en vez de una nieta lo que quiero es una enfermera… va a ser que sí.

 

LIBROS DE MANUEL GUISANDE

Rodribico (Edi Baia. Colección de 5 cuentos infantiles, castellano, portugués y gallego) Al fondo a la derecha (Edi. Cumio. Artículos, más otros del blog) y En tu línea (Edi Cumio)

Publicado en Comunicación, familia, Niños, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Cuando se roba un cuadro se roba algo más

P1450694 Cuadro de Jorge Pardo Ruzo, que fue robado ayer a mediodía

Ayer, 14 de mayo, a mediodía, un cuadro del pintor Jorge Pardo Ruzo, que formaba parte de las obras que los creativos agrupados en torno PlazForme – Betanzos exponen en la rúa de Castro, fue robado. Estas líneas que acabo de escribir podrían ser el comienzo de una noticia de un suceso, de una situación de las muchas que ocurren a diario y que son reflejadas en los periódicos; si embargo esta triste realidad tiene otra trascendencia, no por el valor de la obra, sino por algo que es intangible y que no se puede valorar.

Cuando alguien coge “prestada” (prefiero decir prestada que robada) cualquier obra, en este caso un cuadro, no solo se lleva un objeto más o menos bello, se apropia de la ilusión de quien un día sacó su caballete a la calle, mezcló colores en su paleta y luego, pincelada tras pincelada fue dando vida a un lienzo en blanco.

Cuando alguien coge “prestada” una obra, se apropia del sueño del autor, de su trabajo, de su esfuerzo para crear, de sus ideas; pero se apropia también de algo más, se apropia de algo que nos afecta a todos: se apropia de la alegría de todas aquellas personas que podrían disfrutar viendo la obra, de lo que podemos imaginar al observarla, de los recuerdos que nos puede traer e incluso de la mirada inocente de cualquier crío que a lo mejor solamente se entretiene viendo en ella una suma de colores.

Cuando alguien coge “prestada” una obra, un cuadro, es como si a todos nos robaran algo, pero algo inmaterial, una parte del alma; esa que nos hace sentir y creer en el ser humano y que por definición estamos convencidos de que es bueno y porque creemos en él mostramos en la calle lo que hacemos sin otra pretensión que hacer la vida más divertida.

Como decía, no quiero pensar que ha sido un robo, prefiero creer que la acuarela ha sido tomada como un préstamo; que todos cometemos errores en la vida, pero que la vida también nos ofrece la oportunidad de rectificar, y estoy seguro, pero segurísimo, que pronto, bajo la puerta de cualquier comercio de la rúa do Castro aparecerá nuevamente el cuadro de Jorge Pardo para que todos volvamos a disfrutar, a sonreír, a ilusionarnos y a seguir creyendo en el ser humano.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 5 comentarios

Betanzos, la ilusión convertida en arte

plaza inaugu3

Sinceramente no creo que haya muchas ciudades como Betanzos (A Coruña) en la que basta que alguien tenga una idea para que el personal se apunte y disfrute porque les mueve lo más fundamental, la esencia que motiva todo en la vida y que si se carece de ella nada, absolutamente na tiene sentido: La ilusión.

Y con esa ilusión, si el año pasado en la primera edición de esta muestra urbana conseguimos entre todos, bajo el nombre del colectivo PlazForme (Plaza y Formas) exponer en la calle veinte obras (que cambian cada semana) este año son casi cincuenta las que se pueden ver hasta el 30 de septiembre en la rúa do Castro y plaza de la Constitución en horario comercial, pues son los responsables de los negocios quienes ponen las obras cuando abren y las recogen cuando cierran sus locales.

Como se suele decir, más vale una foto que mil palabras. Así que os dejo con estas fotografías de diversos trabajos y algunas del acto inaugural que tuvo lugar el pasado 9 de mayo, no sin antes dar las gracias a todos los que participáis en la exposición, que sin vosotros nada de esto sería posible, y animar a quienes visiten la ciudad a que disfruten de los trabajos de estos magníficos creativos. Lo dicho, gracias. Pasen y vean

plaf

plaz inaugura 7                                                              La escritora Marité Prieto lee un poema mientras caen pétalos del cielo

plainaugu

plaza carpen El escritor José Carpenter, recitando

P1450660P1450754P1450752P1450739P1450738P1450735P1450734P1450729P1450727P1450726P1450725P1450724P1450723P1450721P1450720P1450718P1450716P1450715P1450714P1450713P1450712P1450711P1450710P1450709P1450708P1450699P1450698P1450697P1450696P1450662P1450661

 

P1450641P1450640P1450639P1450755

 

Publicado en amor, artistas, Comunicación | Etiquetado , , , , , , , , , | 4 comentarios

Hay casualidades que son increíbles

A mí me encanta España, yo este país es que lo adoro, y por eso de que donde vivo (Betanzos – A Coruña) frente a mi casa pasa el Camino de Santiago, pues me siento en el café  La Banca o en el Lanzós, y lo mismo hablo con uno de Guadalajara, que con otro de Murcia, de Almuñecar, Salamanca o Antequera, con cualquiera.

Y allí, sabiendo que esto vivo y sano, con un cigarrillo y echando unas risas con el personal… me llega; y con tanta charla, pues siempre pasan cosas. Yo no sé a ti, pero a mí me suceden situaciones de lo más surrealista y hasta dudo si es que me ven de otro planeta y me quieren informar de como se vive en la Tierra o si algunos de los que hablan conmigo… es que no sé explicarlo, como que les pasa algo.

Hace unos días, conversando con uno empezó a contarme no sé qué de su pueblo y, en un momento dado, me dice: «Y había una zona que era el campo de la leña». Yo pensaba que iba a seguir hablando cuando se para, me mira fijamente a los ojos y me espeta: «¿Y sabes por qué le llamaban el campo de la leña?». Yo, obviamente me callé, pero a punto estuvo de decirle: «Porque vendían cocinas Fagor, a que sí»

Y tras el silencio, como si hubiera descubierto la fórmula de la relatividad, la existencia de los agujeros negros o el Santo Grial, como… yo que sé como, me suelta con una voz en tono de conocimiento excelso: «porque allí vendían leña». «Increíble –pensé– vendían leña en el campo de la leña». Yo estuve por decirle: «Joé tío, qué casualidad, vender leña en el campo de la leña. Mira que hay cosas para vender, pero leña en el campo de la leña… es que es la de dios», pero no dije ni mu.

Si te soy sincero, él siguió hablando y yo ya no escuchaba, yo ya solo pensaba que tiene que haber un algo más en el mundo para que me sucedan estas cosas; un Ser más que Superior; un Ente que lo domina y lo sabe todo, a la vez que me repetía y repetía: «En el campo de la leña, se vendía leña; en el cam-po de la le-ña, se ven-dí-a le-ña. Acojonante»

Y así estuve durante media hora, ¡qué digo media hora…! , ¡una o dos horas! Y de verdad, pero de verdad de las buenas que no dije nada, pero nada de nada, no fuera a ser que comentase algo, que mi interlocutor lo interpretara mal y pensara que estaba haciendo leña del árbol caído. No me lo perdonaría. «En el cam-po de la le-ña, se ven-dí-a le-ña, se ven-dí-a le-ña». Buf, esto es cosa del más allá.

.
.LIBROS DE MANUEL GUISANDE

Rodribico (Edi Baia. Colección de 5 cuentos infantiles, castellano, portugués y gallego) Al fondo a la derecha (Edi. Cumio. Artículos, más otros del blog) y En tu línea (Edi Cumio)

.

Publicado en articulo, Comunicación, Educación, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , | 16 comentarios

Mira que son raros los adolescentes…

No lo tengo claro, pero nada. En casa viven varios adolescentes, pero me da que lo que viven son leones, y aunque he preguntado si realmente duermen en habitaciones, para mí que lo hacen en jaulas, un olor a hormonas…

Yo no digo nada, porque no vaya a ser que sean leones de verdad y me devoren; y mientras sigo convencido que son de la familia de los félidos  ( que la mía es de los Guisande), de vez en cuando oigo que están en una edad difícil. Mira, si te soy sincero, el que está en una edad difícil, pero que muy difícil, rozando el imposible, soy yo; pero no por los años ni por la salud… ¡qué va!, por cosas más mundanas, más de andar por casa o,  exactamente, de andar por el cuarto de baño.

Yo no sé que hacen estos tíos con el champú, si lo utilizan para hacer cócteles, para hacer tostadas o para algún juego en la Red que no capisco; pero veo un bote en el cuarto de baño, y a la semana… vacío. Hasta la colonia que utilizaba es como un expediente X ¿dónde está, si estaba ayer aquí? ¿quién la tiene? ¿la ha visto alguien? Y un silencio… un silencio que te lo juro que acojona. Y como con esto, con todo. ¿La pasta de dientes? pues otro misterio, ni que se la comieran.

Y yo esto hasta cierto punto lo entiendo, que eso es lo que me mata, que lo entiendo todo o casi todo, y en ese «casi» hay una que me tiene desquiciado, que por muchas vueltas que le doy no llego a ninguna conclusión. Por mucho que he investigado aún no comprendo cómo es posible que desaparezcan mis maquinillas de afeitar si los pavos estos son barbilampiños, si no tienen ni un pelillo en el careto, y digo lo de las maquinillas porque ya no tengo ni la menor duda de que la crema de afeitar creen que es nata.

Hasta hay noches que no duermo pensando: ¿Se cortarán a caso las venas por un desamor, por eso que dicen que están en una edad difícil? ¿se puede uno drogar tragándose maquinillas de afeitar? ¿colocan las maquinillas de afeitar? ¿quizás ahora se liga si al lado del móvil pones una maquinilla? ¿qué hacen con las maquinillas? a ver si utilizan las cuchillas para hacer patinaje sobre hielo… De verdad que ya no sé que pensar; bueno, miento, pensar si que pienso: que no tengo maquinillas y que ni aparecerán lo tengo claro, pero maquinar, lo que es maquinar sobre este tema, maquino que no veas.

.
EXPOSICIÓN EN TU LÍNEA, QUE SE INAUGURA EN MAYO

Adelanto de la exposición En tu línea, que se podrá ver a partir del 14 de mayo en el Colegio de Ingenieros de La Coruña ( la inauguración oficial será el 22), y ese mismo día 14 de mayo, a las 19.30, se estrenará el en el teatro del colegio Calvo Sotelo (La Coruña) una adaptación teatral.

Publicado en Comunicación, Educación, Salud | Etiquetado , , , , , , , , | 12 comentarios

Tres poemas infantiles

Son tres poemas infantiles del próximo libro que publicaré no sé cuando, porque el 2015 ya esta ocupado con Relatos de absurdo contenido (que se publicara en junio o julio); e igualmente el 2016 con Tonterías escritas en momentos  de estupidez.

Como todo poema infantil, además de la letra, es muy pero que muy importante la entonación y, obviamente, las ilustraciones que lo acompañen porque además de leer al niño a o a la niña el poema, en los dibujos se le enseña lo que dice la poesía. En fin, que espero que os guste, y os lo dedico a vuestros hijos y a todos nosotros, que nunca debemos de olvidar que fuimos y somos niños

 

EL OSO GOLOSO

El oso goloso
comía pasteles,
y tantos comió,
que se quedó sin dientes.

“Um um”, decía el oso
que no tenía dientes,
“um um”, pensó,
no puedo hablar
nadie me entiende…

El oso goloso
se echó a llorar,
pero su amigo el gato
lo fue a consolar.

No comas chuches…
no comas pasteles…
verás como así,
te crecen los dientes.

Sus dientes crecieron
y ahora es feliz,
por fin ya puede
¡Hablar y reír!

 

EN EL PARQUE

En el parque me divierto,
en el parque tengo amigos,
y siempre mi familia,
siempre está conmigo.

En los columpios casi vuelo,
en el tobogán voy pa abajo,
en la arena hago castillos,
y juego al que te pillo.

Y tanto corro y salto,
y tanto ejercicio hago,
que cuando llego a casa,
Uuffff, duermo como un santo.

 

EL ABUELO

Yo tengo un abuelo,
que es bueno bueno bueno,
él me cuida, yo lo cuido,
y ambos nos queremos.

El me da consejos,
él me da cariños,
y a veces tantos besos,
que pienso que mi vida,
es bella como cuento.

A veces sin que lo sepa,
lo cojo de la mano,
le digo que tengo miedo,
pero no es verdad, es porque lo quiero.

Yo lo adoro tanto,
pero tanto tanto tanto,
que a veces hasta pienso….
pero no,
estará conmigo hasta en el cielo.

Publicado en amor, familia, Niños | Etiquetado , , , , , | 12 comentarios

Jueces con pocas luces o sin valor; y Rato, un presunto delincuente

Es tal estado de golfería y podredumbre que vive este país que en ocasiones, como esta, no es necesario escribir un extenso artículo para explicar lo que se debe cocer en las altas esferas del poder, de todos los partidos. Visto lo visto, y a falta de confirmación y con un calificativo de «presunto» por delante, Rodrigo Rato es un auténtico delincuente; y el juez Enrique de la Hoz, que ordenó el registro, me da que no tiene muchas luces o que no tiene el valor de meter a este individuo en la cárcel.

Y eso no es que me lo invente yo, que lo diga por decir, sino que es una consecuencia lógica de los acontecimientos ocurridos en las última horas con el que fue de todo, menos persona. Y los acontecimientos son los siguientes: El juez de la Hoz ordena detener a Rodrigo Rato para de esta forma entrar en su casa y en su despacho y hacerse con una documentación por temor a que el elemento este la haga desaparecer.

Hasta ahí, bien la primera fase; pero la segunda es la sorprendente, la que no hay por donde cogerla, la que esta fuera de toda lógica. ¿Por qué el magistrado no ordenó también la prisión incondicional de Rato para evitar que en libertad pueda comunicarse con alguien para dar instrucciones o hacer desparecer sabe dios qué documentación puede estar en otro sitio? Solo me cabe pensar dos cosas: que el juez no tiene luces o que no hay lo que hay que tener para dictar un auto de prisión. Y en mi opinión, es la segunda. Y Urdangarín, supongo que esquiando en Suiza.

Publicado en abogados, delincuentes, jueces | Etiquetado , , , , , , , , , | 11 comentarios