20. La naturalidad del gallego, a veces… te “mata”

A Casa Dos Martinez / Cooking Blog. : POSTALES DESDE LA ALDEA..

Relato 20
Uno más, un día menos, eso esperamos todos. ANIMO
———————————————————————————————————————————–

De los encuentros entre la cultura urbana y la rural, cuando alguien va a a la aldea, cuando se trata de la sencillez y la naturalidad no se libra nadie, ni hombres ni mujeres, ni niños ni niñas, ni abuelos o abuelas, salvo que estén muertos, que entonces… pues que se libran.

Y así le ocurrió a mi hija Victoria cuando tenía unos cinco o seis años, que Maruja la acogió como si fuera su hija y le enseñaba todo tipo de cosas del mundo rural. Yo, la verdad, asistí a alguna conversación entre mi vecina y mi hija y no entendía a ninguna de ellas, ni el tema del que charlaban ni lo que decían, pero como una vez Victoria, estando yo escribiendo, se acercó a mí, apoyó su cabecita en mi hombro y en voz baja me dijo: «Papá, tú no eres normal, pero para bien»… pues qué quieres que te diga, entre que me ahorré una explicación paternofilial y que ellas eran felices hablando…, para qué me iba a meter.

Tras varios días, una mañana, Victoria, a la que hubo que aclararle que no se trataba de un perrocan, sino que en gallego se utiliza más la palabra can que perro para designar al bicho ese de las dentelladas, salió de casa toda pizpireta tras decirme que no había pegado ojo porque un gallo había estado toda la noche cacareando y que se lo iba a comentar a Maruja.

Yo comprendo que para una niña de cinco o seis años años «no pegar ojo» una noche debe ser tremendo, aunque dudo que ella sepa lo que es para unos padres estar durante dos o tres seguidos acunándola, pero tampoco es cuestión aquí de teorizar.

El caso es que a la media hora, como si fuera una experta diplomática en conflictos intersectoriales, Vito regresó a casa y comentó que había hablado con Maruja y que ya lo iba a solucionar. No sé ya si era media tarde, cuando desde lo lejos se oyó un grito: «¡¡¡¡Victoriña veennnnnn, Victoriña vennnnnn!!!!»; Vito salió escopetada de casa, y aún estaba resonando el eco de «¡¡¡¡Victoriña veennnnnn, Victoriña vennnnnn!!!!», cuando se escuchó otro entre lágrimas: «¡¡¡¡Pa-pa-papaaaá, pa-pa-papaaaaaaá, pa-pa-papaaaaaá !!!!», y como ese era yo, ya que vi que nadie más se levantaba, pues también salí a ver qué sucedía.

Los niños tienen eso; que cuando están llorando desconsolados y te acercas para que te digan la causa de esa angustia, todavía nadie ha conseguido que el chaval te explique entre sollozos lo ocurrido y te lleves de por medio un «no entiendessssss» o un «eres tontooo», fruto, obviamente, del nerviosismo, que tú educarlos…, vamos que si los tienes educados.

Cierto es que el tema tenía su cosa porque cuando llegó a la casa de María más feliz que Caperucita Roja con el cestito para la abuelita, para entonces mi vecina tenía el gallo cogido por el cuello y tras decirle: «iste é o que non te deixa dormir», le arreó un tajo en el cuello que la pobre Vito salió espantada.
Ni que decir tiene que la niña se sentía culpable por la muerte del gallo, que no comimos pollo en meses, y eso que estaba de oferta, que hasta los huevos fritos les teníamos así como reparo y que para entonces ya éramos dos los que no pegábamos ojo: mi hija, que se despertaba, y yo que la consolaba. Cosas de la naturalidad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

GU-cubierta-gallegos023333333333333333333331 ¿Es posible conocer al gallego?

2 El gallego… siempre sorprendente

3. El gallego y las vaquiñas

4. El gallego, la aldea y los rapaces

5 el coronavirus en la aldea…. muy distinto, pero mucho mucho

5-A Galicia: ” ¡¡¡ Es que no puede serrrrr !!!

6 En la aldeas… todos son parientes

7 ¿El gallego?, un santo, se ilusiona por todo

8El curioso concepto que tiene el gallego de la puntualidad

9 Esto solo se le ocurre a un gallego, genial

10Tú crees que el gallego podría independizarse… ummm

11 El gallego y sus frases que te destrozan

12 El lugar más importante y especial para el gallego

13 Una cualidad desconocida del gallego

15 El gallego eso de la muerte.. lo borda, es que lo borda

16. Las interpretaciones de: «¡¡¡¡Ay miña madriñaaaa!!!!».

17 El gallego, un crack regateando

18 El gallego, el sacho y la patata

19 El gallego y el amor por los animales

Acerca de manuelguisande

Periodista, escritor, conferenciante y desarrollador de proyectos creativos
Esta entrada fue publicada en galicia, gallegos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s