Eso de estar de rodríguez, como yo

Lío este de saber cuanto aceite hay que echar, si fuera el del coche….

Estos días estoy de rodríguez, que para mi mujer, como es de Estados Unidos, de la tribu siux, será estar de Mackein o más bien de Gerónimo, supongo, que en esto no me meto, no vaya a ser que se líen las cosas y me corte la cabellera, que se empieza por un no sé qué que no te entendí y lo terminas entendiendo todo, pero de esa manera, ya sabes.

El caso es que cuando te quedas de rodríguez descubres muchas cosas; como, por ejemplo, que la casa, pues oye, es bastante grande y que en el salón… si lo aprovechas un poco, como en la gimnasia, en la modalidad de suelo, si te empatas, das unas volteretas por el aire y en medio del vacío saludas con una mano o con las dos y caes con un picado carpado… impresionante.

Eso sí, algo hay que quitar, como quinientas fotos de mis suegros que las veo tantas veces que alguna vez hasta les hablo y, para mí que lo saben, llaman tantas veces que en vez de estar en Cleveland, me da que viven en el piso de abajo, pero yo no digo nada, prefiero pensar que están a 8.000 kilómetros y hasta me parece cerca. Cosas mías

Además, esto de estar de rodríguez tiene su cosa. Yo ayer confirmé lo que hace mucho tiempo venía sospechando, que dándole al interruptor que hay en la pared se apaga la luz, esa que los niños por lo visto no saben cómo hacer. ¿Y cómo sé que es así? ¿por qué estoy tan seguro? Pues porque fui adonde está la clavija y para cerciorarme le di para un lado, la encendí, le di para el otro, se apagó y, cuando ya iba por la comprobación 4.789… no me quedó la menor duda, en efecto, se puede apagar, no falla.

Pero esto me llevó a una duda: ¿A ver si es que los niños no tienen dedos para darle a la manecilla esa? y así mentalmente me acordé que cuando chatean con el móvil… para mí que lo hacen con los dedamen, con la lengua fijo que no. ¡¡¡ Dios !!!, qué dudas te entra cuando estás solo.

Sin embargo, a mí lo que más me sorprende en esto de quedarse de rodríguez es cuando te llama tu mujer por teléfono para decirte que en la nevera ha dejado comida. Yo le dije que gracias, que es maravillosa, que no hacía falta que…. frases que me salen ya sin pensar, obviamente.

Pero si te soy sincero, fue oír eso de dónde estaban las viandas que, la verdad, estuve por puntualizar y darle más que las gracias por haberlas dejado en el frigo y no en un platillo en el suelo junto a otro con agua, ya que hay instantes, así como flashes, que dudo si estoy de rodríguez o de Wolffie. ¿Que quién es Wolffie?, mi perro.

————

                                                        Mi último libro ¿Cómo somos los gallegos?, depende,
lo puedes adquirir en:

Arenas, Couceiro, Avir, Lume, Cascanueces, Inoa y Sisarga (A CORUÑA); Biblos (BETANZOS); Follas Novas, Ler y Gallaecia (SANTIAGO); Trama y La Voz de la Verdad (LUGO); Central librera (FERROL); Librouro (VIGO), Cronopios y Metáfora (PONTEVEDRA); Porta da Vila (VIVEIRO). Próximamente en Ourense, Sanxenxo, Cangas, y Foz.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Eso de estar de rodríguez, como yo

  1. Antón. dijo:

    Rodríguez: apellido casero., Por tanto, de casa (y no de vivac, precísamente). Se vive bien unos días. Haz como si no lo estuviese viviendo y opta por estar de Guisande (de guiso). Espero que el regreso de “la” sioux no tarde. Y disfruta, arapahoe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s