Lo del alcalde coruñés, impresentable

ferreiro-noticia

En la política hay dirigentes que saben, otros que no saben y preguntan, y algunos que no alcanzan, que no dan más de sí y entonces les suele quedar cara de tonto, de parvo que decimos en Galicia. Dónde se puede encuadrar al alcalde Xulio Ferreiro no me compete, pero despedir a un trabajador del Ayuntamiento que estaba de baja laboral, es impresentable e impropio de una persona con un mínimo de humanidad.

Bastante tiene el pobre hombre con estar enfermo, que como cualquier ser humano estará triste y deprimido, cuando además (y eso me consta) le gusta lo que hace y tiene ganas de volver a la actividad, como para que venga su jefe, el alcalde, y lo envíe a la puta calle.

Iba a decir que a un alcalde lo primero que se le puede pedir es que sepa gobernar y que sea un buen gestor porque, al fin y a la postre, un Ayuntamiento viene a ser como una empresa; pero por lo visto a algunos hay que empezar por exigirles lo más básico: sensibilidad, algo que ni se estudia ni se aprende, sino que es consustancial con la persona, si se es persona.

Y ante esto cabe preguntarse: ¿Qué pensarán a partir de ahora los coruñeses cuando se reúnan con él? ¿qué confianza se puede tener en un dirigente que le envía una carta de despido a un trabajador enfermo? ¿qué sensibilidad puede tener ante los problemas que sufre el ciudadano de a pie si a un trabajador lo fulmina de forma tan traumática? ¿no podía esperar a que se hubiera recuperado?

Yo me imagino que el despido no fue en un momento de ofuscación, porque si fue así, mal lo tenemos los coruñeses con un alcalde que actuara a arrebatos; y si lo hizo de forma tranquila, meditada y pausada, me recuerda a alguno que firmaba sentencias.

Incapaces o de escasa talla intelectual como para dirigir el futuro de la ciudad tiene el alcalde varios en su gobierno, como (al menos para mí, en lo que más conozco, y es una simple opinión) el concejal de Cultura, José Manuel Sande, que en su currículo dice entre otras cosas que tiene «una larga trayectoria como escritor» y así, a falta de otros datos, no hay dios que encuentre un libro suyo, por lo que espero que conteste a este artículo para que diga los títulos, comprarlos y, obviamente, entonces desdecirme y pedir disculpas.

O como su segundo de abordo, Xulio Vázquez López, «educador social y animador social», como así se autodefine, del que se desconoce actividad cultura relevante salvo colaborar con ONGs, lo cual es muy loable, pero como te lo diría, neniño, en A Coruña hay 250.000 habitantes.

Pero los de estos dos jóvenes aprendices, que manejan en la concejalía varios millones de euros, que nunca imaginaron estar en esos puestos y así les va, tiene solución porque tanto José Manuel Sande como Xulio Vázquez siempre podrán ser sustituidos; sin embargo, lo que no puede ser sustituida a cierta edad es una forma de ser, de entender  la vida.

Yo al alcalde Xulio Ferreiro, tras su acción de despedir a un trabajador que estaba de baja, no le deseo nada, ni bueno ni malo, porque él, con su manera tan mezquina de actuar está y es eso: nada.

Anuncios
Publicado en politica, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | 6 comentarios

El gallego y las llamadas telefónicas

images

El gallego es como es y todo lo que puedas imaginar… lo supera, y no hay universidad del mundo, ni estudiosos, ni psicólogos, ni psiquiatras, ni alienígenas, ni dios maya o inca que llegue a comprender lo que se le puede pasar por la sesera cuando piensa.

Hasta tal punto creo esto, que a mí me han ocurrido cosas que según suceden te dan ganas de pellizcarte porque no tienes claro si estás despierto o es una ensoñación, y cuando descubres que no, que no es un sueño, porque no estás en pijama, que lo que has vivido es real como la vida misma, del alma solamente te puede salir una palabra: ¡increíble!

Tú llamas por teléfono a una casa de una aldea y preguntas por Paco, por ejemplo. Entonces oyes una voz que te dice: «¡Ay!, eiquí non é, eiquí non che vive ninjún Paco». Vale, pues hasta ahí vamos bien, vamos bien; y ahí tendría que acabar la conversación, le pedirías disculpas, le dirías que te has confundido de número, que lo sientes y cuelgas, ¿no? Pues no, hombre, no, no es así. En Galicia no es así.

Que el Paco que buscas no vive allí lo tienes claro, pero lo que no entiendes ni entenderás es cuando la persona que está al otro del teléfono te dice: «¿E ti quen eres?». Pero vamos a ver, qué le importará quién soy yo si no me conoce, si le acabo de decir que me confundí… Qué le digo… que me llamo Manuel Guisande, que soy el del medio de tres hermanos, que mi madre se llama María Teresa, que me dedico a escribir, que saqué el permiso de circulación en 1976 o que me encantan las ciruelas… ¿Qué hago?

Yo, cuando me sucede esto, me pregunto: ¿pero para qué querrá saber quién soy?, ¿realmente le importa? Bueno, pues a veces, ya dentro de esta locura, comentas: «Me llamo Manuel Guisande», que lo dices como podrías decir Alberto Pérez o José de Bengoechea. Y entonces oyes una respuesta que no es que te la esperes, es que no hay otra: «Pois non o coñezo». ¡¡¡Pero cómo diablos me vas a conocer, por Diosssss!!!, ¡¡¡cómo diablos vas a saber quién soyyyyyy!!!, ¡¡¡¡si es que es imposibleeeeee!!!!

¿A que esto te parece que no hay forma humana de superarlo? Pues te equivocas, la hay. Y esto le ocurrió a un amigo al que su madre vivía en una aldea e invitó a pasar unos días en la ciudad. Como hacía calor, decidió darse una ducha a media tarde, así que estaba enjabonándose cuando escuchó que sonaba el teléfono y su madre lo cogió. Durante un buen rato estuvo hablando, y mi amigo oía frases como: «Pois viñen a pasar uns días», «é que meu fillo traballa eiquí», «¡ay, non!, eu son de Arzúa», y una despedida en plan: «Pois a ver se un día nos vemos».

Y así estuvo como diez o quince minutos de cháchara cuando mi amigo salió de la ducha y, mientras se secaba el pelo con una toalla, le preguntó un tanto extrañado: «Mamá, ¿quién era?», a lo que contestó: «¡Ah!, nadie, uno que se confundió». De verdad, es mucho.

…………..
“¿Cómo somos los gallegos?, depende” Premio Fernando Arenas Quintela  de Literatura y Ensayo 2017

Lo puedes adquirir en Amazón y en las librerías: Arenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A Coruña); Biblos (Betanzos); Follas Novas, Ler y Gallaecia (Santiago); Trama y La Voz de la Verdad (Lugo); Central librera (Ferrol); Librouro (Vigo), Cronopios y Metáfora (Pontevedra); Porta da Vila (Viveiro).

FOTO SOLO PORTADA GALLEGOS

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

He decidido exiliarme intelectualmente de España

gui

Supongo que me costará, que habrá momentos en los que tendré muchas ganas de ponerme ante el ordenador para denunciar situaciones que ocurren en este mi querido país llamado España y que está siendo saqueado y vapuleado por sinvergüenzas; pero ha llegado un momento que he decidido exiliarme intelectualmente. No puedo más.

Lo de este país es insoportable. Hemos llegado a la locura de aguantar a radicales nazis que matan a un ser humano por llevar unos tirantes con la bandera española; unos políticos ladrones a los que nadie les mete mano, como mucho un año o dos en prisión y a la calle, o a que todavía sigamos esperando el juicio de Urdangarin mientras este elemento vive de puta madre en Suiza con escoltas que pagamos todos.

Y así podría seguir la lista. Como el insultante dinero que ganan los bancos a los que todos los españoles rescatamos (nos deben 42.000 millones de euros) y aún encima tienen la desfachatez de cobrar comisiones por tener una tarjeta, o paraísos fiscales que son legales para que los ricos paguen menos impuestos en perjuicio de nuestro país.

La auténtica esclavitud en la que viven millones de españoles ganando menos de 800 euros al mes mientras otros multiplican por diez o veinte ese sueldo; a que hayamos llegado al extremo de que unos pasen frío en invierno y otros tenga cuatro o cinco casas con todas las comodidades, o a que los niños se mareen en los colegios porque no pueden comer tres veces al día y que estén rozando la desnutrición.

Hasta nos han quitado nuestra alegría, enfrentándonos unos con otros, para que nos odiemos y ellos vivan de ese odio, cuando siempre ha sido una felicidad recorrer este país porque en todos los sitios eras bienvenido.

Aquí ni dios se preocupa de lo esencial: Educación, vivienda, sanidad y trabajo.  Dicho de otra manera: una vida digna. Aquí, a estos impresentables de políticos que tenemos todo les da lo mismo; el asunto es pensar en «yo yo y yo» y lo de servir al ciudadano… como si te mueres. Y la única esperanza, las bases de esos partidos, los jóvenes que pueden cambiar este país, callados como putas por unas migajas.

Yo no sé si soy de una época pasada o futura; pero de esta, no. Aquí no se puede opinar porque hay auténticos bárbaros que ante lo que dices solo te responden con insultos y no hay contraste de pareces para avanzar entre todos y tener más cultura; aquí  los partidos políticos te encasillan por decir lo que piensas y te conviertes en enemigo; aquí la intelectualidad no dice nada porque vive de subvenciones, y la mayoría de mis colegas periodistas son voceros de partidos políticos, francotiradores de la palabra.

Me exilio hasta que esta pseudodemocracia cambie. Aquí nadie da valor a algo tan simple como salir a la calle. Ya me gustaría que todos estos crápulas pasaran quince días como estuve yo en Monterrey (México) prácticamente en cerrado en un apartamento porque cuando salías a pasear lo hacías con pánico. No sabemos lo que tenemos, lo que están destrozando.

Me exilio, escribiré artículos de humor de vez en cuando y sé que me va a costar no denunciar injusticias porque ante ellas me hierve la sangre, pero luchar contra molinos de vientos siempre fue un imposible. Disculpa que haya utilizado la palabra «intelectualmente» porque la realidad es que soy un simple ciudadano como tú. Nada más.

………………

Publicado en Comunicación, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | 27 comentarios

Los niños… igual de maravillosos en todas partes

NIÑOS CORRIENDO 1

Los niños, esos chavalines que tienen cuatro, siete o doce años son igual de maravillosos en todas partes y da lo mismo donde estés que actuarán de la misma forma, de la mis manera.

Todos son clavaditos, como los que conocí en Dubai, cuando  junto con el fotógrafo Antonio Amboade presentamos la exposición En tu línea para los siete Emiratos Árabes; con los que hablé en Monterrey (México); los galleguiños que veo todos los días o los que conocí recientemente en Palencia, para los cuales la Diputación Provincial y el Ayuntamiento es un ejemplo a seguir por las innumerables y atractivas actividades que organizan para ellos.

Te presentan uno, y como tenga cinco o seis años se quedará impresionado cuando alguien le diga que eres escritor, porque para ellos como que las letras aparecen así porque sí en los libros. Y es normal, ellos abren uno, y allí están letras, las palabras,  ¡¡ cómo no van a estar !!. Qué va a haber ¿chipirones, gambas, quizás pimientos del piquillo?; pues no, letras.

Y si hablas con uno de cuatro años y le preguntas si antes de nacer ya sabía caminar… mirándote con sus ojillos que están como en otro mundo, y bajando la cabeza, te dirá que sí; vamos que el pequeñajo salía todas los días del vientre materno y se pegaban unas maratones del copón. Y lo mismo corría que nadaba o que ya saltaba con pértiga o hacia surf. Ellos dicen «sí», «no», «papá», «mamá»… para qué quieren saber más….

Y si son ya mayorcitos, de ocho o nueve, te mirarán en plan «a ver este tío de qué va» y, cuando les das confianza, lo mismo te cuentan un chiste, te invitan a jugar (porque te consideran su colega) o desean que te vayas porque eres un plasta.

Los niños tienen eso: una sinceridad abrumadora, una naturalidad y espontaneidad envidiable y si se empatan contigo se empatan, y si no… que venga otro «pero no como este»; bueno, «pero no como este» no suelen decir, más bien dicen «¡¡ Ja !!», que es más claro y hasta lo entienden en el sureste africano.

Yo os lo juro que a algunos de mi edad los metía nada más nacer en una incubadora tamaño XXXL y que no salieran de allí en toda su vida: todo  son dramas. Que si esto, que si lo otro, que si aquello… y ya no hablemos del tema de la salud… que me duele aquí, que si la cervicales, que si el brazo, que si la espalda… de verdad que a veces te encuentras con alguno que te da ganas de decirle que lo invitas a un poleo y ponerle polonio 128 es poco. Unas ganas de que desaparezca o hacerlo desaparecer… que bonita es la magia ¿verdad?

Tratar con niños es lo mejor que uno puede hacer; aprendes, te ríes, te llenan de alegría, disfrutas de su sano surrealismo y ves en ellos, en sus ojos, la ilusión, el futuro. Por eso, todo, absolutamente todo lo que hagamos por ellos siempre será poco. Siempre pero siempre, un fuerte abrazo colegas.

…………….

 

Publicado en Niños | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

El abuelete Rajoy, Rivera el solitario, Iglesias Dropbox… y Pedro Sánchez, uno más en la familia

politicos-espaloles-862x485

 Supongo que esto es lo que llaman la familia política, la que nos toca ahora en el 2017, que a saber cuál será la del 2024 o la del 2031. Pero en estos momentos: El abuelete Rajoy, Rivera el solitario, Iglesias Dropbox y Pedro Sánchez, uno más.

Y esto, claro, viene de lejos, porque antes tuvimos a Aznar El Guerritas y su 11-M; Felipe El Natural, que se forró en Gas Natural con sus casi 127.000 euros brutos anuales; y a Sonrisas Zapatero, que parecía lelo pero al final se hizo un hueco en el Consejo de Estado para cobrar de forma vitalicia 100.000 euracos del ala. Un crac porque fue el único que vio los brotes verdes, en forma de dólar, pero para él.

Y ahora tenemos al abuelete Rajoy y, como mayor de la family que es, pues hombre, perdona a esos parientes ladronzuelos que han robado varios millones de euros que para él, pues como que son simples trastadas; vamos, una pequeñez, una insignificancia.

El está ahí, viendo al resto de jovenzuelos y si a alguno de sus colegas lo pillan… pues nada; que espere un poco en la trena o toque de arrebato y todos a pagar la fianza para que salga el chavalín de turno.

Curioso el tema. Te bloquean las cuentas, pero misteriosamente, por arte de birlibirloque aparecen 100.000, 200.000 euros o lo que haga falta para que salgas, y otros ya ni entran, Urdangarín Suiza o Rato Ratón. La vida de los ricos, que es así.

Riverita, El Chapón

En esta familia que nos ha tocado y aguantamos no podía faltar  El Chapón, Riverita en este caso, que lo mismo es político como podía haber sido presentador del telediario de las tres. Yo a este, al lado de Matías Prat, lo veo que ni pintado, como a D. Matías terminando las noticias diciendo: «Y este es el caudal del río informativo del día, lo importante, lo que no, está… en la ribera».

Y es que a este chico como que le falta sangre, como si en vez de estudiar en una universidad privada lo hubiera hecho en quirófano del Gregorio Marañón. Ni se inmuta, ni una palabra más alta que la otra, ni se le mueve el flequillo, sin nervio… sin…. no sé… raro, digamos.

Riverita no tiene partido, él es el partido y ni dios sabe quiénes son los que están con él, aunque ahora le ha salido un gran competidor que le hace más que sombra, Inés Arrimadas, que no es una política profesional y tal y como habla se le ve sincera, hasta mola, pero con él al lado…

Iglesias, una cruz

Y como en toda familia que se precie está el progre Iglesias Dropbox, que ha creado un partido a ritmo de whattsApp y tanto le da a la redes sociales que vive en eso, en la nube.

Lo de Iglesias es una cruz mariluz para todos aquellos desencantados que le votaron, que cuando pensaban que se iba a preocupar del paro, de la sanidad, de la educación o de una renta mínima para los que no encuentran trabajo… ha salido como si fuera una reencarnación de los que perdieron la guerra civil. Unos desfases…

Y claro, a Iglesia Dropbox pues le pasa lo que les suceden a los que están en la nube, que un día dice Cataluña libre y al siguiente no a la independencia, se enfrasca de tal forma que se olvida de que es un partido (pero de estar partido) de ámbito nacional.

Como una peonza está el chaval, ahogándole sus círculos, algunos de mente cuadrada, pero es bueno que siga ahí, que a veces dice verdades como puños y eso siempre es bueno.

Sánchez, no encuentra quien lo quiera

Y por último, para acabar con la parentela, está Pedro Sánchez, uno más en la familia, que a veces vine y otras no, que un día dijo que iba a cambiar el Gobierno y no encuentra con quien en vez de pensar en su partido y en tener las cosas claras y despreocuparse de lo demás.

Sánchez es como ese cuñado que aparece cuando menos te lo esperas y no sabes qué te va a decir ni lo que tú le vas a contestar; que dejas que haga lo que quiera mientras miras el reloj para ver cuándo se va, que un mal trago lo tiene cualquiera, aunque en el caso de Pedriño esperas a ver cuando se decide a definirse, que sin él también esto estaría hecho unos zorros,

Los nacionalistas, al buitreo

Y luego están, pero ya familiares muy lejanos por su representación en el cuadro genealógico,  los buitres nacionalistas, que viven al acecho, al buitreo, a la espera de que en algún momento puedan ser determinantes y así mangonear al abuelete Rajoy y llevarse a casa unos cuantos millones de euracos como trofeo y presentarse como héroes.

Y esto es lo que nos ha tocado, neniños. No hay más que lo que hay, que ahora van a ese parque temático que se llama Cataluña a jugar hasta el 21-D. Tú y yo… les damos igual.

 

Publicado en politica, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

Cuando hay autonomías pobres y ricas, no hay país

r-map-es

Supongo que en la época de Adolfo Suárez no sería fácil gobernar saliendo de una dictadura; pero el mayor error que cometió fue crear las autonomías, que no solo han sido y siguen siendo un despilfarro, sino que con ellas se ha establecido un nuevo régimen centralista, pero más cercano al ciudadano, y una mayor división entre los españoles.

Con las autonomías, lo que se ha conseguido es que en vez de ser un país parezcamos una banda de mercenarios en la que cada cual tira para sí; solamente hay que escuchar los debates sobre El Estado Nación para ver cómo los canarios, los vascos, gallegos, andaluces, aragoneses…  y así todos, nunca hablan de España, sino de su rinconcito de poder, de su chiringuito.

Esos castillitos con organismos duplicados para dar puestos de trabajo a sus acólitos, a sus correligionarios: profesionales de la política que nunca trabajaron en la empresa privada porque quizás si lo hicieran estarían en la calle.

Y es que cuando hay autonomías ricas y pobres, y aún encima las ricas quieren ser más ricas, no hay país ni conciencia de ello, y quizás esto se deba a que a España el concepto de democracia, de vivir todos juntos y que el que más tiene más debe aportar, nos queda grande.

Un democracia de papel

Cuando se habla de que España es una democracia, partimos de conceptos teóricos plasmados en una Constitución, pero no en la práctica; si no es inconcebible la corrupción galopante en la que vivimos, el enchufismo o el despilfarro en obras inútiles sin que haya responsables que estén ante la justicia.

Pero esta mentalidad tercermundista que está en todos los niveles, esta falta de una cultura tolerante se aprecia en los más elemental de un sistema de libertades: opinar. Si uno critica a un partido eres del otro y viceversa, y así todos; te marcan, te encasilla, en vez de ser racionalistas y comprender que cuando se hace una reprobación es para mejorar. Nos hemos convertido en hooligans, en forofos, en caníbales del pensamiento libre capaces de devorar a quienes no piensen como nosotros.

El cupo vasco, la Generalitat de Cataluña o los derechos forales de Navarra nos recuerdan que no todos somos iguales, que hay ciudadanos que disfrutan de mejores servicios y sueldos, y otros que continúan sufriendo infraestructuras caducas y que las palabras que más oyen y repiten es paro y pobreza.

Personajillos, no presidentes

Quizás la causa de esta penosa situación se encuentre en que siempre hemos tenido  presidentes, pero no estadistas; a que hemos tenido personajillos que han cedido a las presiones de todo tipo de formaciones políticas con los recursos económicos de todos con tal de mantenerse en el poder.

Ahora que se habla tanto de cambiar la Carta Magna, si no son la élites, que sean las bases de los partidos (en quien confío más) las que levanten la voz y empiecen a hacerlo partiendo del primer principio que es inherente y esencia de una democracia: la  igualdad. Una igualdad para todos, pues de la reciente Historia de España no hay que olvidar que unas regiones contribuyeron con su esfuerzo a levantar otras en detrimento de su progreso.

Ya es ahora de recordar los esfuerzos a las que fueron obligadas unas zonas de España hasta que quedaron empobrecidas, que comencemos con un equilibrio territorial y desterremos los privilegios de unos cuantos, pues solo así es la única forma de hacer justicia, de hacer país y de vislumbrar un futuro.

……………….

Publicado en politica, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

A mí me encantaría ser un experto mundial en…

Laboratorio-Doctor-Mazo-fondo

Hay profesiones que son envidiables ¿Paleontólogo? ¿Astronauta? ¿Investigador de microcélulas? ¿ Ingeniero de la Nasa? ¿Político en el grupo mixto?… tonterías. Hace unos días vi un documental sobre las hormigas de fuego (que ni sabía que existían), y salió un tipo que se llamaba Edward O. Wilson que las lleva estudiando ¡¡ treinta años !! No uno ni cuatro ni diez… ¡¡ treintaaaa !!

Y claro, fue presentado como un experto mundial, normal, quien en su sano juicio se pasa treinta años viendo un bichito así, de poco más de un centímetro… como no vas a ser al cabo de tres década un experto mundial; es más, es que hay algún gilipollas más en el planeta Tierra que se pase treinta tacos analizando el animalejo ese, tan pequeñín él.

Yo me imagino que un tipo que dedica su vida a estudiar las hormigas de fuego, y quien dice hormigas, pues el saltamontes Tutú, el pececicillo Malambú o la rana Cucurú debe ser alucinante. Un tío así ni se preocupa de ir a la compra, ni de ir a buscar a los niños al colegio, ni ir al banco, ni mirar una factura, ni fiestas en familia, ni Navidades… (mira, esto muy bien, por cierto).

A un elemento así le da lo mismo que hayan descubierto vida en otros planetas o que los alienígenas hayan montado un coro para Fin de Año; cogerá una hormiguita de los bemoles, la meterá en una cajita y se irá al desierto del Gobi o del Danakil y aún así, allí solo en la inmesidad con su insectito dirá que se estresa.

El documental de la hormiguiña estaba completo, pero completo completo, joé, lo había organizado el experto mundial… pues ya te imaginas como sería; sin embargo, el documental me dejó así como un mal sabor de boca.

Sí, me dejó frío, porque al final, el tal Wilson dijo que la hormiga era de la familia de los formícidos;  y eso, pues que me sentó mal, me pareció una desconsideración, una falta de sensibilidad, porque yo estudio durante treinta años el animalejo y no sé, o le doy mi apellido o lo adopto ¿no? Hay tan poco corazón en el mundo…

…………….
Artículos similares:

Business, coach, management… pero hijo ¿en que trabajas?

Profesiones que son envidiables

Publicado en misterios, profesiones, Profesores | Etiquetado , , , , , , , , , | 5 comentarios