Una ciudad indestructible, eso creo

 Esto de la desaparición de los pueblos pues es como lo de los dinosaurios, de repente, por una causa ajena a tu voluntad, se monta una liada de no te mees en la estratosfera… y a tomar viento el diplodocus, el tiranosaurio rex, el braquiosaurio, toda su parentela y algún afectado por un ERE.

Y eso puede ocurrir en muchas ciudades del mundo, desde Siberia hasta Burkina Faso, menos en Ferrol; en Ferrol, no; en Girona… sí; en Guadalajara… también; en Johannesburgo… tal vez, pero en Ferrol… imposible.

Un pueblo puede desaparecer por muchas razones. Por ejemplo: una villa de Castilla, de doscientos habitantes, pues va a uno, le toca un viaje a Galicia en uno de esos sorteos de rasca y gana… viene a esta esquina verde, descubre que con una barquita, una red y paciencia puedes pescar y comer… pues llega al pueblo, les explica que eso de partirse el lomo con una azada para tres girasoles no es plan, y ¡hala!,  todos a Galicia. Cogen de enseres, los meten en los coches, en carromatos o colgados de la chepa y allí ni no que ni dios. Conclusión, pueblo desparecido.

Otra causa… pues el frío. Empiezan a bajar las temperaturas de diecisiete a diez grados y caen incluso de vez en cuando unos copitos de nieve… pues la gente se lo toma en plan «mira qué curioso» o «hacía tiempo que…». Que bajan a menos tres grados… pues ya empieza el personal a tiritar de frío y con conversaciones de «y sí…», «a lo mejor…».

Pues justo eso de a lo mejor, no, más bien a lo peor, porque pasada una semana llega el tinglado a menos veinte, unos días después a menos treinta, se quedan allí pajaritos y solo valen para trocearlos y hacer cubitos para gin-tónics. Ni rastro de vida.

Y lo mismo puede pasar lo contrario, que de diecisiete grados se pase a veinticinco  y la gente, que se ponía un jersey a medianoche, pues salga en manga corta; que luego se llega a los treinta… pues a tomar aguas y refrescos a lo bestia, que llega a los cuarenta… entonces ya hay tiros por un botellín y, una semana después, ni con protección 18.500 queda allí un ser vivo considerado como tal.

Pues todo esto y más, pero muchos más, incluso maremotos, terremotos e invasión de alienígenas podrían llevarse por delante Ferrol; imposible,  nunca, porque un pueblo, una ciudad que empieza por FE, no hay dios que acabe con ella. Eso creo.
…..

Si quieres comprar mi último libro Relatos de absurdo contenido (11.99) o descargarlo (7,99) (pincha aquí) y también en las siguientes librerías: A Coruña Arenas 981 22 24 42 / Lugo, Biblos 982 22 42 01 / Ourense Tanco 988 232 331 / Pontevedra, Cronopios 986 10 34 44 / Vigo, Librouro 986 22 63 17 / Santiago, Follas Novas 981 59 44 06 / Ferrol, Central librería 981 35 09 56 / Betanzos. Biblos 981771 816

Esta entrada fue publicada en Comunicación, misterios y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una ciudad indestructible, eso creo

  1. René dijo:

    Hola Manuel, si ya lo dice la canción, hay un gallego en la luna y ha venido del Ferrol, hay pueblos y gentes indestructibles que no solo no van a desaparecer, es que van conquistando nuevos territorios para Galicia, que estamos en todo el mundo y parte del extranjero.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s