Rufián, la voz de un país harto y desesperado

Realmente me agrada escuchar a este joven político que se llama Gabriel Rufián; de verdad que es un placer escucharlo por lo que dice y como lo dice, de quien ha vivido más en la calle que en los despachos, aunque cometa algún exceso.

No entro en su ideología, y no porque esté a favor o en contra, sino que como dije en otro artículo, los periodistas, o los que nos atrevemos a opinar, somos muy escépticos, muy descreídos, demasiado.

Pero quizás porque soy mitad castellano, por parte de padre, y gallego, por parte de madre, me gusta, en lo que concierne al pater, decir lo que lo que piensas; porque cuando dices lo que piensas no engañas, mientras que cuando callas nunca se sabe cómo eres. Dicho de otra forma, dame un loco que hable, que sé quién es, pero no un loco callado, que puede ser cualquiera. Un peligro.

Y me gusta Gabriel Rufián porque escribas lo que escribas, a esta gentuza de la vieja y no tan vieja guardia PP-PSOE les entra por un oído y les sale por otro o no lo leen, pero a Gabriel Rufián, cuando en el Congreso de lo Diputados sube a la tribuna de oradores, quieran o no tienen que estar frente a él y no les queda más remedio que oírlo, aunque cometa, como digo, algún exceso.

Y me gusta Gabriel Rufián (repito que no entro en su ideología) porque en el fondo, a quien sea de esa vieja guardia le dice a la cara lo que muchos españoles cabreados y hastiados desearíamos decir si tuviéramos enfrente a tanto pseudodemócrata de los bemoles, inútiles manifiestamente declarados, e incompetentes totales, como ese gallego que es auxiliar de jardinería y ahora ocupa un alto cargo en una empresa pública cobrando un pastón.

Y como este curioso elemento galaico hay muchos, y espero, si un día llegamos a tener una auténtica democracia con gente capacitada, que salgan a la luz tanto inútil infiltrado y que también un día haya más Gabrieles Rufianes que los denuncien para que sean investigados porque este joven político, Gabriel Rufián, solamente de Rufián tiene el apellido, los otros, los de la vieja guardia y no tan vieja, su forma de ser, de actuar, y así no va.

……

Otro artículos relacionados:

Pánico de la vieja guardia del PP y PSOE ante un posible cambio de Gobierno

¿Desde cuándo reírse de una dictadura es terrorismo?

Jueces a los que se les va la olla, caso Cassandra

Anuncios
Esta entrada fue publicada en politica y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s