Escribir cuentos… lo más penoso

Esto de escribir cuento infantiles, en mi caso los de Rodribico, es un poco penoso; bueno, un poco penoso no, muy pero que muy penoso. Tú escribes un libro sobre…  que te diría yo, recetas de cocina, por ejemplo, pues llega el tío o la tía a casa con el volumen, enciende los fogones y ¡¡hala!!, a pasar el tiempo haciendo platos y platos, y luego feliz a degustarlos. Genial.

Que lo que escribes es una novela de aventuras… pues el lector que se mete en el asunto, que se transforma, y a medianoche que se levanta, que coge un cuchillo (porque el tipo está empatado creyendo que está en el Amazonas) y mira por la casa a ver si hay una víbora escondida hasta que Aurora, su mujer,  le dice: «¡¡¡Manoloooooo, vente pacamaaaaa, pacamaaaaaaa !!!». Y Manolo que reacciona, se va para la piltra y sigue soñando con el Amazonas y con la oxyuranus microlepidotus; o sea, la víbora. Maravilloso.

Pero tú escribes cuentos infantiles…  ¿y cuál crees que es el mayor éxito de un cuento?. Que el chaval imagine…  no;  que aprenda formas y colores… no; como es un león o una pantera…  no; que ponga los ojos como platos mientras lo lee o se lo leen…  tampoco, justo todo lo contrario, que se duerma.

Vamos a ver, ¡¡¡¡por Dioooossssssss!!!!. Tú crees que alguien es feliz escribiendo para que otro se duerma… ¡¡¡qué vas ser hombre, qué vas a ser!!!. Tú piensas en lo que le gusta al niño, te estrujas las neuronas, descerebras,  medio enloqueces, trastornas, escribes ¿y qué hace el chaval?, se duerme.

¿Y eso no es triste?, ¿no es penoso?. Pues mucho mucho no, porque eso no es lo peor, sino que lo peor es cuando te encuentras al padre de la criatura y con una sonrisa y dándote una palmadita te suelta: «Tus cuentos son geniales, es comenzar a leérselos… oye, y el chaval se duerme como un lirón, pero como un lirón lirón».

Y claro, porque eres educados y tienes temple; pero cuando oyes esto del progenitor, te da ganas de decirle: «Y tú, tú por lo que me comentas, cuentos no necesitas verdad… porque despierto, lo que se dice despierto despierto… mucho ya no eres ¿no?». Tela, esto de la literatura infantil.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulo, Comunicación, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Escribir cuentos… lo más penoso

  1. Montse García dijo:

    Jajajaja!! Pues ahora que lo dices… Nunca lo había pensado pero tienes toda la razón. Un poco deprimente debe ser.

  2. Realmente, es ya tradición eso de que los cuentos sean para dormir. Míralo por el lado bueno: por lo menos se los leen, es decir, los conocen. Por eso y nada más que por eso ¡enhorabuena! 😉

  3. Librodependiente dijo:

    Saludos. Guisande si con tus libros se duermen, alégrate, porque tengo entendido que es ardua tarea , (lo de dormir a la menudencia)….. de ahí el éxito, pero también depende de como se cuente, la voz, el tono, etc..si eres muy teatrero se escarallan a la risa y no hay manera, hay que estar afinao….., si no es así, son como el transilium pero ecológico, …joer.

    • Hola Librodependiente: Los cuentos que escribo también están pensados para los padres, pues los hicimos para que leyéndolos solo tardaras 15 minutos, porque los padres también venimos cansados del trabajo; pero si quieres entretenerte… con las ilustraciones…te pueden dar años. Un saludo

  4. Hombre. Acaba de inaugurar un nuevo género de victimismo. El autor frustrado por la baja categoría de sus lectores. En mi experiencia y la tengo en ambos lados, los únicos cuentos que duermen a los niños, son los aburridos, y desde luego lo peor que se puede hacer, es obligar a alguien a leer o escuchar algo que le aburre, pues sólo adquieren pericia en el aburrimiento.
    Tal vez debería revisar sus temas o su manera de exponerlos, incluso quizá debiera aceptar que no ha nacido para la literatura infantil.
    Atentamente-

    • Hola Pepa: 😉 ay ay… no es eso, que se venden muy bien y por eso habrán ganaddo el premio de la Asociación de Editores gallegos y traducidos al galleo y al portugués. Es una cuestión distintas, pero revisaremos revisaremos 😉 😉 Un saludo y gracias por tu comentario.

  5. Agradezco su rápida respuesta y ruego me disculpe si no he sabido interpretarle. Y por supuesto le felicito por sus premios y la importante difusión de su obra.
    Saludos

  6. René dijo:

    Hola Manuel, que más de uno si se entera que con tus libros el niño se duerme, te puede poner un altar junto a Morfeo.
    Pero para mí, no hay nada como ver la cara sonriente de un niño cuando se duerme, pensando en las aventuras que puede soñar junto al héroe de su cuento favorito.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s