Sinceramente, ser león tiene su cosa

Estaba pensando que esto de la Civilización… pues que no está mal; bueno hay cosas que… como el político ese que para pasar el rato se gastó en una noche 3.000 euros en copas, lo que gana una familia en tres meses, o los que roban y andan por ahí paseando tan tranquilos, pero como hay una cosa que se llama cárcel, pues supongo que todo es cuestión de esperar. Claro que si alegan que se lo gastaron para ayudar a chicas de alterne que estaban desesperadas, pues supongo que será una atenuante; pero a lo que iba, que esto de la chivilitatione está bien.

Ayer estaba viendo la tele, en concreto el documental 728.654 de ese animal doméstico que es el ñu, que vive exactamente dentro del televisor, y pensé: «vaya vida esa»; pero no solo la del ñu, sino la de todos los animales de la selva. Sigue leyendo

Publicado en Animales, Ñu | Etiquetado , , , , , , , , , , | 12 comentarios

Lío este que llaman Resurrección ¿no?

Sinceramente no sé si esto es cosa de creyentes o no, pero con lo de la Resurrección, ahora que viene la Semana Santa, la gente se lía a hablar del tema y se monta unos pifostios… que si que existe, que si no, que es posible, que a lo mejor, que seguro, que ni hablar…

Yo esto de la Resurrección, la verdad, nunca me lo había planteado, y menos estos días que hace un frío como para pararte, y menos a pensar, y así vivía tan tranquiliño, hasta que un día, ya en casa, con calefacción, cavilé: «¿Existirá la Resurrección?» Y como había oído eso de «la resurrección del señor», pensé, «pues no irá conmigo el asunto».

Total, que tenía un cacao mental que lo que hice fue, pues lo que hacemos todos en estos casos, documentarme, un minuto o así, y llegue a una conclusión capital: la Resurrección es una palabra que tiene una cantidad de erres… ¡¡¡ pero qué barbaridad de erres !!!. Sigue leyendo

Publicado en amor, Comunicación, Educación | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 11 comentarios

Un gallego escribiendo en «El Correo del Golfo», en Dubai

No, si te entiendo, que a mí me pasa lo mismo, que esto normal normal no es, por muy gallego que seas, que mira que nosotros estamos hechos a todo; pero una cosa es colaborar con varios diarios en España, por muy importantes que sean, o cruzar el charco, como hago con monitornacional.com, de México, y otra es ya escribir en los Emiratos Árabes, en Dubai, que es donde está la sede de El Correo del Golfo.

Y tampoco es muy habitual que un director, como ha hecho el director del digital, Rafael Unquiles, dar en primera una amplia reseña sobre mi persona al escribir mi primer artículo que, como suelo hacer habitualmente, siempre es de agradecimiento y un poco de presentación de lo que se van a encontrar los lectores, pobrecillos.

Y mira si no será normal y difícil de asimilar, que he empezado una estrategia para que mis artículos les caigan bien a los amantes del turbante y a los más de 100.000 lectores que tiene El Correo del Golfo. Por lo de pronto ya he puesto el ordenador mirando para la Meca, que ese ya es un paso importante para pedir a Alá que me eche una mano. Y no te creas que fue sencillo cambiar el despacho, que me queda una ventana así como al través que no mola nada, pero uno, que es muy paranoico, pues cambia la mesa y lo que haga falta y no me llamo Huissande de milagro.

Y mira si estoy ya compenetrado con El Correo del Golfo y los habitantes de los emiratos, que estoy por dejarme barba por varias razones. Una obviamente por el periódico, que cada 15 días sale en papel, y otra porque tío, las cuchillas de los chinos, menos para afeitarte o cortarte las venas…. pató.

En fin, un flipe maripili esto de escribir en los Emiratos Arabes, y para que no sintáis envidia, os juro que si me regalan un pozo de petróleo, pues como la cuchillas de los chinos, que os invito a tós, pero a tós a tós.

Publicado en articulo, Comunicación, Periodismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 13 comentarios

¿Sabes por qué los artistas y creativos son necesarios?

No es una vida fácil dedicarse a cualquier actividad artística en la que los sueños e ilusiones están por encima de otras muchas cosas y en la que el trabajo resulta tan apasionante, tan maravilloso y fascinante que a veces, ensimismado en lo que haces, te olvidas hasta de comer y pasas horas y horas disfrutando como si el tiempo no existiera.

No es fácil, realmente no es fácil decidir que tu vida vaya por los impredecibles e insospechados vericuetos de la imaginación, donde todo es posible sin saber cual es la meta e incluso ni el camino; y no es fácil porque en ocasiones sucede que parece que casi haces un favor cuando un escultor ofrece sus obras para que puedan ser vistas, el literato sus escritos o el pintor sus cuadros y tan solo pide un lugar, un pequeño lugar donde exponer.

A veces, a veces parece que somos como pedigüeños, pobretones, marginados, desheredados de este juego que tiene por nombre Vida y apellido Muerte; quizás porque no vendemos nada material, palpable, tangible, sino ilusiones; y quizás, también, porque todavía hay quien no ha descubierto que precisamente son las ilusiones, las ideas y los pensamientos los que finalmente más calan en el ser humano y pueden hacer que el mundo se transforme y tenga un sentido.

Nuestras vidas, la tuya, la mía, no las cambian el último modelo de coche, una nueva marca de móvil, una sofisticada televisión o una tablet… eso son ilusiones fugaces que nos venden, falsos sueños, destellos luminosos cuya luz impide que veas lo más importante: tu esencia como persona, adentrarte en ti, descubrir quien eres para comprenderte mejor y disfrutar, porque solo mirándose uno hacia a sí mismo y aceptándose como es puede alcanzar esa dimensión tan deseada que es ser feliz.

A los artistas, a los creativos, suelen decirnos que vivimos en otro estado, en otro mundo, en una irrealidad. Es posible, pero yo no me imagino una vida sin música; sin esos hombres y mujeres que con los más extraños sonidos son capaces de modularlos delicadamente para luego expresar con sus canciones los sentimientos más puros y nobles que te llegan al alma, que te hacen sentir, reír, llorar, vibrar…. seas hombre, mujer, joven, anciano o un simple adolescente.

Yo no me imagino una vida sin poetas… capaces de escoger entre las miles de palabras que revolotean por el aire las más precisas y hermosas para que jugando con ellas luego puedas imaginar que no siempre el cielo es azul, que puede ser verde, amarillo o rojo y que la lluvia, en ocasiones, son preciosas chispitas de colores que inundan de alegría las calles de las ciudades o los campos.

Yo no me imagino una vida sin escultores, que en donde nosotros solo vemos una piedra o una simple madera; ellos, misteriosamente, son capaces de descubrir los más bellos y extraordinarios objetos, extraerlos de la nada con cariño y mimo para después mostrárnoslos y que disfrutemos al tocarlos o verlos.

Yo no me imagino una vida sin escritores, capaces de unir palabras para que luego tú un día, un día cualquiera, al leer un libro, te transporte a mundos fantásticos donde todo lo que parecía imposible se hace realidad… el agua fuego y el fuego agua.

Yo no me imagino una vida sin cineastas, sin actores y actrices, capaces de dar vida a lo que una noche en cualquier parte del mundo imaginó un guionista, quizás sin saber para que escribía, y crear después una historia maravillosa que puede llegar a marcar tu vida para siempre.

Por eso, por eso son necesarios los artistas, los creativos, los soñadores, los imaginativos, los “sanos locos”, porque son ellos los que pueden conseguir que un día gris se torne soleado, que tu tristeza se transforme en alegría, que si te sientes vacío llenen tu existencia y que tus lágrimas no sean de llanto sino de risas.

Por eso; por eso hay que respetar y valorar a los creativos, a quienes solo tienen como pretensión en esta vida mejorar el mundo para hacerlo más alegre, más entretenido, más divertido y humano. Muy pocos, por decir ninguno, espera con sus obras algo material, ni tan siquiera un reconocimiento en esta existencia que son segundos, la nada, y que poco a poco se va acercando. La mayoría solamente anhela lo imprescindible para vivir dignamente, para seguir soñando, para seguir imaginando, para seguir ilusionando y para seguir haciendo lo que un día decidieron: dedicar su vida a crear, dar su vida para ti.

 

Publicado en amor, articulo, Comunicación, Educación, escribir, profesiones | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 24 comentarios

Crónica de un viaje creativo por el río Mandeo

mandeo 5 Son artistas geniales, los conozco y, para mí, que nunca trabajaron tanto ;)

Pues sí neniño sí, sigo pensando que no hay como una dictadura, pero una dictadura bien entendida, no de esas que el personal está triste, que esas no molan, pero las bien entendidas… joé, es que las bien entendidas son la repera porque el pasado sábado todo funcionó como un reloj. Y así, bajo la amenaza de ahogar al que llegara tarde y otras variadas represalias, a las 12h, ni un minuto más ni uno menos, allí estaban todos dispuestos a embarcar y surcar el río Mandeo (Betanzos) a ver que nos inspiraba el swuaps swuaps del agua, que no confundir con el  whatsapp. Sigue leyendo

Publicado en amor, artistas, Comunicación, creativos | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 17 comentarios

Más de 30 creativos surcarán el río Mandeo haciendo obras en un barco

Sinceramente, si no se discurre, si no pones tus neuronas en funcionamiento, a darle vueltas y más vueltas y recibes por el medio algún que otro tropezón, la vida es un poco aburrida, demasiado.

Y como en Betanzos (La Coruña) donde vivo hay un río navegable, el Mandeo, este 7 de marzo, sábado, organizado por PlazForme-Betanzos (colectivo de creativos), unos 30 artistas, en el sentido más amplio de la palabra, nos vamos a embarcar por sus aguas haciendo obras: Una especie de taller flotante. Sigue leyendo

Publicado en articulo, Comunicación, viajar | Etiquetado , , , , , , , , , , | 14 comentarios

Business, coach, management… pero hijo ¿en qué trabajas?

Mira, yo no quiero ser malo, pero a mí me quitas de médico, abogado y estirando mucho el asunto eso de tornero fresador… y para de contar, porque lo business, coach o management, me supera.

Yo no sé que ocurre ahora que todo dios es business, coach o management como hace años todo el personal era diseñador, que a lo que se ve ahora diseñan como diseñar un trabajo. Sinceramente, me vuelvo loco porque, por ejemplo, yo soy escritor. ¿Y qué hago? Pues junto una letra con otra, esa otra con otra, hago una palabra, a esa palabra le pongo otra al lado, cuando llevo varias le añado un verbo, un adjetivo, después un sujeto (que ya no sé si ponerte a ti, management de los bemoles, que me pareces un sujeto de mucho carallo) y tira millas.

Sigue leyendo

Publicado en articulo, Comunicación, profesiones, trabajo | Etiquetado , , , , , , , , , | 20 comentarios