Logré otra hazaña: la manzana y la pegatina

manzana

Yo sé que causo envidia, lo sé, y mucha ¿por qué?, por mis hazañas, por mis proezas, por mis gestas; y ayer logré otra que un día será reconocida y que me llevará al Olimpo de los dioses. Mira, así, a bote pronto, si extenderme porque son muchas mis heroicidades, he conseguido entre otras, las siguientes:

Pelar un huevo cocido con cuchillo y tenedor, que se requiere una destreza fuera de lo normal; superar a Félix Baumgartner, que se tiró desde una altura de 39.045 metros, lo que es incomparable con lo mío, que fue escribir un artículo sin respirar, sin oxígeno y sin sherpas, para lo que precisé varios años de agotador entrenamiento; en vez de arrancar la lechuga, la cebolla y el tomate de la huerta para llevarlos a la mesa… ir con el vinagre, el aceite y la sal a la zona verde y tomar allí in situ una ensalada, y por último la que denominé «placer total», que lo puedes ver en este enlace. Impresionante estas hombradas se miren por dónde se miren.

Bueno, pues a esta lista hay que añadir una más. ¿Cuál?. Te explico. Estaba ayer en casa cuando cojo una manzana, le doy un bocado y justo en milésimas de segundo entre que abro la boca y le hinco el diente me percato que en el medio estaba una pegatina de que ponía «Marlene».

Lo lógico sería sacar la manzana, con la uña rascar así un poquito la pegata hasta hacer una bolita y tirarla. Esto sería lo normal, lo que haría media España y tres  cuartas partes de los que habitan en Singapur  y Kazajistán, porque hay una parte del personal que se la come con adhesivo y todo, pero yo no, yo estoy hecho de otra pasta. ¿Por qué? Porque soy un héroe.

Primer y segundo intento

Así que pensé como quitarla pero no de esa forma tan vulgar como es con la uña. Primero creí que poniendo la manzana pegada a la cuenca del ojo, aprisionando fuerte y luego retirarla rápidamente se podía crear un vacío y que la «Marlene» saldría disparada como las chapas de las cervezas…¡¡plas!! y problema resuelto.

Pero no, no encajaba la manzana en el ojo, por lo que entonces pensé que poniendo la pegatina cerca de las pestañas, y moviendo estas a más velocidad que las alas de un colibrí, se podría producir un efecto huracán y entonces volaría la pegata; pero tampoco, calculé que para ellos tenía que moverlas a una velocidad que estimé entre 1.000 y 1.500 pestañeos por segundo. Un imposible.

Tercer intento

Yo sé que otro, tú, por ejemplo, te rendirías; pero yo no, yo… jamás, antes cortarme las venas excepto con las cuchillas de los chinos, que también es otro imposible. Opté entonces por otra solución: retirarla con los dientes, pasarlos por el borde de la pegata y sacarla, pero el borde era tan delgadito… que aquello realmente era una quimera, por lo que pensé que a lo mejor con la lengua podía levantarla e incluso a base de lambetadas desgastarla y que se deshiciera. Tampoco.

Y entonces…

He de reconocer que a estas alturas estuve por retirarme, pero una voz interior me decía a gritos: «¡¡ Guisandeeeeee, tú puedes, tú puedes !! ¡¡ yes we can !!, ¡¡yes we can !!». Me puse en modo pensamiento global y justo ahí, con lo de «global», encontré la solución: el calor, ahí estaba la clave, el calor… ¡¡ el calentamiento global !! Era era la solución.

Con las ideas claras, de nuevo metí la manzana con la pegatina en la boca y como cuando quieres echar vaho, me puse a calentarla para que reblandeciera y, de vez en cuando pasarle la lengua para ver si se movía. Cinco minutos… nada, diez… nada, pero a los quince… pues que se movía, y a los veinte podía deslizar a «Marlene» como si la tía fuera de viaje.

Os lo juro que cuando al final retiré el adhesivo… aquello fue un momento increíble; un éxtasis…, un placer…, un «soy la de dios», un genio, un… es que ni os lo imagináis ¿por qué?, pues por eso, porque no sois de los elegidos, no sois lo que soy yo: un héroe.

————————————————————————————

Mi último libro: Tonterías escritas en momentos de estupidez 

Lo podéis encargar en editorialmarazul@yahoo.com, (10 €),  o encontrar en las siguientes librerías gallegas por orden alfabético.

A Coruña Arenas. 981 22 24 42 / Betanzos. Biblos. 981771 816 Ferrol Central librería. 981 35 09 56 / Lalín.  Alvarellos. 986 78 00 66 / Lugo, Biblos. 982 22 42 01 / Monforte de Lemos.  Agrasar.    982 40 45 42 / O Barco de Valdeorras. Librería Murciego. 988 32 17 57 / Ourense. Tanco. 988 232 331 / Pontevedra. Cronopios. 986 10 34 44 / Ribeira.  Mirás.  981 87 12 14 / Santiago. Follas Novas. 981 59 44 06 / Vigo. Librouro. 986 22 63 17 /  Vilagarcia de Arousa Librería Vidal. 986 50 61 77 / Viveiro.  Porta da Vila.  982 551 274 /

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en hazañas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Logré otra hazaña: la manzana y la pegatina

  1. René dijo:

    Hola Manuel, lo de que eres un heroe mitológico, un ser divino y superior, el más grande entre los Gigantes, no era ya ningún secreto y de todos tus amigos ya sobradamente conocido en el lugar, pero es que ahora ya no solo te metes en trabajos hercúleos que cumples sobradamente, es que además te metes en unas complicaciones históricas inconmensurables, una MANZANA con el peligro que tienen, solo con pronunciar su nombre uno se ve arrojado a las serpientes mientras intentas bajar desesperadamente de un árbol que no sabes que demonios hace plantado ahí en medio de no se sabe donde y tú en pelotas buscando una parra.
    Ya es la cosa complicada para que además metas en medio de la historia a la famosa Marlene, si si a la Lilí que le dicen “mi dulce miel eres tú” “se que me esperas siempre fiel” y tú dandole calorcito y pasandole la lengua.
    Mira Manuel que estas historias eróticas se te dan bien, pero que no lo lea tu mujer hombre que luego para explicárselo va a ser peor.
    Un saludo.

    • Hola René: Gracias gracias y mil gracias; es muy duro ser héroe, rozar, si se me permite, la divinidad y que solo unos elegidos, como también los eres tú, puedan comprender estas gestas que sé que con el tiempo será reconocidas. Y si, lo reconozco, fue leer Marlene y mi lengua… pero dejémoslo ahí, que esto lo pueden leer Trumpo y a saber qué puede pasar. Un fuerte abrazo buen amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s