Cuando Junqueras salga de prisión habrá adelgazado…

hombre_gordo_0

Suele decirse, por eso de que cuando se mete la pata hay que convencer al personal, «de esta desgracia aprendemos todos», cuando en realidad se debería decir «mira que bien lo hicimos, que si no… ocurriría esto»; pero en fin, la estupidez no tiene límites; bueno sí, está en quien la dice, que tienes para elegir.., buff

Pues partiendo del absurdo «de los males se aprende» la pregunta clave del procés o no procés es: Junqueras, ese tipo rechoncho y regordete, hasta diría que cariñoso como un osito de peluche, que cuando habla todo lo dice en bajito como si no pasara nada aunque le caiga un rascacielos sobre su testa ¿cuánto habrá adelgazado cuando lo veamos por primera vez fuera de prisión?

A mí ya me extraña que todas esas casas de apuestas a las que le vale todo, no se les haya ocurrido hacer una con este asunto que me parece de vital importancia, bastante más que la vía esa unilateral, que si la vía es como la del tren que va a Galicia, está claro que no sale adelante ni de coña.

En unas declaraciones del 13 de enero del 2017, Junqueriñas dijo en una entrevista, que medía 1,78 y pesaba 82 kilos (esto no se lo cree ni Puchiño, pero si él lo dice… no lo voy a coger yo en brazos para calcularlo). O sea, D.Oriol sale casi a kilo por centímetro, y lleva en prisión cerca de 30 días.

Mira, yo nunca estuve en prisión (aunque igual por este articulo sí) pero estimo que un kilo cada tres días… bien a gusto lo pierde; es decir, que si lo vemos dentro de un mes justo en el patio, pues que el chaval nos pesa 72.

Y claro, como D. Oriol aparezca con 72 o menos…. pues que subirá el independentismo, pero no por ideología o convencimiento, sino por cuestiones metabólicas y fisiológicas, todo el personal querrá adelgazar y ya me veo yo yendo a miles ciudadanos de Cataluña, incluso de Cuenca, Vigo, Ceuta y Portugal (el australiano que no falte, que sino el asunto no tiene su aquél) al despacho de la jueza Lamela.

Y allí todos en plan: «♫♫ Soy independiente, Lamela soy independiente, soy independienteeee, Lamela soy independienteeee. Soy independiente, Lamela soy independiente, soy independienteeee, Lamela soy independienteeeee ♫♫». Aunque también me temo que habrá algún grosero que diga: «¡¡ Soy independiente !! , ¡¡ Lamela me la pela !!. ¡¡ Soy independiente !!, ¡¡ Lamela me la pela !!». Y todos… al trullo a adelgazar para el verano.

En fin; que para no llegar a estos límites y que se vayan de Cataluña ya hasta los gimnasios y centros afines, quien acierte cuánto kilos deja tras las rejas Junqueriña, le regalo un libro. Yo digo que, además de la cabeza, que ya la perdió, saldrá con 71 o, a lo mejor, con 79,54, el 3%. ¿Y tú?

…………..
Mi último libro “¿Cómo somos los gallegos?, depende” Premio Fernando Arenas Quintela  de Literatura y Ensayo 2017

Lo puedes adquirir en Amazón y enArenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A Coruña); Biblos (Betanzos); Follas Novas, Ler y Gallaecia (Santiago); Trama y La Voz de la Verdad (Lugo); Central librera (Ferrol); Librouro (Vigo), Cronopios y Metáfora (Pontevedra); Porta da Vila (Viveiro).

FOTO SOLO PORTADA GALLEGOS

Anuncios
Publicado en gastronomía, jueces | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Yo a los milagros, les tengo un pánico…

sandalias

Yo más que miedo, a los milagros o apariciones les tengo pánico, pero mucho; aunque es cierto que solo por la noche. Por el día… entre que estás con gente, charlas con unos y con otros, te fumas un cigarrillo o te tomas una caña, pues como que no te das cuenta y se te pasa el día, pero por la noche…

Es que esto de los milagros… como no tienen protocolo… además, si hubiera un lugar concreto donde sucedieran, por ejemplo la zona de Antequera, Huecas o Talavera de la Reina, pues con tal de no ir por allí… solucionado, pero como pueden ocurrir en cualquier lugar… es una tensión en la que vivo…

Yo desde las doce de la noche hasta las nueve de la mañana, que estás más o menos solo, estoy taquicárdico. Tengo un miedo de que así, de repente, entre un resplandor en la habitación, que la ilumine más que la potencia de mil focos de un Airbus y que de repente oigas como una voz de ultratumba… «Levantateeee Guisandeeee, túúúúú has sidoooo el elegidoooo».

Claro, yo oigo eso y, aparte del acojone, diría: «Yo, elegido; elegido para qué, de verdad que tengo que ser yo-yo-yo…». Y la voz… «sí, túúúúúú, Guisandeeee, túúúúú vas a guiar a todo el mundo por la senda de la paz y el amor». Y oyes eso e insistes «yooooo, pero como voy a guiar yo a siete mil millones de pavos si hace solo tres días, solo tres, me han quitado tres puntos del carné de conducir precisamente por eso, por guiar mal…».

Y entonces pues empiezas con las rebajas. «Pero si no sé idiomas». Y la voz… «no hará faltaaaa, con tu miradaaaa te seguirááánnnnnn» Y entonces alegas que tienes una dioptría, que has perdido las gafas, que te cansas, que ya no estás para esos trotes, «y que en cambio, el vecino de abajo…» Y la puta voz…. «no te cansaráááásss, ni pasarááásssss fríooooo ni hambreeeee… eres el elegidoooo ¡¡¡ El elegidooooooooo !!!».

Entonces te sale así por lo bajinis un «joderrrrrr» y añades, «y tengo que ir con esas chanclas…. es que yo eso de meter el dedo gordo en esa rayita es un dolorrrrrr… y con lo mal asfaltada que está España…». Y continúas: «tengo un amigo que hace runnig y otro Ironman, que esos, si los viera».

Y ya cuando ves que la condenada voz tiene contestación para todo…, porque incluso le has dicho que sin comer mejillones no eres nadie y hasta para eso tiene respuesta… pues nada, que bajas ya de la cama aunque sean las dos de la mañana, te colocas las sandalias esas y a patear por esos mundos de dios y (eso ya depende cada uno) para mí la gran preocupación: «¡¡¡ ostrasss !!! ¡¡¡ no hablamos nada de la siesta !!!».

Y entre que la voz no te contesta, y mira que le gritas, que el personal te mira como si hubieras enloquecido, otra duda, por si ya tenías pocas: «A que este se ha confundido y en vez de decir elegido quiso decir El Ejido y no soy yo».

…………..
Mi último libro “¿Cómo somos los gallegos?, depende” Premio Fernando Arenas Quintela  de Literatura y Ensayo 2017

Lo puedes adquirir en: Arenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A Coruña); Biblos (Betanzos); Follas Novas, Ler y Gallaecia (Santiago); Trama y La Voz de la Verdad (Lugo); Central librera (Ferrol); Librouro (Vigo), Cronopios y Metáfora (Pontevedra); Porta da Vila (Viveiro).

FOTO SOLO PORTADA GALLEGOS

Publicado en amor, milagros, misterios | Etiquetado , , , , , , , | 4 comentarios

La anécdota del correo electrónico

Envelope Shows E-mail Online To Communicate Information

Esto de las anécdotas… pues unas parecen que son inventadas, pero otras son reales como la vida misma, y algunas, cuando te pasan y las cuentas, comprendo que sean difíciles de creer y hasta yo mismo pienso si las soñé; pero no, las viví, y que si las viví… No las olvido.

Esta, que titulo, la anécdota del correo electrónico, me sucedió con un colega de profesión que también se dedica al diseño de libros. Hay que explicar que para nosotros los de Prensa, (no los de la Radio y Televisión, que hacen programas a las siete de la mañana con una voz clara de huevo que es flipante) eso de levantarnos pronto no nos va, y es que como la mayoría de las ruedas de Prensa son sobre las once o doce… pues con los años te acostumbras a un horario que, trasnochar… lo que quieras, pero madrugar… imposible.

El caso es que un día tenía que enviar por correo electrónico un trabajo  a una editorial. Ya de noche, al hacer un repaso de todos los documentos comprobé que me faltaba una página.

Dudaba si llamar o no a mi amigo, pero viendo que eran casi las dos de la mañana, pensé que lo mejor sería dormir, despertarme a las ocho, que me enviara la susodicha página y, luego, reenviar todo a la editorial.

Así que a las ocho, en cuanto sonó el despertador… miento, los tres despertadores que puse, inmediatamente cogí el teléfono, lo llamé, le pedí disculpas por la hora que era y le expliqué lo que había sucedido. Él, muy amablemente, dijo que «casi estaba despierto», me contestó que no me preocupara y que me la enviaba en cinco minutos.

Entonces me pidió mi correo electrónico. Eso de pedirme el correo electrónico me extrañó y mucho porque no solo lo tenía desde hacia años, sino que, además, los días anteriores nos habíamos enviado cientos de ellos, pero aún así se lo di y comencé: «manuel.guisande…».

Yo notaba que lo iba escribiendo porque murmuraba: «ma-nu-el, pun-to, gui-san-de…» y continué: «@yahoo… ». Y en esas estaba yo, ya con el «@yahoo», cuando se hace un silencio y me pregunta: «Oye, ¿@ qué es, con B o con un V?». Ni que decir tiene que lo llamé sobre las 12. ¿ @  con B o con un V? Bo.

…………..

Mi último libro “¿Cómo somos los gallegos?, depende” Premio Fernando Arenas Quintela  de Literatura y Ensayo 2017

Lo puedes adquirir en: Arenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A Coruña); Biblos (Betanzos); Follas Novas, Ler y Gallaecia (Santiago); Trama y La Voz de la Verdad (Lugo); Central librera (Ferrol); Librouro (Vigo), Cronopios y Metáfora (Pontevedra); Porta da Vila (Viveiro).

FOTO SOLO PORTADA GALLEGOS

Publicado en Comunicación, Periodismo, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La aventura de comprar un billete de tren, solo uno

tren

Comprar un billete de tren, solo uno, no para una excursión, sino para ti y solo para ti, no es fácil, más bien difícil, dificilísimo diría yo. Si lo quieres adquirir por Internet y ya pasas de los cincuenta tacos el asunto te acojona. Entras en la página de Renfe, pones lugar de origen, lugar de destino, fecha de ida, repasas y repasas; le das a comprar y… «error».

Esto te lo esperas, vas a hacer ahora todo a la primera… vuelves atrás y, pues que no pillas donde está el fallo hasta que te das cuenta que noviembre es «11» y no «111», pero  con esos palillitos que casi ni se ven y que como amplies más la pantalla del móvil te metes en ella…

Entonces vuelves a darle a comprar, repasas y repasas y… ¡¡no puede ser!! ¿cómo se van a tardar diez horas de Palencia a Valencia don Juan, que hay unos cien kilómetros? Si fuera en Galicia, pues ocho horas para noventa kilómetros, normal, pero en Palencia… pero claro, te percatas que has puesto Valencia, donde la paella, que eso sí que está lejos.

En este instante y no en otro decides ir a la estación de tren, y como aún las hay que el que despacha los billetes está detrás de un cristal sin micro (que a mí siempre me dio la sensación que eso es un acuario con peces raros) pues todo el personal a gritos porque el cristalillo de marras tiene un grosor como de diez centímetros en plan antibalas de última generación.

Y entre que el pavo está harto y tú que cada día oyes menos… pero mira lo que es la vida, ves la ventanilla tan sucia de pegar todo cristo allí la nariz, que llegas a la conclusión de que los españoles, como media, medimos 1,75, ni un centímetro más ni menos. 1,75 y de ahí no me apea ni el CIS ni el ZOS.

Y  como los trenes son como son…, pero sobre todo porque eres gallego, pasas con una tranquilidad pasmosa de Valencia de don Juan a las tierras de Rosalía de Castro. «Y mire, no hay uno a las 20.30 que va a Ferrol…», preguntas ya con miedo (que eso si que es bueno que el cristal tenga ese grosor, que al tío se le ve que te va a partir la cara).

«¿¡¡¡Pero usted no va a Valencia de don Juan!!!?», dice casi colérico, pero como es un profesional… te explica: «No, ese es el que viene de Madrid, que va por La Coruña y no por Orense, y tiene que hacer transbordo en Monforte de Lemos».

Y entonces, como que se te va la cabeza y piensas que antes de que hubiera el Metro en muchas ciudades, en Galicia ya teníamos uno y que Monforte de Lemos era pues como Callao, Diego de León o Chamartín, pero al aire libre, un frío que pela y todos protestando porque no han puesto la calefacción en el vagón.

Y entre que de repente miras para atrás y ves una cola de gente que esa sí, esa sí que llega a Valencia, donde las paellas, pues solo te falta decir «ande, deme algo, deme algo» Y al final te da el billete, y te lo da por eso, porque es un profesional y, sobre todo, porque  hay cristal que si no…

Artículos relacionados:

¿Sabes por que los gallegos somos tan puntuales?

Mi último libro “¿Cómo somos los gallegos?, depende” Premio Fernando Arenas Quintela  de Literatura y Ensayo 2017

Lo puedes adquirir en: Arenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A Coruña); Biblos (Betanzos); Follas Novas, Ler y Gallaecia (Santiago); Trama y La Voz de la Verdad (Lugo); Central librera (Ferrol); Librouro (Vigo), Cronopios y Metáfora (Pontevedra); Porta da Vila (Viveiro). Próximamente en Pontevedra, Ourense, Sanxenxo, Cangas, y Foz

FOTO SOLO PORTADA GALLEGOS

Publicado en viajar | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

A mí también me gusta España, pero sin sinvergüenzas

españa

A mí me gusta España y, obviamente, adoro mi tierra, la olvidada Galicia, como un  extremeño ama profundamente Extremadura, un asturiano Asturias o un  andaluz Andalucía.

Pero a mí me gusta la España de las mujeres y hombres sencillos; esos que he conocido en los doce o catorce sitios que he vivido; esos que cuando estás perdido en un pueblo se acercan a ti sin miedo y con naturalidad te aconsejan que vayas por tal o cual carretera o te dicen que hay un bar en el que se come bien y barato. Esos que te hablan tranquilamente como si fueras su vecino, que tratan de ayudarte, te preguntan de dónde eres y hasta te pegas una parrafada para acabar despidiéndote con una sonrisa.

A mí gusta España; pero la de los españoles que saben que todavía nos falta mucho para estar igual que los países de nuestro entorno en materias como educación, sanidad, transportes…  que llevar un IPhone en la mano no significa desarrollo y todavía tienen muy vivo y presente que hace poco fuimos un país de emigrantes yendo por esos mundos de dios dejando lágrimas a cada paso.

A mí me gusta España; la de esos españoles que están hartos de tanto político vividor y sinvergüenza que se aprovecha de nuestro trabajo, que nos enfrenta y crea problemas donde no existen para así dar «sentido» a su sueldo cuando explican que cobran 6.000 euros al mes por su «enorme responsabilidad» mientras la gente de la calle no llega a mil euros y teme que un día por un impago la echen de casa.

A mí me gusta España; la de esos españoles que no comprenden cómo puede existir tanta insolidaridad, tanto egoísmo, tantas diferencias entre ricos y pobres cuando con un mínimo de sensibilidad y con un reparto más equitativo y justo todos podríamos vivir mejor.

Por todo esto y más me gusta este país en el que he nacido y conozco, porque a diferencia de muchos inmorales que se amparan en siglas de partidos y que pronto crearán su castillito en forma de Estado Federal, yo no pido nada, mientras ellos (por mucho que ahora se les llene la boca con la palabra «España») no lo olvides, si no revertimos esta situación viven y seguirán viviendo de ella, de nosotros, de mí y de ti. Una gentuza.

……………………………..

Publicado en politica, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Logré otra hazaña: una colonia muy especial

Qué le vamos a hacer, debo de estar tocado por la manos de Dios, pero lo he vuelto a conseguir. Otra gesta, otra hazaña por la que sé que por ahora no seré reconocido, pero que en treinta o cuarenta millones de años, si alguien lee estas líneas, no tengo la menor duda que exclamará: «¡¡Qué tío!!!, ¡¡qué crac!! ¡¡increíble!!». Y entonces, pues no sé si la Comunidad Internacional si aún existe; el Gobierno de España o lo que quede de él, la Xunta de Galicia o el presidente de la comunidad de vecinos honrarán mi memoria.

¿Y qué fue lo que hice? ¿cuál fue en esta ocasión la proeza, el hito, que quedará para la posteridad y con el que quizás mis tatatatatataranietos presuman de mí? El asunto es que hace unos días tenía que ir a firmar unos libros y, cuando esto sucede, pues como que te arreglas un poco para causar lo que se dice buena impresión. Entonces cogí una camisa de color azul, me puse un pañuelo violeta clarito y una chaqueta crema. Luego fui al cuarto de baño, me peiné y de repente… ¿pero dónde está la colonia, aparte de en Alemania?

Miré y miré por la repisa del lavabo, en un armarito que tiene un sencillo espejo, fui al otro cuarto de baño, luego al salón, y cuando ya estaba buscando en el congelador si por un casual estaba allí el líquido aromático, me enfrenté a la cruda realidad: No hay colonia.

Un tipo mediocre seguro que diría «pues no hay nada que hacer… »; pero eso, eso solo lo hace un elemento vulgar, insípido como un cartón o aséptico como un quirófano, yo… no, jamás.

Así que mi mente se puso a unas revoluciones que estimé en 7.833 por segundo y cavilé: «¿Y si me froto la ropa con las rodajas de limón que hay en la nevera? ¿y con las de naranja? ¿y si me echo zumo de frutas de El Caribe en la cabeza y unas gotitas en lugares estratégicos?»

Tras descartar la patata, un par de anchoas, el pimiento de Padrón,  y la cebolla y el ajo por razones obvias, de repente, un haz de luz, como si fuera una espada o una flecha lanzada por una impresionante amazona, entró en mi cerebro. Y sí, ¡¡¡¡ allí estaba la solución !!!

Justo en un cajón, al lado de no sé cuántos botes y un sacacorchos se hallaba lo que podía resolver una situación que por momentos me tenía histérico. Allí, al abrir una portezuela de un mueble de cocina recordé el aroma suave que contenía aquel objeto, aquel plastiquillo que tantas veces había tenido en mis manos. No me lo podía creer.

¿Que qué era?. Sí queridos amigos, allí, medio enroscada y enrollada como una serpiente estaba lo que me iba a solventar el drama que estaba viviendo. La bolsa de la basura; sí, la bolsa de la basura sin estrenar, con ese perfume que tiene a aire limpio, a primavera, me hizo ver otro mundo.

Así que inmediatamente, metí la cabeza en ella durante tres interminables minutos en los que no pude fumar; y entonces, tras esos 180 segundos asfixiantes, me dirigí a la siux, mi mujer, y le dije. «¿Te gusta el olor de esta colonia?».

Y cuando ella dijo que sí, que no estaba mal…, cuando oí eso…. cuando lo escuché, te lo juro que fui corriendo por el pasillo hacia una ventana, me arrodillé, miré a lo alto, al infinito, como traspasando las nubes, el cielo, el sistema solar y algún que otro par de astronautas y me dije «¡¡¡Dios existe!!, ¡¡Dios existe!!, ¡¡Dios existeeee!!!.».

Y casi al unísono oí otra: «Dios existe; pero tú, de milagro, que se te llega a enredar la bolsa y firmar… en vez de libros firmas el acta de defunción». De verdad, y no me duelen prendas, soy un héroe.

Artículos relacionados
Rozando la inmortalidad

Escribir un artículo sin oxígeno

Otro hito

………………..
Mi último libro “¿Cómo somos los gallegos?, depende” Premio Fernando Arenas Quintela  de Literatura y Ensayo 2017

Lo puedes adquirir en: Arenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A Coruña); Biblos (Betanzos); Follas Novas, Ler y Gallaecia (Santiago); Trama y La Voz de la Verdad (Lugo); Central librera (Ferrol); Librouro (Vigo), Cronopios y Metáfora (Pontevedra); Porta da Vila (Viveiro). Próximamente en Pontevedra, Ourense, Sanxenxo, Cangas, y Foz

FOTO SOLO PORTADA GALLEGOS

Publicado en hazañas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿El futuro de Junqueras?, con Faemino y Cansado

fd

Yo cada vez que veo a Junqueras junto a Puchiño – Puigdemont pelo casco siempre esbozo una sonrisa, no lo puedo evitar; y me da lo mismo que hable catalán, castellano gallego o el mangululú si es que existe, es verlo… y me alegra el día.

Para mí, Llunkeras (fonéticamente hablando) tiene más futuro con Faemino y Cansado que con pelo casco, porque ahí como lo ves es el surrealismo puro cuando habla, una fuente inagotable del más allá, que lo mismo le valdría para actuar de monologuista en escenarios de toda Europa menos España, que ser fuente de inspiración para escritores, actores o amantes del mimo. Un crac D. Oriol.

Cierto es que físicamente Junqueriñas no es el tipo más agraciado del mundo; pero su no belleza la suple con su bondad en la forma de expresarse, de comunicarse, y lo hace con tal candidez que, si no fuera porque debe de comer que ni te cuento,  te da ganas de adoptarlo. ¡¡ Qué historias de niños senegaleses, chinitos o vietnamitas…!!.

Tú pones a un Junqueras en tu vida, y fijo que te hace feliz. Él no se inmutará, ni pestañeará, ni se reirá y seguirá con esa mirada como quien busca otro planeta, pero tú… joé tú… otra cosa no pero lo que es reírte…

Y es que para Junqueras nunca pasa nada grave en ningún sitio y menos en Cataluña. Que se van las empresas más importantes…. pues dice tranquilamente: «ya volverán», y hasta me juego una letra del teclado que en el fondo piensa «pues el kiosco donde compro las pipas no se ha ido», y si se fuera el kiosco cavilaría «como ya dejé de tomar chuches…». Conclusión, nun-ca-pa-sa-na-da, na-da.

Junqueriñas es, como te diría yo, como un osito de peluche que da ganas de abrazarlo porque lo ves así como indefenso, que no se entera de nada y que está ahí con el tinglado de la independencia de Cataluña como podía haber estado en el Valle de los Faraones con un pincelito buscando una tumba o recogiendo remolacha en Valladolid y preguntándose durante horas sentado en una piedra que por qué la remolacha es de color granate o el pepinillo verde.

Junqueriñas,  aunque él no lo sabe, es un filósofo de mente nebulosa, de pensamiento disperso, de conceptos diluyentes y realidades etéreas,  y como va a piñón fijo, preguntes lo que preguntes igual te habla de las líneas de Nazca o por qué los melocotones tienen hueso.

Él todo lo ven bien, hasta el punto de que si le comentan que lo más perjudicial para Cataluña es que se aplique el mañido artículo 155, estoy seguro que pensaría: «Pues si el 155 es tan perjudicial…. antes está el 154, el 153  el 152 o el 131». Y si me apuras hasta se preguntará: «¿Y por qué no empiezan por el uno?».

Y es que D. Oriol, independientemente de todo (excepto de los jueces) pues que te es así, confuso y difuso, volátil, como gaseoso, pero que el futuro lo tiene con con Faemino y Cansado y no con Puchiño-Puigdemont pelo casco… eso bien lo sabe hasta la CUP.

……………………..

Artículo relacionado
La gallegada de Puchiño – Puigdemont

Mi último libro “¿Cómo somos los gallegos?, depende” Premio Fernando Arenas Quintela  de Literatura y Ensayo 2017

Lo puedes adquirir en: Arenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A Coruña); Biblos (Betanzos); Follas Novas, Ler y Gallaecia (Santiago); Trama y La Voz de la Verdad (Lugo); Central librera (Ferrol); Librouro (Vigo), Cronopios y Metáfora (Pontevedra); Porta da Vila (Viveiro). Próximamente en Pontevedra, Ourense, Sanxenxo, Cangas, y Foz

FOTO SOLO PORTADA GALLEGOS

Publicado en politica, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario