¿La persona mala es feliz haciendo el mal?

Mira que siempre tuve esa duda de que si una persona mala es feliz haciendo el mal, y por suerte mi buen amigo y compañero de La Voz de Galicia durante muchos años, Manolo Rodríguez, hace unos días me lo dejo meridianamente claro.

Yo lo que se dice gente mala, mala, de las malas malísimas, conocer no conozco; bueno, miento, creo que conozco a uno, así más bien bajito gordigrasiento, gafudopeludo, acomplejado por su estatura, tipo llavero, una des-obra de Dios, digamos; pero realmente, ahora que lo pienso, no diría que es malo… más bien es simple, como tirando a parvo, tiene que haber de todo, que le vamos a hacer…

Como te digo, pensaba que la persona mala era feliz haciendo el mal, como la que es buena lo es haciendo el bien, pero estaba equivocado. Según mi amigo Rodríguez, si un tipo malo te desea el mal, no parar para conseguirlo; pero aquí está el quid de la cuestión: como nunca lo conseguirá, porque siempre querrá algo peor… siempre será infeliz.

Por ejemplo, si un tipo malo desea que te rompas una pierna y te la rompes, inmediatamente se da cuenta de que tienes dos y quiere te destroces la otra. Y si te destrozas la otra… entonces, como se percata de que tienes brazos, no piensa en otra cosa durante el día en ver la forma y manera de que te seccione uno uno, y como te lo seccionen… pues tampoco es feliz. Que va ser feliz… no es feliz hasta que te hagan lo mismo con el otro.

¿Y crees que ya sin brazos y si piernas ya está contento el petardo ese? Pues no, neniña, no lo está; en cuanto observe que aún te queda el tronco y la cabeza, no estará contento hasta que te lo sesguen y te arranquen los ojos.

Y cuando te vea sin piernas, sin brazos, sin tronco y sin cabeza ¿estará ya satisfecho?, pues tampoco; mira tú por dónde, tampoco, porque como te ha quedado el labio con una especie de mueca, que él interpreta que es una sonrisa… no lo soportará. Ni aunque te entierre, ni aunque te pongan bajo tierra con una losa de mil toneladas te dejará en paz porque será capaz de ir al cementerio todos los días para maldecirte o para ver si levantado el mármol a lo mejor…

¿Y si te incineras y tus restos los lanzas al viento?, pues ni con esas; se levantará todos los días pensando en ti, despotricando contra todo lo que vea, contra el mundo, contra el cielo, pensando que hay una partícula de ti en suspensión. Así que si un día ves a uno así, clamando contra el viento, contra todo, ni lo dudes, es malo malísimo, e infeliz… también.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

36 respuestas a ¿La persona mala es feliz haciendo el mal?

  1. Marieta dijo:

    Totalmente de acuerdo, los malos nunca serán felices. Yo también conozco a alguna persona malamala que se le nota que la euforia cuando hace daño le dura sólo un rarito y vuelta a empezar.

  2. René dijo:

    Vamos que la historia es como de chiste:
    Un matrimonio que les llega su primer hijo, en el parto se llevan rápidamente al niño a la incubadora y el padre que acude a verlo.
    -Doctor, doctor, quiero ver a mi hijo.
    -Ahora no se lo recomiendo, el niño ha nacido con problemas.
    -Pero yo quiero verlo
    -Es que el niño ha nacido sin piernas.
    -Me da lo mismo es mi hijo y quiero verlo.
    -Es que tampoco tiene brazos.
    -No importa quiero verlo.
    -Es que tampoco tiene tronco.
    -Es mi hijo y sea como sea quiero verlo.
    Por fin lo dejan pasar y ve una forma de oreja gigante, el padre se acerca y grita.
    -¡HIJO MIO, HIJO MIO!
    -No importa que grite, es sordo…
    Un saludo.

  3. fátima dijo:

    si el “malo”descarga su rencor contra ti y ve que llegó a molestarte, aunque sea durante un ratito se siente feliz y satisfecho.

  4. Si, es cierto, por DESGRACIA en la familia tenemos alguien así. Y al principio (como 22 años, y si, son MUCHOS años) intentamos contemporizar, aunque realmente sabes de antemano que es inútil. y si, siempre quiere mas, muy feliz no creo que sea.

  5. fátima dijo:

    puede q tengas razón, viru….

  6. fátima dijo:

    siiiiiiiiiii
    (feliz?)…….;)

  7. Zacarías Johnson.Predicador y vendedor de crece pelo. dijo:

    Sobre todo en España mas que maldad hay una cosa;la envidia.Enfermedad de todos los miserables.En fin,el cuento sin fin.

  8. jose angel mendez dijo:

    Esos que cres malos solo se meten con personas que creen deviles muchas veces les sale el tiro por la culata alos que creen deviles les llaman conejos y aqui donde yo vivo conozco muchos conejos que se desayunan con cascabel saludos manuel ..PD te falto un poco de maldad para este articulo por que eres muy bueno en tu trabajo

  9. sylvia amiguet martinez dijo:

    JÓ, que visión, o soy tonta ( que algo si) ,o ciega . No percibo tanta maldad como exponeis, envidia mucha ,algo adherido sobre todo a los “”españoles””””

  10. Fernando Hernández dijo:

    Esto es realmente cierto, casi siempre les pasa a los asesinos. Después de haber cometido el acto criminal, su víctima los atormentará por el resto de su vida.

    • Hola Fernando: ¿A que asesino, de dónde? porque yo lo soy y no me pasa nada. La gente mala quiere que desaparezcas, pero como no desaperece del pensamiento del malo…pues el malo vive amrgado 🙂 Un abrazo y gracias por tu comentario, que siempre anima a escribir

  11. Zachery O. Ortega dijo:

    ¿Simplemente todo te va mal y quieres parar esa mala vida que tienes para ser feliz de verdad?

  12. Carmen dijo:

    Este tipo de personas, haberlas hailas (como las meigas), yo conozco a un par de ellas que son capaces de hacer o decir cualquier cosa (incluso barbaridades) con tal de hacer infeliz a la/las persona/s que se les haya metido entre ceja y ceja. Pero sí que es verdad que siempre viven amargados y maquinando para un segundo paso en su propia maldad. Lo que más les jode es que no les hagas ni caso y que seas feliz. Pues a ello con tadas mis fuerzas.

  13. Casi me quedo sin hueco para mi reflexión:

    1. ¿El malo sabe que es malo? Tras estudiarlos durante muchos años, de una parte me he percatado de lo relativo que es el concepto: si a mi hijo, mi mejor amigo, alguien le hiciera daño, no te digo que le deseara el mal, sino que es posible que personalmente lo “despiezara” para evitar que volviese a cometer la misma fechoría. Después seguiría mi vida, tan contento, y naturalmente que me alegraría si además de las cuatro extremidades, que de eso ya me había encargado yo, resulta que pilla una diarrea (¿Y como hace para limpiarse?) y me partiré el pecho pensándolo y contándolo. Y lo mismo es que soy malo…

    2. Los “malos clásicos” que conozco, son personas que sufren alteraciones de la personalidad, traumas muy profundos y, ocasionalmente, sufren algún problema muy grave del que intentan culpabilizar a un elemento concreto: su comportamiento tóxico no es más que una manifestación de su Enfermedad, o mejor llamémosle rasgo patológico. Es el niño con una rabieta, que a la primera de cambio empieza a largar patadas a todo el que se le acerca.

    3. A lo largo de mi vida, he dado con muchos “malos”, que identifico al poco de conocer (estudié mucha Psicología y soy muy observador). Generalmente, desean crear una situación de conflicto que les permita “hacer la pataleta”. Las respuestas ante esta situación son dos en el 95% de los casos:

    a) confrontación directa: en cuanto te lo ves venir lo mandas bien mandado a la mierda y dejas muy bien marcados tus límites. Tiene una parte buena y otra mala. El aspecto positivo radica en que las dos partes (el malo y el bueno) quedan satisfechas. Y si la relación es para ser mantenida durante días o semanas, quizá sea la más apropiada. En más tiempo, el “malo” comenzará a idear maniobras para “fastidiar” al bueno, que si tiene la personalidad adecuada, le montará otro “pollo” , que es el orgasmo del proceso.

    b) Frustración de los ataques: en los comics lo simbolizan muy bien cuando un personaje le da un tremendo garrotazo a otro en la cabeza, sin que el agredido siquiera advierta el golpe. Generalmente, en la siguiente viñeta, se quita el sombrero y deja ver el ladrillo, cojín, o cualquier otro tipo de protección que le hace inmune al ataque de su enemigo. Como el malo es una persona aislada, con una vida social pobre (y cuando no lo es, no supone otra cosa que un medio, un esfuerzo tremendo que ha de realizar para alcanzar un objetivo establecido), generalmente tiene mucho tiempo para pensar e idear planes generadores de conflicto. No obstante, debido a varios condicionantes, suelen tener un nivel de inteligencia normalito, resultan previsibles y fácilmente atajables: en una oficina, el jefe malo encargará al empleado-objetivo una tarea desproporcionada en carga de trabajo y plazo para entregarla. El empleado previsor con un IQ altito, le llevará dos jugadas de ventaja, de modo que habrá ido preparando el trabajo poco a poco, de modo que cuando su “torturador” se le acerque, habitualmente con aire agresivo y prácticamente le grite que “mañana” deberá tener el informe de 200 páginas acerca de tal cosa, que podrá resultar incluso innecesario, y el empleado aprieta dos teclas y le responde con una sonrisa: “Lo tiene en su correo electrónico”, añadiendo alguna frase que impida al aspirante a agresor encontrar una nueva arma en la realización de un trabajo sin orden oportuna, del tipo: “ya me fijé que por el rumbo de las cosas iba a necesitarlo muy pronto, y quise ayudar dentro de mis posibiidades”. Después de algunas tentativas, el malvado busca alguna otra víctima que e resulte más “rentable”.
    Una variante de esta última técnica, que activa unos mecanismos completamente diferentes a los de la anterior a pesar de resultar muy semejante, utilizable en los casos de gran diferencia de capacidad mental entre las partes, consiste en actuar con alguna superioridad ante el agresor malo: “¿Ahora me pide el informe? hoy por la mañana le envié un correo electrónico informándole de que iría a necesitar esta información en muy poco tiempo, por lo que en un rato que tuve libre, se la preparé (y estamos hablando de una memoria que va a ser elemento de trabajo para el desdichado durante varios días, sobre todo porque no dejará de buscar fallitos. Hasta conviene dejar algún “fleco suelto” en apariencia, con una respuesta muy bien preparada, pues el ataque tendrá lugar en público. Con el “objeto del delito” en alto como si de su fiel tizona se tratase, galopará al tiempo que entona su grito de guerra: “Garciaaaaaaa!!”. Asegurada la atención de toda alma viviente, arrojará un diskete de esos 3 y medio que utilizábamos de niños sobre la mesa del empleado. Después de proferir una larga serie de insultos, que habían quedado atascados en su garganta durante el periodo de frustración que sufrió al oir que “su informe” estaba sobre su mesa, con la mayor de las naturalidades, le pediremos, por favor, el disco, que tras accionar un resorte se convierte en 4 USB´s. Con la misma paciencia que a un bebé, delante de todos, le explicarás que hay una línea de productos llamada “vintage”, que quiere decir que imitan a los dispositivos antiguos. “Como su cumpleaños se acerca y no sabía que obsequiarle, hablé con el encargado de la papelería, que me aseguró que es un artículo muy solicitado por su originalidad por todos los hombres de negocios de su edad, y sabiendo que vd es un experto en computación digital” (“digital” porque fue nombrado a dedo, “com”, porque afectó a todos los compadres y comadres del Departamento, el resto se lo imaginan) “se me ocurrió presentarle el estudio de una forma que un hombre culto, inteligente y amante de la belleza supiese apreciar” (idealmente, el mismo producto deberá haber sido ofrecido a los superiores del agresor). “Lamento haberme equivocado, y le pido mis más humildes disculpas”. El silencio sepulcral reinará durante unos segundos. Si su incapacidad mental es la calculada, aún aprovechará la situación para enterrarse más protestando y maldiciendo el horrible artilugio, que pocas horas después veremos en las manos del gran jefe, que lo contempla con fascinación y hasta lo muestra al inútil frente al “gallinero” de las mesas de oficinas provocando una serie de bufidos de risa incontrolada entre el público.

    5% de los malos resultan afortunados, pues establecen una relación de complicidad o de “maltrato/protección” con algunos de sus iguales en el lugar. Los cómplices tienen un nivel de inteligencia algo superior, aunque su mayor ventaja radica en la experiencia vital, que ha modelado su personalidad de un modo especial: pertenecen a entornos donde el desarrollo de maniobra de distracción resultaba esencial para la supervivencia. Parece que tengan sus propias feromonas, pues rápidamente se identifican, así como el elemento que falta, el empleado inútil pero sumiso, obediente, y que no duda en ponerse a llorar o arrodillarse ante su superior con tal de obtener su gracia. Este personaje es la segunda desdicha de la oficina, pues hace las cosas mal, pero disfruta del encubrimiento del jefe, que n duda en maltratarlo, ridiculizarlo gritarle frente a los demás, sabiendo que su actitud será rápidamente recompensada a través de la humillación y sometimiento públicos del protegido.

    Y aunque el tema se para escribir durante horas, cerraré aquí la tiendecilla con el intercambio de palabras que tuve con uno de estos “malos” que durante varios meses me hizo “mobbing”, mientras observaba que a cada perrería que me hacía, mi status e ingresos subían, al tiempo que no apreciaba señales de disgusto en mi expresión. En un pasillo pasé junto a él, que aquel día parecía algo “inspirado”, lo saludé amablemente y me pidió que esperase un instante. Después de comprobar que nadie venía, me preguntó lo que le había estado atormentando varios meses: “No entiendo como con las pu….adas que te estoy haciendo eres capaz de trabajar con alegría y encima mejorar los sitios donde vas…”. No tuve más remedio que confrontarle con la realidad: “No te preocupes. No tienes capacidad mental como para fastidiarme. Yo lo tomo como rabietas de niño chico y no te lo tomo a mal, porque se que no das para más”. Le di una amistosa palmadita en la espalda y seguí mi camino…

    • Hola Javier: Muy bueno el final de tu caso. A mí, a alguna vez me ha pasado alguna situación parecida y mi frase es, dicha tranquilamente y como en tono paternal: “no te preocupes, da lo mismo, tú nunca lo entenderías”. 😉 Pero aun me queda la duda es feliz el malo haciendo el mal… deduzco que no

  14. Sally N. Schroeder dijo:

    Alejo, su artículo tiene un símil a las novelas venezolanas donde la mala es solo mala y la buena es solo buena. Recuerde que son las personas las que se presentan con nombre y apellido, no los defectos. Estos suelen hacernos presa a todos los mortales en un coctel mixto llamado personalidad, de la cual no se escapa nadie, ni siquiera yo, decia el modesto Lambert. Recuerde que señalar es un acto que presume del opuesto, pero también no deje de memorizar que el hombre carece de aquello que presume.

  15. Alex dijo:

    Hola Manuel muy interesante tu articulo, yo me tope con una mala mujer, y parece que no tiene arrepentimiento de lo que me ha hecho, y me queda esa incognita de si son felices, viendo tu articulo tienes mucha razon, nunca seran felices o tal vez si, pero yo añadiria una cosa, que tal vez pueda paracer noña, que en el mal no hay felicidad, es decir, cuando una persona actua por maldad es porque no sabe como ser realmente feliz, le falta madurez emocional por decirlo asi para entender la verdadera felicidad y para responder a esta incognita de si son felices siendo malos, se tendria que separar la felicidad del placer que no es lo mismo, eso que dices de felicidad momentanea al hacer el mal es mas bien PLACER, he aqui la respuesta tal vez.. de si son felices o no los malvados pues NO. no lo son, lo que sienten es PLACER nadamas , sadismo, recuerda que en el rostro de las personas sino somos muy observadores ponemos confundir la risa del placer con la de la felicidad, pero a la gente observadora no la engañan, es muy diferente,el tipo de sonrisa, y he ahi lo que nos confunde, recuerda tambien que cuando una persona hace el mal es porque en su infancia no recibio el amor adecuado ni caricias de sus padres y lo suple con el placer momentaneo de ver a otros mal…es un decir en ese instante soy “feliz” porque otros estan sufriendo como yo, y gozo, es algo retorcido pero asi es, y eso lo hace las mujeres que aunque sean golpeadas no dejan a su pareja pues aunque sea a golpes quieren sentir el contacto humano que no recibieron de niñas, (abrazos caricias) y si de hecho nunca seran felices los que hacen el mal, hasta que arreglen ese problema de su infancia, la falta de amor de sus padres, el perdonar y entender, y vivir con lo que son ahora TAMPOCO es la unica opcion , si es lo mas importante, pero aparte hay una serie de problemas que tiene que resolver y entender tambien como el respeto, la etica, el dolor ajeno, el sufrimiento ajeno,, el amar, el agradecimiento, a Dios, etc etc, son muchos problemas que tiene que solucionar, por ejemplo esa mala mujer que comento me decia que ya perdono su pasado y que ahora es feliz, se le ve feliz aparentemente pero no, es una sonrisa falsa lo noto, y todos mis amigos lo notamos, aun, fingida, porque sigue odiando a sus semejantes, es narcisista, humilla a las personas , es mitomana, agresiva, etc, solo se autoengaña, y si es obvio que busca la felicidad pero es obvio que no la encontrara hasta que en su mente no haya arreglado un sinfin de problemas mas y ahora si sienta el amor real, y la felicidad por ende, no muestra arrepentimiento, aun…y una felicidad a medias no es posible, es decir no es posible que digas que ya perdonaste tu pasado de infancia mala y sigas tratando mal a la gente, creo yo, saludos..MIguel..

  16. Dunia dijo:

    Ahhh pues yo estoy superdecepcionada de una chica q era muy buena la consideraba una hija… Ella se mudo lejos y por razones de trabajo no nos veíamos… Ahora me acojieron en su casa porque no soy de este país y sus hermanos son ángeles y ella me trata muy mal…fumo
    Tal es así q me fumo un cigarro fuera todos los días y me cerro la puerta y yo tocaba tocaba e insistía y la escuchaba afuera by me dejó 30 minutos afuera con un pie lesionado q tengo…..y así muchas cosas mas….
    Realmente estoy deprimida.. Como el ser humano puede llegar tan bajo?solo espero q Dios me ayude a salir de acá lo mas pronto q pueda…. Gracias por leer esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s