14. El gallego, eso de la muerte… lo borba, pero es que lo borda

Desfile de ocho ataúdes en la «romería de los muertos» de Santa ...
Foto: La Voz

NOTA IMPORTANTE:

Ya que hablo de la muerte, pues no sé, pero por eso de un respeto, aunque no sé a quién, pues el relato va escrito en negrita, en plan luto; no vaya a ser que exista el cielo y… por una tontería de no respetar a los fiambres me envíen empaquetado al infierno. Supongo que lo comprendéis.
————————————————————————————————————————————–

Lo de ir de luto en Galicia cuando alguien ha fallecido ha cambiado un poco; lo que no, es lo del muerto; el muerto muerto está y ahí todo sigue igual, con su lapidita de mármol, su nombrecito cinceladito con maña, sus florecitas silvestres en agua… Una monada el fiambriño.

El cambio se nota más en las mujeres, ya que algunas han pasado del luto riguroso a ir de alivio, que no está muy claro el tema si es por el fallecimiento del interfecto o porque van a vivir más tranquilas, que el maromo era un plasta y le hacía trabajar…

La gallega, cuando va de luto, es como la española cuando besa, que besa de verdad; pues ella igual, y solo le falta dar un paso para ser la fallecida, se adentra tanto en el papel de viuda que piensas: «Bueno bueno, esta muere ahora y lo borda, es-que-lo-bor-da lo-bor-da», y ese abrigo negro le sienta…, qué pena que esté viva, con lo preciosa que iría ya al nicho, que además está abierto…, bo.

Y es curioso porque al ver que no muere, pues te vas así como con tristeza, con cierta pena; pero yo eso lo achaco solamente a que esto de escribir te inspira casi todo, no sé, un defecto profesional como otro cualquiera.

Mira, yo en esto de que si se va de luto, se va, he visto a mujeres que al tener los zapatos una hebilla dorada le han puesto una tirita de color negro; supongo que será por eso de las meigas, que no vaya a ser que por no ir de negro negro Mozambique, la pérdida, en vez de ser irreparable, sea reparable, que Dios lo puede todo, y la siga liando el difunto.

Es que el asunto es muy serio; que de estar en casa viendo la tele tranquilamente tirada en un sofá, hacer lo que quieras, y con la cama toda para ti durmiendo a pierna suelta, a levantarte a la siete de la mañana para ir con el sacho al campo y quedar deslomada… te dicen que todo es por culpa de una tirita y no levantas cabeza.

Para el gallego todo lo relacionado con la muerte es muy serio y tiene sus propias creencias sobre el más allá; y es normal, sino lo entienden en el más acá, pues a ver si en ese espacio cósmico alguien pilla algo de lo que dice, que pasar noventa años así a granel, que ni sí ni no, pues plan plan no es, qué quieres que te diga.

Como el gallego es extremista por naturaleza, el asunto mortuorio lo lleva hasta límites insospechados en cuanto a lo que es, digamos, su escenografía. Esto se puede ver en la iglesia de Santa Marta de Ribarteme (As Neves -Pontevedra) donde se celebra una extraña romería en la que la gente que ha estado a punto de morirse y se ha salvado gracias a la intercesión de Santa Martiña, pues va viva metida en un ataúd que es portado por varias personas hasta la ermita, vamos, un disfrute el asunto, y un gasto en féretros… porque esa es otra, que una vez que lo has usado no lo vas a tirar, supongo que te lo llevarás a casa y lo dejas en algún sitio como quien deja una canoa o la tabla de surf por si un día…

Yo esto de guardarlo en casa, pues no sé, me daría así como aprensión porque vas al trastero, al garaje o a donde lo hayas puesto… y supongo que al verlo, con voz lánguida y tristona mirándolo de reojo le dices en voz baja: «Este año no creo, porque la analítica…» y te vas con un subidón de tensión, que estás tú como para sustos.

Y claro, tampoco es cuestión de regalar el féretro; no te vas a poner a visitar a todos tus vecinos, ir a sus casas disimuladamente, mirarles la cara y un día llamar a la puerta de uno, que abra y que te vea con la caja en la chepa y decirle: «Oye, que te la doy», que es lo mismo que decirle: «Es que te veo… te veo que…».

El gallego ante la muerte es mucho: unos de luto riguroso porque hay un fiambre en casa, y otros con un ataúd en la joroba porque siguen vivos…, como para no ser melancólicos ahora; claro que ahora entiendo que la gente que viene y conoce Galicia con las fiestas y las romerías diga que se lo pasó de muerte. Normal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

GU-cubierta-gallegos023333333333333333333331 ¿Es posible conocer al gallego?

2 El gallego… siempre sorprendente

3. El gallego y las vaquiñas

4. El gallego, la aldea y los rapaces

5 el coronavirus en la aldea…. muy distinto, pero mucho mucho

5-A Galicia: ” ¡¡¡ Es que no puede serrrrr !!!

6 En la aldeas… todos son parientes

7 ¿El gallego?, un santo, se ilusiona por todo

8El curioso concepto que tiene el gallego de la puntualidad

9 Esto solo se le ocurre a un gallego, genial

10Tú crees que el gallego podría independizarse… ummm

11 El gallego y sus frases que te destrozan

12 El lugar más importante y especial para el gallego

13 Una cualidad desconocida del gallego

Acerca de manuelguisande

Periodista, escritor, conferenciante y desarrollador de proyectos creativos
Esta entrada fue publicada en galicia, gallegos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 14. El gallego, eso de la muerte… lo borba, pero es que lo borda

  1. sergiobermdez dijo:

    Jajaja, lo de la tirita negra en la hebilla es genial!
    Me reí con lo de los atúdes arrinconados en casa.. Jajaja
    A un gallego sólo lo puede entender bien otro gallego y aún así… Depende del día que tenga. ..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s