Y la juventud que robó Cataluña al resto de España ¿cómo se paga?

Yo no sé cómo acabará este absurdo del independentismo catalán, pero me da que sucederá como viene ocurriendo en todos los sitios en los que se ha intentado dar ese paso trasnochado: que solo, como siempre, interesará a una élite que seguirá viviendo del resto de los ciudadanos, se llame como se llame el país y gobierne quien lo gobierne, en este caso Mas y sus amiguetes.

Tampoco sé, si al final se consumara esa secesión, y cómo se haría el reparto de lo que tenemos en común, de lo tangible, como es la Sanidad, la Educación, el Ejército, las Infraestructuras, la Justicia… pero hay algo que como gallego (que en este caso es como decir extremeño, asturiano, andaluz o castellano) sí deseo saber y es cómo se va a pagar todo ese esfuerzo que el resto de España aportó al crecimiento de Cataluña.

Cómo se van pagar las lagrimas derramadas por miles de jóvenes que tuvieron que abandonar su tierra y su familia porque un dictador decidió favorecer una problemática zona de España que se aprovechó de esa coyuntura, dejando al resto empobrecida y sin futuro.

Como digo, no sé como se pagará, pero esa deuda histórica, intangible, y que gallegos, asturianos, andaluces y extremeños tenemos presente, también habrá que pagarla.

Publicado en articulo, politica, profesiones, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 11 comentarios

Si hay guerra… yo, francontirador

Hombre, no creo que pase nada pero si un día hay guerra en España a mí me encantaría ser francotirador, porque eso de ser francotirador tiene su punto, se mire por donde se mire, telescópicamente hablando, porque lo de la avanzadilla… como que no va conmigo.

Vas caminando… te cansas; llueve… te empapas; hace sol… te asas; y al día siguiente, el general de turno cambia de coordenadas y para el otro lado… y es que así, así no es plan, si no plantas raíces en lo que es tu trabajo, aunque sea en la guerra, más bien parece que vas como de acampada con los Boy Scouts. No es serio.

Un francotirador, pero un francotirador que se precie es otra cosa, es otro nivel. Tienes casa, en ruinas, sí, pero casa, y con pocos metros cuadrados te arreglas, con tal de tener un ventanuco para disparar…

Yo soy francotirador y que te diría, con una salita de 3 x 2 me apaño; y poco a poco, pues la voy arreglando. Que si aquí un mueblecito de un edificio abandonado, que si allí una mesita, que en esta esquinita una lámpara de pie, que si un chinerito…  pues vas formando un hogar, un poco en soledad, eso sí, pero lo vas formando.

Y luego pones una cama y a esperar, y no eso de andar por ahí, a lo loco, con 300 tíos más a tu lado oliendo a sobaco, escuchando broncas porque si el sargento dijo que fueras tú y no yo, que si este no sabe cocinar, que si… ¡¡venga ya!!; yo para eso, yo para eso no sirvo,  pero para francotirador… que hay que pegar un tiro… pues se pega, no se va a pegar… bo.

Yo, por ejemplo, soy francotirador, miro por la ventana y si veo al enemigo justo enfrente y sé que no fallo si disparo… pues no me mola. Eso no me parece de profesionales, eso es… ¡¡bah!!, prefiero no pensarlo.

Yo soy un caballero, y como caballero que soy pues ¿sabes esos que ponen los dedos en la boca, que la abren como un buzón y pegan un silbido estruendoso? Pues yo igual, y cuando el enemigo lo oiga y me vea, o a gritos o por watsapp le digo «pero joé, tío, escóndete, es que así… también tú… ».

Y en cuanto se haya escondido, escudriño por la mira telescópica y cuando lo encuentre entre unas maderas y que solo puedo darle por una rendija… pues nada de disparar, así a lo bruto.  Oteo los edificios de la zona, busco donde hay planchas de metal y (como el billar) estudio como disparar, dar a tres o cuatro metales y hacer carambola intentando alcanzarle.

Oye, que después de muchas fórmulas matemáticas, haciendo un plano a escala de la zona, analizando el grosor de la chapa, la velocidad de la bala, el ángulo del disparo y otras muchas variantes, que no le das, pues quien no tiene un fallo… que le das, pues inmediatamente te acercas a él y lo curas, no vaya a ser que se te muera… que una cosa es la guerra y otra muy distinta matar a alguien, de eso.. ni hablar.
.

LIBROS DE MANUEL GUISANDE

Rodribico (Edi Baia. Colección de 5 cuentos infantiles, castellano, portugués y gallego) Al fondo a la derecha (Edi. Cumio. Artículos, más otros del blog) y En tu línea (Edi Cumio)

Publicado en Comunicación, delincuentes, oficios, profesiones | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Vaya lío con el 9-N, ¿pero los catalanes se van o no se van?

A ver joé, que si desde hace tiempo no entendía nada, con este más que extraño 9 N menos, y me lo aclaran o cambio el billete del tren para ir a Albacete, que tengo uno para Barcelona y ya verás como al final no me va a valer, ya verás como no, que lo veo venir.

A lo que se ve, los catalanes se independizan o quieren independizarse, que para el caso…; pero el asunto es: ¿Se van como un pueblo errante por ahí a dar la vara a otros o se quedan en esa tierra cerca de Francia?

Es que no es lo mismo el asunto; que si se van, como son varios millones, hay que avisar por donde van a ir, que no es cuestión de que un día, por ejemplo, esté yo en La Coruña o tú en Huelva, Teruel o Ejea de los Caballeros y no puedas salir porque a la entrada hay una melé de cuatro millones de catalanes y un atasco que no veas.

Es que si se van por ahí, a lo que caiga ¿alguien ha pensado cómo se van?; si en fila de a tres, agrupados por centenas, formación tipo alfa… Y si se van a patas, qué sucede con esa tierra que dejan, ¿se reparte entre el resto de España? ¿se mete como una bolita más en la Lotería de Navidad y al que le toque se la lleva entera? ¿Barcelona podría ser el reintegro? ¿se amplía la comunidad de Aragón o la valenciana, que son las limítrofes?

¿Queda como zona verde? ¿se hace un parking de la leche para vehículos del resto de España? ¿se puede ir a hacer footing aunque seas de Vigo y te quede un poco lejos?. Y el tema ese de la Industria ¿qué ocurre? ¿hacemos el resto de los españoles unos cursillos sobre el textil? ¿va ser obligatorio, es optativo? ¿cuántos créditos se obtiene? ¿se estudiará en la ES0, en la Universidad… ?

Y si no se van y se quedan en esa tierra, ¿qué hacen? ¿una frontera? ¿se les puede declarar la guerra? ¿nos podemos poner todos lo españoles alrededor con carritos y vender toda clase de productos? ¿se considerará contrabando comprar cava? ¿se les puede alquilar la Ría de Vigo, pero entera, para que vengan de vacaciones?

Es que a mí si no me lo explican no lo entiendo. Como siempre, este país no cambiará, siempre hay una falta de información, de decirnos lo más elemental… joé es que tenemos lo que nos merecemos.

.

LIBROS DE MANUEL GUISANDE

Rodribico (Edi Baia. Colección de 5 cuentos infantiles, castellano, portugués y gallego) Al fondo a la derecha (Edi. Cumio. Artículos, más otros del blog) y En tu línea (Edi Cumio)

.

Publicado en articulo, Comunicación, economía, Educación, Periodismo, politica | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

¿Por qué a la gente siempre le duele algo habiendo cementerios tan preciosos?

Este 30 de octubre (y los demás también, claro) estuve de cumpleaños, lo digo porque aún no es tarde y si quieres regalarme tabaco, ya sabes (Rúa do Castro 9-3º 15.300 Betanzos – La Coruña), que hay que aprovechar todo, pero ¡¡¡ menudo año !!!. Y como el siguiente sea así…

Han sido 365 días en los que los hay que la verdad son la alegría de la huerta. Te encuentras con uno, le preguntas qué tal y lo primero que te dice es: «Pues tengo no sé qué que me duele aquí…», «es que desde hace unos meses, en esta zona…». Y los hay de dos clases: los que señalan el sitio y hasta los que levantan la camisa y dicen «¿no notas?». «toca, toca…».

Que voy a notar que voy a notar so mamón; más que notar siento y pienso que no sabes lo bien que te quedaría una mortaja, te va una mortaja a ti…, y estar callado, bueno estar callado…. ni te lo imaginas como te quedaría estar calladito.

Yo sinceramente no sé porqué la gente sale a la calle en este plan con la de cementerios que hay; sinceramente no lo entiendo y hasta creo que hay tíos que realmente cuando nacieron ya no debieron de haber salido del hospital, deberían haber quedado en la incubadora y los findes, pues a pasear por las distintas Unidades: Endocrinología, Reumatología, Dermatología, Cardiología, Psiquiatría… vamos, todo lo que termine en «ía» les va…

Te lo creerás o no, pero yo tuve un intimo amigo, que luego pasó a ser simplemente amigo, luego a conocido y ahora… me callo. El caso que es tal plasta con sus malestares físicos que en el móvil lo tengo por la letra T, T de Tristón, por si llama no coger el teléfono, no vaya a ser que me equivoque.

Yo al principio, por eso de ser educado me ponía al teléfono, hablaba con él y apunto estuve de matricularme en Medicina; sabía tanto de sus articulaciones, pero tanto que llegó a un punto que cuando él hablaba yo ya no articulaba palabra, solo oía y llegué a tener un oído, que hasta dudé si hacerme otorrino.

Pero yo ahora esto lo solucioné con el móvil. Cuando alguien empieza que me duele tal o cual, digo: «Perdonad, que me llaman» y si estoy en una terraza saco de móvil y me doy unos paseos, de vez en cuando me acerco a la mesa y si siguen con temas médico-clínicos, yo con el móvil en la oreja de un lado para otro como si nada, y funciona esto…

Hombre, mejor sería gasear al plasta, pero como no dejan… pues yo… momento Orange, pero con Vodafone o Movistar, también vale, todo menos el momento Nescafé porque estar sentado junto a uno de estos elementos, con una tacita en la mano y sin moverse… imposible.

.
LIBROS DE MANUEL GUISANDE

Rodribico (Edi Baia. Colección de 5 cuentos infantiles, castellano, portugués y gallego) Al fondo a la derecha (Edi. Cumio. Artículos, más otros del blog) y En tu línea (Edi Cumio)

Publicado en amor, articulo, Comunicación, Educación, escribir, Periodismo, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Almodóvar, ¿tú eres gilipollas, se te escapó esa frase sobre los gallegos o te falta un hervor?

A veces creo que las cosas se dicen sin pensar o, si se piensan, hay que averiguar porqué se dijeron, conocer la razón de esas palabras, el motivo y su intencionalidad para sacar conclusiones y así tener las ideas claras.

Y esto viene a cuento porque esta mañana (22 de octubre del 2014) en el programa Hoy por hoy de la Cadena Ser, el cineasta Pedro Almodóvar, al ser preguntado sobre los chanchullos bancarios dijo: «Si yo hubiese sido un hombre analfabeto, gallego, que me hubiesen hecho firmar con el dedo porque no sé escribir y me entero del asunto de las tarjetas opacas, de verdad, me voy donde el señor Blesa o el señor Rato y le corto en gaznate».

Yo estoy casi seguro que esa frase, citando gratuitamente a los gallegos, se le escapó, que lo dijo sin darse cuenta, sin ánimo de fastidiar; pero como hay tanto taladrado, tanto inútil e ignorante por muchos premios que tengan, lo que me pregunto es precisamente eso, si Almodóvar dijo esa gilipollez sin percatarse de ello, si es que es gilipollas o le falta un hervor.

Almodóvar, como todo artista, contestó con los sentimientos y pensamientos que lleva dentro y que luego traslada y plasma magníficamente en la gran pantalla; como te diría yo… visualmente hablando, para que lo entienda D. Pedro y no haya equívocos, habló como una chica casposa underground mezcla de pseudofashion y pailanismo cultureta.

Yo no creo que Almodóvar haya hecho esas declaraciones para molestar a los gallegos; pero como Núñez Feijoo anda muy ocupado, y como no conozco a D. Pedro, me tomo la libertad, en nombre del presidente de la Xunta, de invitar a Almodóvar a mi casa (o que me invite él a la suya) charlar tranquilamente y así quitarnos de dudas, de si la gilipollez que dijo fue sin maldad, o si el cineasta manchego realmente es gilipollas o le falta un hervor. No hay nada como aclarar las cosas ¿verdad?.

Publicado en amor, articulo, Comunicación, Educación, mujeres, oficios, profesiones, Salud | Etiquetado , , , , , , , , , , | 7 comentarios

Si a los españoles nos encanta preguntar, imagínate a un gallego

Si a los españoles en general nos encanta preguntar, a los gallegos, que cuando nos preguntan respondemos con otra pregunta, imagínate; eso no lo entiende ni la civilización maya, ni la griega ni la romana ni la otomana, pero no por separado, no, todas juntas.

A los gallegos nos gusta preguntar en cualquier sitio, pero donde los bordamos, donde somos lo más de lo más es en las estaciones de autobuses: allí nosotros nos crecemos, somos los números uno.

Tú eres de Madrid, Barcelona o Valencia…   pues llegas a una estación de autobús, miras el macropanel, que es como un campo de fútbol, y te dices: «El autobús para, por ejemplo, Leganés, Granollers o Gandía, sale a las 14h». Miras, te vas, o como mucho anotas la hora o preguntas por donde están los andenes. Vamos, lo normal.

Nosotros los gallegos no. Nosotros los gallegos, llegamos igual que tú, andando, eso sí, en eso es en lo único que nos parecemos, que llegamos andando, pero luego… nos ponemos frente al cartelón ese y, por ejemplo si quieres ir de La Coruña a Betanzos (unos 20 km) ves que pone: «Salida. 14h». Pues ya pueden ser las letras y los números más grande que la Torre Eiffel, que vendrá uno y te dirá: «Y mire, el de Betanzos sale a las 14 h ¿no?». «Sí, lo pone ahí, a las 14h», respondes todo educado.

Y entonces, la primera en el cerebro. «No, ya, es que a veces… ». Como que a veces, si pone a las 14 h es a las 14 h, que cree que los horarios los ponen si a voleo, que tiran los números al panel y como caigan…

Y si esto ocurre donde están los horarios, abajo, en los andenes, donde están los autobuses, aquello es como la lonja, como el bingo, como un sorteo; un cristo que no veas: unos para un lado otros para otro, unas maletas para aquí, para allá, bolsas con grelos, con patatas. La India pero en pequeñito, sabes…

Allí da lo mismo que los autobuses pongan en el parabrisas un letrero con el pueblo a donde va o que lo escriban a lo largo de toda la carrocería. Da lo mismo, llega uno, y directo al conductor: «Mire, este va a Betanzos», «sí», responde el hombre. Entra el siguiente: «y dijo Betanzos ¿verdad?»; y el siguiente «ya oí que es el de Betanzos ¿no?»; y otro «entonces va a Betanzos… »; y uno más «¿a que es el de Betanzos?».

Yo te lo juro que no sé cuantas expresiones puede haber para preguntar lo mismo pero con formas distintas, pero he visto a más conductores cansados y agotados de decir «sí, sí, sí, sííííííííí», que de hacer la ruta Vigo – Algeciras sin parar.

Yo soy ellos y pongo un megáfono en el techo del autobús y grabo a todo trapo: «¡¡¡¡¡Que sí, joé que síííííííí, que va a Betanzoooooos, ostiaaaaaaassssssss, pero queréis subir ya de una puta veeeeeeezzzzzz!!!!!!».

Y cuando subes, ya puede tener el autobús 734.458 asientos, y todos vacíos menos uno, llamado isla, que justo al lado, pero al lado te encontrarás al que te preguntó frente al panel de horarios y te dirá: «Ya me pongo aquí y así bajo cuando usted, porque este es el de Betanzos ¿verdad?».

Y te lo juro que lo primero que haces es mirar si te has puesto en cualquier ventanilla o has tenido la gran suerte de estar justo en la que dice «socorro», por que si esta, te dan unas ganas de coger de martillito, destrozarla, hacerla añicos, saltar por ella y coger cualquier autobús aunque termines dando la vuelta por Mirinzos o Antequera para ir a Betanzos… Y me da que si lo haces, entras y te encuentras a alguien que te dice: «Hola, soy el de los horarios, este también va a Betanzos ¿verdad?». Pa morir.

.
LIBROS DE MANUEL GUISANDE

Rodribico (Edi Baia. Colección de 5 cuentos infantiles, castellano, portugués y gallego) Al fondo a la derecha (Edi. Cumio. Artículos, más otros del blog) y En tu línea (Edi Cumio)
.

Publicado en amor, articulo, Comunicación, economía, profesiones, Salud, viajar | Etiquetado , , , , , , , , , | 16 comentarios

Cultura sí; pero no tanta, hombre, no tanta

A mí esto de la Cultura no creas que me va mucho. Me va pero en dosis. Tú por ejemplo vas a Santiago de Compostela y te quedas con la imagen del Apóstol y el Botafumerio y ya vas servido. Vas a Sevilla… la Giralda; a Granada… pues con la Alhambra ya incluso te sobra, que allí dentro de las murallas está que si el Generalife, que si la Sala de los Abencerrajes, que si el Patio de los Leones… ¡¡¡ pero qué más quieres !!!.

Pero vas al museo Thyssen, por ejemplo, y porque no te importa que la Tita esa todavía viva mejor a tu costa, pues un lío. Yo pensaba que no, porque cuando fui leí en unas plaquitas: Picasso, Velázquez, Goya… y lo primero que me dije fue: «Ya es casualidad que todos decidieran enterrarse aquí con estas lápidas tan chulas»; pero luego me dijeron que no, que no eran nichos ni lápidas, que eran cuadros y me monté una melé mental… ya ni sabía qué cuadro era ni de quien.

Yo pensaba que me había quedado con la esencia del museo y que si alguien un día me preguntara «¿Fuiste al Thyssen?», pues le diría todo ufano: «Sí, claro; allí están enterrados… ».

Pues no, ni uno enterrado allí, lo que están son sus obras y no sé quien dijo eso de «por sus obras los conoceréis», algún despistado fijo, porque yo… es que ni uno oye, ni uno llegué a conocer. Es que no es solo una o dos obras, ¡¡¡ que va !!!; allí fácilmente habrá, y tirando por lo bajo, pues entre 1.200 o 2.403, una burrada…

Y cómo tu coco va a asimilar tanta pintura, tanto cuadro, tanto colorido, tantas formas… imposible, pero imposible; aunque las estudies, aunque las chapes, como mucho como mucho, pero muchísimo, te quedarán 5 o 6, no más.

Y claro con 5 o 6, entre 2.403, adonde vas… a la nada, a la marginación cultural, porque siempre vendrá uno que te dirá: «Viste en el Thyssen el Díptico de Maerten van Nieuwenhove, de Hans Memling… », ¿van Nieuwenhove, van Nieuwenhove? que vasver que vasver o me ves cara de idiota…

Y entonces casi es mejor que en vez de decir que no sabes, comentar que el próximo mes vas a ir al Thyssen; pero en confianza, no lo hagas, porque aunque te chapes 224 o 744 aún te quedarían unas 1.700 y aún así alguien te preguntará si conoces «Paisaje con el descanso en la huida a Egipto, de Joachim Patinir, con técnica de… ». De verdad; en Sevilla, la Giralda; en Granada, la Alhambra, y en Santiago el apóstol y vas que chutas. ¿La cultura?, sí, hombre, sí, pero no tanta, no tanta.

.

LIBROS DE MANUEL GUISANDE

Rodribico (Edi Baia. Colección de 5 cuentos infantiles, castellano, portugués y gallego) Al fondo a la derecha (Edi. Cumio. Artículos, más otros del blog) y En tu línea (Edi Cumio)
.

Publicado en articulo, Comunicación, economía, Educación, escribir, Salud | Etiquetado , , , , , , , , | 15 comentarios