3. El gallego y las vaquiñas

450_1000

Relato 3. 
Para tratar de animaros contra el coranovirus, hoy, “El gallego y las vaquiñas”, de mi último libro ¿Cómo somos los gallegos?, depende 2ª parte.  ÁNIMO. Por cierto, se agradece un comentario, que todos necesitamos ánimos.———————————————_——

Yo siempre he oído, y es cierto, que no hay como los ojos de las mujeres árabes; aunque también, todo hay que decirlo, que menos mal porque si para lo único que enseñan aún encima tuvieran estrabismo… pues menudo negocio; pero por mucha mirada arabesca que tengan esas bellas doncellas, como las de las vaquiñas gallegas… ninguna.

Tú ves a una vaca marela (amarilla, para los no entendidos) o eres un bestia que no hay quien pueda contigo o te enterneces al observar cómo agacha la cabeza con suavidad, gira el cuello levemente y con mirada inocentona es como si dijera… «pois eiquí estou…», que te lo juro que es verlas y se me parte el alma, tan cariñosiñas ellas, tan sencilliñas sin dar tan siquiera un mugidiño, tan… Es que me emociono.

Reconozco que esto nos pasa a los que somos un poco urbanitas porque para el gallego una vaquiña es muy distinto; para un gallego auténtico es algo así como una pyme en sí misma, pues la marela es la que hace los riejos si no hay tractor o caballo que tire del arado; la que da la leche que bebe y con la que hace los quesos; la que si tiene un ternero lo vende o se lo come a lonchas; y la que, ya en tiempos lejanos, dormían en el establo que estaba bajo la vivienda y daba calor a su moradores. Vamos, que tú tienes veinte vacas y te lo montas en plan años cuarenta y aquello es como un microondas, un ahogo…, un sofoco…

Por eso, y porque también hace de animal de compañía hasta que se lo come, el gallego respeta y quiere a las vacas; las pone en fila de a uno o de dos en dos y va con un palo que solo utiliza en momentos puntuales, como cuando se cruzan con un coche por una carretera y poco más.

El gallego tiene un gran amor y cariño hacia las vacas, aunque no quita que a veces alguna se ponga pesadiña porque no quiere ir por un sitio y entonces le diga amenazando con la vara «vas levar, carallo, vas levar…», pero no leva, son frases hechas, hombre, son frases hechas…, cómo le va a pegar…, bo.

Visto así parece que la vaca no da problemas, pues no lo veas así, te equivocas; este animal de la familia de los bóvidos, aunque la familia real sea la de Chuchi, o fillo da Rosa, a irmán do Cantaboinas, dará leche, pero cuidarlas es la releche, son de un exigente…, un mamoneo se tienen entre ellas…

Por la mañana las sacan a pastar si no llueve, no vaya a ser que se constipen; tras comer unos cuarenta kilos de hierba seca, sí, seca, porque la que está mojada les sienta mal, a las doce horas las ordeñan y luego van al establo a dormir en una cama confeccionada a base de arena y paja, que soy yo y les meto un Tranxilum 125 y listo, voy yo a hacerles la cama si no hago ni la mía…

Pero además las vacas son tercas, pero que muy tercas. Si el gallego lleva siete vacas a un pequeño pasto, pues al día siguiente no quieren volver y no hay paisano que consiga llevarlas porque son capaces de escapar a brincos antes que acudir al mismo prado.

¿Y por qué no quieren ir? ¿por qué esa tozudez? ¿qué diablos le pasa al dichoso prado? Joé, pues ni que hubieran estudiando Botánica en la Universidad Autónoma de Barcelona; como han comido las hierbas más tiernas, las más ricas, lo que quieren es ir a otro lugar donde han crecido las que están en su punto.

Y ya puedes sentarte a su lado y hablarles en susurros explicándoles que «hay que ir preciosiñas, hay que ir…». y desesperado gritar en un momento dado: «¡¡¡¡Pasa marelaaa, pasa marelaaa!!!!», que pasar pasan, pero de ti. Si solo hay que verlas, hombre, si solo hay que verlas, dicen que no…y no es no.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

GU-cubierta-gallegos023333333333333333333331 ¿Es posible conocer al gallego?

2 El gallego… siempre sorprendente

3. El gallego y las vaquiñas

4 El gallego, la aldea y los rapaces

 

Acerca de manuelguisande

Periodista, escritor, conferenciante y desarrollador de proyectos creativos
Esta entrada fue publicada en galicia, gallegos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a 3. El gallego y las vaquiñas

  1. Mary Míguez Barral dijo:

    Sublime…el relato de las vacas y gente de nuestra querida gente del rural, me apasiona estas historias de lo rural. Un carro de grazas.

    • Gracias, pues seguiré publicando, aunque espero que no sean casi lo setenta que tiene el libro. Gracias por tu comentario, que anima, y todos necesitamos un empujoncito. Esto que está pasando es dramático. Un beso, cuídate

  2. Pilar Barreiro dijo:

    Queda bastante ridículo escrito en castelán.
    Cres que che van ler mais os de Soria ou os de Calatayud que os de Galicia ??

  3. Sibila pironti di campagna dijo:

    Me gustaría que Ud que escribe bien,comentara la recomendación del Papa de respetar el Shabbat,por ciero ha sido censurado el vídeo de la entrevista,porque quizá se ha dado cuenta de que Yeshua no nació en Calatayud,que era judio

Responder a Sibila pironti di campagna Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s