Me encantaría llevar una doble vida, pero…

Pues sí, para qué te voy a engañar, a mí me encantaría llevar una doble vida; pero no es fácil porque en mi caso no puede ser en cualquier sitio. Las únicas ciudades en las que podría serían Madrid y Barcelona; pero yo, acostumbrado a ver el mar, a ver las gaviotiñas aquí en Galicia, y esa mirada tierna/ternera de as vaquiñas en la aldea… qué quieres que te diga, complicado el asunto este porque además, esas urbes son muy grandes, muy incómodas, con mucha gente, con… bo, otra frustración. Apunta Pepe, que una más…

Si yo pudiera superar este trauma de despegarme del Atlántico y viviera en Madrid o Barcelona… pues eso de llevar una doble vida sería más sencillo, sería como vivir en dos dimensiones y entonces tendría dos mujeres y ellas lo aceptarían, ni se mosquearían: Tendría una con la que viviría en superficie, y otra, bajo tierra, en el metro.

Con la de superficie pues haría lo que hacemos todos: saldría a dar una vuelta, a tomar algo, a alguna fiesta, ver unos escaparates, llevar bolsas hasta que te duelan la cervicales… vamos lo que conlleva esto de ser marido; y con la de intramundo, con la del agujero, con la soterrada, sería lógicamente una relación un tanto más profunda, tipo mina, más interna, más filosófica.

Es más, parte de la relación (y eso para mi es vital, que soy muy friolero) iría en función del parte meteorológico. Que hace mal tiempo… pues con la del metro; que es un día soleado… con la de superficie; llueve dos días… pues dos días en el metro; una semana, pues una semana; que un mes… hombre un mes con la del subterráneo no.

Si es un mes tendría que subir para ver como está la de a nivel con barreras (que igual la han atropellado y van con muletas), para saber si está viva o busco otra, pero no por egoísmo eso de liarme con otra y dejar a la difunta… que al entierro iría aunque cayeran chuzos y tuviera que estar por lógica con la del metro.

Que… que soy egoísta… oye, que he dicho subir a ver si la de superficie esta viva, no a matarla, o voy  a tener yo la culpa ahora que la de la planicie se quede fiambre… también es que os ponéis… Y además, y si no lo encuentro porque ha encontrado a otro y está en el metro…

@manuelguisande

Esta entrada fue publicada en amor, articulo, Comunicación, mujeres y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Me encantaría llevar una doble vida, pero…

  1. Antón dijo:

    ¿Y de qué tribus serían las mujeres de tu doble personalidad: sioux y comanches?. Una u otra tribu admiten -admitían- la poligamia; pero no creo que sea el caso. Yo, de ti, iría a vivir a África, donde es más fácil el intramundo y las planicies y menos probable la bronca y el baile de la lluvia.

  2. René dijo:

    Yo de Coruña a Mallorca, del mar a la playa y tiro por que me saco la toalla

  3. Muy bueno, Manuel. A mí en cambio me gustaría tener una doble vida pero cambiando el tiempo; pasar de la infancia a la madurez cuando me diera la gana, claro está que a la infancia me llevaría picardias de la vida adulta. Me lo iba a pasar cañón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s