¿Sabes por qué la gente de la costa es más abierta que la del interior?

Estos días precatástrofe natural en los que Protección Civil te dicen que no te acerques al mar y al día siguiente te bañas, estaba pensando en eso que siempre dicen que la gente de la costa es mucho más abierta que la del interior, entendiendo por interior la franja cercana al mar, no el centro de España.

Y estoy de acuerdo en la esencia, que es más abierta, pero no en los argumentos que se esgrimen y que siempre son los mismos: Que si el turismo… que si los trasatlánticos que arriban con gente de fuera.. que si la costa atrae a personas de otros hemisferios que se instala y se queda a vivir y sus costumbres influyen…

Y la verdad es que no estoy de acuerdo porque… qué pasa, que cuando el turista se va la gente se calla… o si antes hablabas cuatro palabras ahora, por la influencia extranjera, añade tres o cuatro más a tu vocabulario… es que acaso un inglés te dice good morning  (buenos días) y ya se te abre la mente… ¿Y los barcos?, que se supone que se refieren (hablando de Galicia) a los que no encallan, con lo cual es que tampoco lleguen muchos, ¿es que una estancia de uno o dos días puede incidir tanto?. Pues no.

Yo creo que la gente que vive en la costa, especialmente los marineros, es abierta por otra cosa muy distinta y por algo muy elemental: La necesidad. Yo me imagino a un marinero hablando con otro por eso, por necesidad, preguntando si el tiempo esta bien o mal para salir a pescar, si cree que ese tipo de red es mejor que la otra, que si el anzuelo de cuatro pinchos es peor que el de tres pero mejor que el de siete, que si tal pescado pica mejor con ese cebo que con el otro, que si aquella o esta zona se da mejor el calamar, que si en este sitio hay tal o cual profundidad, que… y ya no te cuento en la lonja, hablando con todo Dios en plan «¡¡¡compre señora compreeeeeeee!!!!»

Y luego, como somos como somos, «vente pa casa Pepe, que tomamos algo, que hoy no salimos nin cheos de juiski». Y Pepe que va a la casa del vecino, y Pepe que conoce a los niños, y Pepe que habla con la mujer, y Pepe que le echa el ojo a la concuñada, y Pepe que tiene una labia que no veas, y tintorro arriba tintorro abajo… tortilla de patata que se hace a gritos con un «quédate ¡¡¡ooooohhh!!!»… chorizo y queso que misteriosamente aparecen en la mesa y dale Macarena al Asunto & Pepe que son las tres de la mañana y no salimos hasta julio…

Pero en el campo, en el interior… donde no sucede nada, donde todo es tranquilidad, sosiego, calma y paz… tú te imaginas que en ese ambiente a ralentí que alguien, tras pastar una vaca durante horas y horas, pueda iniciar una conversación con otro empezando con un: «Oiga, perdone, ¿qué tal comió hoy su vaca?» Yo, sinceramente… creo que no.

Twitter @manuelguisande

Esta entrada fue publicada en articulo, Comunicación, extranjera, Geografía, vecinos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Sabes por qué la gente de la costa es más abierta que la del interior?

  1. Librodependiente dijo:

    Moi bon Jisande, pero desminto as túas creencias., desde que entraron en competencia os holandeses coa vaca do país…..que si da más leite, que si non , que si hay que protexer o autóctono, que queres comprar a vaca por menos do que vale…..buf, si no interior, está comprimida toda a pura sabedoría da natureza o demais interferencias. Saudiños

    • Hola Librodependiente: La sabiduría más pura sin influencias… es posible que sí; pero en lo que es el carácter, más abierto… yo creo que en la costas por todas la razones que te comento😉😉

  2. Gabriel dijo:

    Antropológicamente hablando lo que escribes tiene sus visos, siempre bien vestidos por tu estilo periodístico.
    El caso es que me ha recordado algo que me llamó la atención en su día. Estando con dos personas foráneas, hablábamos de una ciudad costera gallega, cuyo nombre no diré por si se hieren sensibilidades, y mi sorpresa fue cuando ambos contertulios coincidieron en señalar que su gente era o tenía un espíritu un tanto pirata, en el sentido de sacarte por detrás mientras te abordan por delante. Al pedirles en qué se basaban, sin haberse puesto de acuerdo antes ni hablar del tema previamente, ambos vinieron a señalar y a coincidir, con sus más y menos, en que ello derivaba de una lógica histórica, al ser atacados, saqueados, comercializado y, en definitiva, al ser un lugar (puerto) por el que han pasado muchas cosas, lo que -según ellos- habría ido conformando esa forma de ser. La verdad es que no tenía argumentos para rebatirles tal exposición, máxime teniendo en cuenta que en esos momentos lo habría hecho desde el punto de vista de defensa chauvinista de la cuestión, que no venía al caso.
    Cuento esto porque a lo mejor también aporta algo a la hora de explicar esos tópicos de los que hablas en tu artículo, sobre el pretendido carácter más abierto de la gente de la costa.

    • Hola Gabriel: Pues mira, es un punto más sobre esta cuestión, que tiene también su sentido, porque en el puerto hay muchas cosas que roba, pero en el campo… como no te lleves la vaca, es que no veo otra cosa😉 Un abrazo fuerte, que te conozco😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s