13. Una cualidad desconocida del gallego

Relato 13  
 Asi a lo bobo, pues que ya nos estamos acercando al relato 15, hoy toca: Hoy, del libro ¿Cómo somos los gallegos?, depende 2ªparte: “Una cualidad desconocida del gallego” si lo compartes… mil gracias.
—————————————————————————————————————————————

embajador – Página 9 – EspañaVale

Mientras el gallego de las ciudades, como los habitantes de la mayoría de las urbes de España, no para de hablar y no escucha, sino que lo único que le interesa es rajar y rajar de sus cosas, el de la aldea es justo todo lo contrario; lo que más hace es escuchar.

Yo estoy seguro de que si algún día se puede analizar en un microscopio subatómico la composición exacta de un gen de la secuencia de la cadena del ADN del gallego, esa secuencia tiene consecuencias, vamos que si las tiene.

Y si se pudiera llegar a realizar una disección del gen, como cuando en el súper te cortan un embutido en lonchas, el asunto sería la reperamariló porque, aparte de queso, jamón y chorizo; el científico de turno encontraría una especie de oquedad, de vacío, como un agujero negro único en la especie humana.

Y digo especie humana porque, evidentemente, ante tal impresionante hallazgo, todos se preguntarían si realmente la muestra que se halla en el puto frasquito con una pegatina que pone «Gallego» pertenece a la familia de los homínidos.

Confirmado el hecho de que se trata de un ser humano, yendo a San Andrés de Teixido, a San Cibrao das Viñas o a Petín, y regresando más aturdidos, investigadores de todo el mundo cogerían la celulita y, ¡¡hala!!, todo dios a estudiarla y a publicar tesis y más tesis, teorías y más teorías que aparecerían en la International Journal of Biological Sciences o en la Theoretical and Applied Genetics.

Pero esto de explicar en dos palabras a qué se debe esa oquedad (que en esencia es donde se halla otra cualidad del gallego, el silencio), pues como que te remuerde la conciencia porque a ver cómo le dices tú a tanto subvencionado por el Comité de Ética de la OMS que lo sabes y que todo el equipo multidisciplinar se va al paro, que ellos también tienen una familia que alimentar.

Pero ya puestos, en lo que sería una conferencia magistral, explicaría que el gallego vive un tanto solitario, como si fuera un hippie pero sin drogas, y que mientras las vaquiñas pastan y ve cómo crecen los eucaliptos de su monte, pues ese hueco se ha formado mientras medita, cavila y reflexiona y que el escuchar es innato en él.

Tendría que hacerles ver a tantos investigadores conachas, como dicen en Ferrol, que ese movimiento que hace el gallego con la cabeza de arriba a abajo lentamente, como asintiendo mientras te mira fijamente y dice «home», no es una afirmación, es como un tic nervioso mezcla de educación y sabiduría. Y tendría que explicarles que tras hablar con él varias horas sin que dijera nada y cuando todo el mundo se iría diciendo «qué hombre tan amable», jamás, pero jamás imaginarían que lo que piensa, que lo que se halla en ese hueco indescifrable está entre «¿quen é iste?» o «non debe ser de eiquí», que por ahí te anda a cousa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

GU-cubierta-gallegos023333333333333333333331 ¿Es posible conocer al gallego?

2 El gallego… siempre sorprendente

3. El gallego y las vaquiñas

4. El gallego, la aldea y los rapaces

5 el coronavirus en la aldea…. muy distinto, pero mucho mucho

5-A Galicia: ” ¡¡¡ Es que no puede serrrrr !!!

6 En la aldeas… todos son parientes

7 ¿El gallego?, un santo, se ilusiona por todo

8El curioso concepto que tiene el gallego de la puntualidad

9 Esto solo se le ocurre a un gallego, genial

10Tú crees que el gallego podría independizarse… ummm

11 El gallego y sus frases que te destrozan

12 El lugar más importante y especial para el gallego

 

Acerca de manuelguisande

Periodista, escritor, conferenciante y desarrollador de proyectos creativos
Esta entrada fue publicada en galicia, gallegos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 13. Una cualidad desconocida del gallego

  1. Juan Carlos Ariad dijo:

    Hola Manuel, me encanta como escribes.
    Mira, aunque soy gallego de julios y agostos, me siento como el que más, por los cuatro costados, y aunque nací al lado del campo del Barça, no sé si son 8 o 80 mis apellidos gallegos.
    Aclarada esta cuestión fundamental, no vayamos a confundirnos, pues también resulta que si me pongo a mirarme no tengo sólo cuatro costados, soy más bien un poliedro porque resulta que ésta tierra catalana la siento también muy dentro.
    Es algo que he hablado con todos éstos que cuando vamos allí nos dicen “xa chegan os catalás” y cuando estoy aquí me dicen —galleguiño invita a una copa de tu licor café , anda—.
    Y yo me pregunto ¿ésta bipolaridad me afectará de más mayor? ¿ será un desencadenante de un Alzheimer precoz en que ya no sepa de donde o ni quién soy ?
    De momento lo vivo disfrutando de la riqueza que produce tener lo mejor de dos realidades y pudiendo además entender las dos.
    De tú acertada pluma espero con fruición que un día trates el tema de “los otros” gallegos, que no son los que marcharon y siempre querrán volver, si no los que nunca marcharon porque no estuvieron, pero que cuando van es como si volvieran aunque nunca se fueron.
    Carallo pra fraseciña que me saliu.!!

    • Tranquilo, con tu última frase está clarísimo que no tienes bipolaridad, estés más gallego que los pimientos de Padrón jajaja jajaja jajaja Unha aperta irman 😂😂😂😂😂😂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s