Un lector que me quiere matar y las «feminazis»

manuelguisande:

Miedo más que miedo

Originalmente publicado en Al fondo a la derecha:

Yo creo que tengo un lector que me quiere matar y si no me quiere matar, el tío este tiene una forma muy curiosa de apreciarme. Hace algo más de un año, J.S.R. me envió un correo en el que me animaba con: «¿Por qué no escribe algo gracioso de Mahoma?», que lo decía como si Mahoma fuera mi hermano; como si me hubiera o lo hubiera adoptado o hubiéramos salido siempre de copas, un colega vamos.

Aunque también pensé que realmente lo que quería J.S.R. era simplemente ver cómo me cortaban en rodajas para bocatas, que es muy dado esto en verano, sandwichs que le llaman, pero algo había.

El caso es que ya ves tú qué me importaría a mí Mahoma, pero lo hice. Tras hacer testamento (tres líneas, no creas que mucho más) con dos bemoles escribí sobre Mahoma, sin temblarme el pulso, con una personalidad…

Ver original 390 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un lector que me quiere matar y las «feminazis»

Yo creo que tengo un lector que me quiere matar y si no me quiere matar, el tío este tiene una forma muy curiosa de apreciarme. Hace algo más de un año, J.S.R. me envió un correo en el que me animaba con: «¿Por qué no escribe algo gracioso de Mahoma?», que lo decía como si Mahoma fuera mi hermano; como si me hubiera o lo hubiera adoptado o hubiéramos salido siempre de copas, un colega vamos.

Aunque también pensé que realmente lo que quería J.S.R. era simplemente ver cómo me cortaban en rodajas para bocatas, que es muy dado esto en verano, sandwichs que le llaman, pero algo había.

El caso es que ya ves tú qué me importaría a mí Mahoma, pero lo hice. Tras hacer testamento (tres líneas, no creas que mucho más) con dos bemoles escribí sobre Mahoma, sin temblarme el pulso, con una personalidad y un temple que hasta a a mí mismo me sorprendió, con un aquí estoy en plan torero, un desparpajo y, todo hay que decirlo, con una cierta altanería a lo… «y cuidadito, no os metáis conmigo que vuelve El Cid… ».

Y en el artículo decía que lo que más me gustaba del profeta era su turbante, que no entraba en otras consideraciones, ni la yihad ni la yihod, que a mí eso de la yihad me suena como a los menudillos, a riñones, a higadillos, a tapa: «¡¡ah!!, y unas yihad al jerez para la señora». El turbante, el puto turbante ese era lo que me molaba, y escribí, que si escribí, casi una tesis, con más giros lingüísticos y literarios que la venda esa craneal que lleva el tío ese, pero lo hice.

Total, sin IVA, que no debí decir nada incorrecto o si lo hice tuvo tanta poca repercusión o fue tan tan pero tan en bajito que ninguna célula durmiente se despertó y aún estoy aquí. Ni tan siquiera un trocito de fatua contra mí, que mira por donde esto sí que me rebotó porque el que la escribiría (que sería colega; o sea, periodista) que menos que dedicarme unas líneas de fatua… que menos que darme un poco de publicidad con un, por ejemplo « Guisande لا الشركة المصرية للاتصالات.», que al cambio es un «Guisande no te pases»… pues nada, ni eso, y luego hablan de la interculturalidad y hermandad… los cojones.

En fin, que J.S.R, me pregunta en esta ocasión (a ver si a la segunda consigue que me fusilen), sobre el feminismo, pero añade tras una exposición que parece toda una teoría: «Me refiero al feminismo radical, a las feminazis».

Pues sobre este, no el feminismo normal, sino lo que J.S.R. llama «feminazis» tengo una opinión clara, la primera clara que tengo en años, pero clara clara, vamos, clarísima, y lo que tengo claro es que las «feminazis» son feas y la guapa es dirigente.

Así de triste; la dirigente, justo la dirigente va a ser la tía que está guay y esto es un fastidio porque para conquistarla debe ser un curre resetearla para desbloquearla y ponerla equilibrada; porque si aún en la secta fuera vocal 3ª o consonante… pero justo la dirigente… una desgracia como otra cualquiera ¿no?. Pues sí

Publicado en amor, Comunicación, mujeres, profesiones | Etiquetado , , , , , , , , , , | 9 comentarios

¿Sabes por qué el PP y el PSOE tienen pánico a Podemos?

Si no fuera porque lo de este país es dramático, con más de un 25% de paro, gente que pasa hambre, otros que se suicidan y el gobierno que oculta el número de personas con depresión, lo del PP y el PSOE es de traca. Y me refiero a los altos dirigentes, no a sus bases, a sus numerosos concejales y alcaldes de pueblos y pequeñas ciudades que están hasta los bemoles de verse utilizados como “esclavos” para que tras unas elecciones las altas esferas se elijan entre ellos y así a seguir viviendo del cuento en esta pseudodemocracia.

Y todo esto viene a cuento porque tiene coña, pero mucha coña, que un PP (siempre me refiero a sus altos dirigentes) que nos llevó a una guerra, y un PSOE, que tiene bajo sus siglas los asesinatos de los GAL, critiquen a Podemos porque Pablo Iglesias o quien sea, supuestamente cobra de no sé quien de Venezuela o de Bolivia.

Preocupados muy preocupados deben estar el PP y el PSOE cuando aúnan fuerzas para hundir a la formación política de Pablo Iglesias, que seguro que como todos los que llegan al poder tiene más sombras que claros; pero hay sombras y sombras, y no es comparable recibir supuestamente un dinero o defender una ideología, en algunos puntos trasnochada, que ir a una guerra o matar a sangre fría.

Alega el PP y el PSOE que Podemos puede ser la debacle de este país, como si ahora a ellos les preocupara el ciudadano, y tratan de crearnos miedo con la idea de que si Podemos ganara unas elecciones España se convertiría en una dictadura de izquierdas o que saldríamos del euro y no sé cuantas sandeces más.

No hombre no; a lo que el PP y el PSOE tienen miedo es a lo que está deseando la inmensa mayoría de este país: que alguien, sean quien sea (en este caso tal vez Podemos) un día gobierne España y que la primera medida que tome es que estaba banda de sinvergüenzas sean juzgados y se les pidan cuentas de los despilfarros cometidos, de dónde está lo que han robado y cómo han llevado a la ruina a los españoles. A eso es a lo que tienen miedo, a que un día se vean ante un tribunal dando explicaciones y a lo mejor en prisión, lo demás… historias.

@manuelguisande

Publicado en colaboraciones, Comunicación, delincuentes, Educación, jueces, Juzgados, Periodismo | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 14 comentarios

Poema: «Un hermoso juego»

UN HERMOSO JUEGO

Oí como un sonido,
entonces…
entonces las letras comenzaron a jugar;
el punto de la i
saltó al de la jota
y el de la jota se escondió entre otras letras

Hasta los números comenzaron a bailar,
el 1 se abrazó al 8,
el 9 habló con el 10
y el 4 le gastó una broma al 6.

No sé como lo hizo,
pero la coma le puso la zancadilla a la d,
el guión se hizo infinito
el ^ giró sobre sí mismo
y parecía un barquito de papel.

Entonces…
entonces fui a la puerta,
la abrí y no necesité ver a nadie,
te abracé,
sabía que eras tú.

A mis hijas Alejandra y Victoria

Publicado en articulo, Comunicación | Etiquetado , , , , , , | 5 comentarios

Yo de pequeño también tuve un trauma

Todos de pequeños, más o menos, hemos tenido algún «trauma»: una de esas cosas que ahora las ves sin importancia, incluso absurdas, pero que en su momento fueron un no vivir.

Yo cuando tendría, pues no sé, 6 o 7 años, tuve uno con el Ave María; con una de esas cosas que le llamaban jaculatorias, que siempre me sonó a que te lavabas los dientes o hacías gárgaras, no sé pero algo relacionado con la higiene dental… fijo. Ejemplo I: «Venga, haz pronto las jaculatorias, deja el cepillo y al colegio, que se hace tarde». Ejemplo II «Pues no entiendo como puede tener ese diente picado, doctor, el niño siempre hace las jaculatorias…» Vamos, que si la jaculatoria esa no está inspirada en profident, que me maten.

A lo que vamos; yo con el Ave María no levantaba cabeza, una ansiedad… y todo por una condena frase en un rezo. Y es que había una plegaria en la que se decía: «Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. ¡A ti Celestial Princesa, Virgen Sagrada María!…»

¿Es posible que alguien con esa frase pueda tener un problema? Pues de los 2.000 que éramos en el cole… a mí, justo a mí me va a tocar tenerlo. ¿Y por qué? ¿qué tenía de problemática esa frase?, ¿es que acaso ocultaba y oculta un mensaje demoníaco, satánico, que solo yo había descubierto y que no se lo podía decir al Papa porque el tío vivía en Roma y yo en Galicia y no tenía para ir en bus al Vaticano?.

Pues no, todo fue debido a una mala interpretación, a un equívoco que le llaman; pero tela con el equívoco, dos años errando mentalmente por el mundo como el pueblo de Israel, y todo porque en la parte que decía «¡A ti Celestial Princesa» yo entendía: «atiza, lestial princesa» Y claro, yo me preguntaba cómo era posible que la Virgen atizara, pegara, fuera tan mala…

Y como de avemarías íbamos servidos de carallo todas las semanas… pues unas 425.000 o por ahí, yo con el «atiza» me imaginaba a la Virgen dando unos mandobles que no veas mientras que por otra parte no paraba de escuchar que era la madre de Dios, que era todo bondad, misericordia, que perdonaba al que se acercara a ella… Y estaba yo como para lo de acercarme con el «atiza»…. me la imaginaba con una mala leche, con un carácter…

Pues dos añitos como dos soles me los pasé así, detrozaíto con la frasecilla de marras; pero eso sí, que con este toque de desquicie que tengo (que para mí todo viene de ahí) ya he ganado el cielo… eso no hay quien me lo quite, y mira que roban en este país… pues ni así.

Publicado en amor, economía, Educación, escribir, mujeres, Padre, Periodismo, profesiones, Salud | Etiquetado , , , , , , , , | 10 comentarios

Ayer conseguí otra hazaña que marcará un antes y un después

Comprendo que haya gente que desee que no se sepa nada de mí, que permanezca en el olvido, que desaparezca, incluso que la patee; y es normal, hay mucha envidia y más cuando vas logrando hazaña tras hazaña, proeza tras proeza y marcando hito tras hito en la Historia Contemporánea. Pero la vida es como es, siempre hay alguien que tiene que hacer hombradas, machadas que marcan un antes y un después, un «y parecía bobo»,y mira por dónde ese «y parecía bobo» soy yo. Sí, yo.

El primero hito que logré, que yo recuerde, fue escribir un artículo sin respirar tras un intenso entrenamiento en plan inspiración / expiración para que se me ensancharan los pulmones, y ya no me acuerdo bien pero que los botones de unas diez camisas rompí cuando inspiraba… bien a gusto, lo cual fue un gasto familiar ya que no conseguí patrocinio, y mira que no hay ancianitos con la botellita esa de oxígeno por la calle, pero bueno, que le vas a hacer.

La más conocida

Otra hazaña, esta ya más conocida, fue la de pelar un huevo cocido con cuchillo y tenedor, de dificultad 10, que oficialmente el asunto está en los tribunales sobre si debe o no formar parte de la Macrohistoria porque parece que las pruebas que presenté no son muy consistentes, ya sabes como son los jueces de pejigueros.

Y otra, realmente una intentona, fue demostrar que si por unas escaleras mecánicas que suben, tú bajas a la misma velocidad, entonces estás siempre en el mismo lugar y por tanto has parado el tiempo y eres inmortal.

Dicen que esto no puede ser y que el intento que hice fue fallido porque en las tres horas que estuve en la escalera, en mi cara alguien apreció unas ojeras, y aunque alegué que esas ojeras no eran por el transcurso del tiempo, sino porque ese día había dormido mal… pues ni caso. Da lo mismo, demostraré mi teoría.

Sobre las 3 de la tarde

Y ayer, ayer, nuevamente volvía a hacer una gesta, una heroicidad que está al alcance de muy pocos, hasta diría incluso que de gente sobrenatural, de los elegidos, para entendernos. Como digo, ayer, a eso de las tres de la tarde, a la hora de la siesta, estaba yo recostado en el sofá hacia un lado, quedándome sopas, cuando de repente por la posición en la que estaba (no porque estuviera triste) una lagrimilla se salió de la cuenca de un ojo y comenzó a deslizarse poco a poco por la cara.

Yo sé, vamos yo y toda Europa, que cuando eso sucede se produce un cosquilleo que todo el mundo que lo siente lo que hace es frotarse la cara, con lo que sea, pero frotarse, porque sentir cómo la lágrima se desliza por la piel es una mezcla difícil de explicar, entre ansiedad y placer, dolor y gusto. Pues bien, cuando la lagrimilla iba ya casi por la mitad de mi cara, la dejé que siguiera su camino.

No fue fácil, no te creas, hubo momentos que a punto estuve de pedir en casa que me ataran las manos porque el cosquilleo era imposible de soportar, pero me contuve, me dominé y me concentré hasta que bajó y bajó por el cuello y se evaporó.

¡¡¡¡ Dios, que éxtasis, qué satisfacción !!!! Entonces, en el silencio del salón (que era donde estaba) mi mujer la sioux me miró y me dijo: «¿Duermes?». Y joé, me entró así como una minidepre, oye, un marrón, un mal rollo… porque si hago una proeza y en casa no se enteran… va a formar ahora parte de los libros de Historia…  bo, la verdad que así en este plan no da ganas de hacer nada.

Publicado en amor, articulo, Casarse, Comunicación, profesiones, Sioux | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

Un método casero, pero que muy casero para saber si estás moreno

Para saber si estás moreno o morena hay un método que es más antiguo que ir a buscar los niños al cole, que debe datar bien a gusto de la época del Neandertal, aunque en vez de que el chaval aprendiera mates, tal y como las conocemos hoy, lo que aprendía la bestiecilla parda esa eran mates de matar animales con los dientes, a bocados, con las manos, y como optativas desangrarlos, descuartizarlos, despellejarlos; y ya para las niñas neandertalesas… lavarlo, aderezarlo y cocinarlo, que ahí creo que si no empezó el machismo, cerca estaba el asunto.

Pues ya entonces, entre tanta escabechina bestial y salvaje, existía un método infalible para saber si estabas tirando a mulato porque… ¿tú sabes cuándo estás como ennegrecido, como tiznado; o sea, moreno?, ¿tú sabes cuándo después de rozar las quemaduras de segundo grado realmente puedes decirte a ti mismo: «Sí, estoy moreno»?.

Porque alguien te lo comenta… no; porque alguien te toca y gritas de dolor… no; porque cuando vas de noche a un pub te ves como el azabache… menos, eso es un truco visual de las luces fluorescentes; porque… tampoco, entonces…

Vamos a ver, habrá tíos tan cerebrales que en dudando (endeudados también) de si están o no morenos se harán un análisis cutáneo, el médico le explicará unos parámetros y le dirá más o menos que «al tener un porcentaje mayor de melanina que hace un mes, esto explica que el color de su piel se haya mutado y… ». No lo niego… bueno sí, lo niego, porque a saber si el médico está imputado por no ser médico, que ya no me extrañaría nada.

Así que vayamos al método ancestral, al que se ha transmitido de generación en generación, siglo tras siglo, civilización tras civilización y que, además, es sencillo, simple, simplísimo, como yo.

Y este método, este sistema cuasiaborigen, incluso atávico, se desarrolla cuando después de haber estado expuesto al sol pues 30 o 348.724 días, vas a un espacio de poco más de cuatro metros cuadrados; un sitio íntimo, único, donde más que nunca tú eres tú: el cuarto de baño.

Allí, con la misma cara de idiota de siempre (porque una cosa es el verano y otra es que eres como eres) te miras al espejo, ladeas el cuello hacia atrás, lo giras un poco hacia abajo, no mucho, y entonces… entonces llega el momento clave. Te bajas el pantaloncillo, el calzoncillo o el bañador, según como estés, te miras lo que puedes mirar de nalgamen y… ¡¡¡¡ la marca !!!!. ¡¡¡¡ Síííí, tíoooooo, la marcaaaaa !!!!.

Una marca que es como una frontera, un linde espacio-temporal que delimita un antes y un después, que separa la blanquecina y lechosa dermis del invierno de la nueva y morenucha del verano. Y entonces, si la ves, si ves esa marca de forma bien definida, nítida y precisa, ni lo dudes: ni examen médico ni leches, ni luces de pub ni opiniones ni comentarios; si la ves, si realmente la ves… estás moreno.

Luego, eso sí, ya hay quien tras el hallazgo se pasa el resto del verano diciendo a diestro y siniestro… «mira mi marca, mira mi marca, mira mi marca»; pero eso ya es, como te diría, gente como brusca, tosca, burda, primitiva, como… sí eso, tirando a neandertal.

 

Publicado en amor, Animales, mar, Salud, vacaciones, viajar | Etiquetado , , , , , , , , , , | 2 comentarios