Lo que pasa cuando llevas a una sioux a los toros

Ahora entiendo porqué era «la quinta de abono»: porque fuimos al tendido 5 y porque lo de la sioux en los toros es como para darle de comer aparte. El asunto es que mi mujer (que muchas veces he dicho que es india americana de la tribu sioux, y que me casé con ella porque se confundió de casa; sí, de casa) nunca había ido a los toros y quería vivir esa experiencia para contarlo; pero sinceramente, dudo que llegue hacerlo algún día, lleva ya casi 72 horas como traumatizada y mi frase es: «Como te portes mal, te llevo a los toros… ».

El caso es que como estábamos cerca de Palencia y eran las fiestas de San Antolín (1 de septiembre), fuimos a una corrida rejones. Entramos, nos sentamos, sale el primer toro, le ponen unas banderillas, otra, otra y otra, y me dice la sioux: «Se le ve triste al toro», a lo que le digo, «no te preocupes, le queda de tristeza un minuto». Y en efecto, al minuto cayó el toro a plomo como un saco, y cuando voy a decirle «¿ves?», lo que veo es a la sioux con las manos en la cara, sollozando y diciendo entre balbuceos «esque esque los ani aninimales tienen vida y y… » Y… sinceramente, desconecté porque si empezamos así con el primero y aún quedan cinco de esta animalada…

El señor del cartel

Y tras decirle que si quería nos íbamos… sale un tipo con un cartel en el que figuraba la ganadería y lo que pesaba el toro, momento en que me dice: «¿Y la chica?», y la miro y le digo extrañado «¿qué chica?», «pues como la del boxin… ». Es decir; que para la sioux tendría que salir una tía en bikini o ligera de ropa, llevar un letrerito entre las manos y anunciar el siguiente astado contorneando su cuerpo. Pues no, otro toro, otras banderillas, otro morlaco muerto, otro medio llanto y de repente oigo: «¡¡¡Que bonitas!!!», a lo que sorprendido digo en medio de aquella masacre «¿bonitas qué…?», y me dice que las botas que lleva el rejoneador Hermoso de Mendoza, que a mí como si me dice que es Messi o Ronaldo, ni idea.

El vecino de al lado

Y entre el boxin, la tristeza del toro, las botas de Mendoza y el llanto… pues el que estaba a nuestro lado nos dice: «Ustedes de aquí no son ¿verdad?», a lo que pensé, «mira, mejor no te lo explico, que aún quedan 4 toros y a saber cómo acaba esto; pero del planeta Tierra sí». ¿Qué como acaba esto, he dicho acabar? Joé acabar… cuando le digo a la sioux que al toro le han cortado las dos orejas y que Hermoso de Mendoza ya ha tirado de regalo una al público… te lo juro que no sé como era lo del imperio romano, los gladiadores, los leones y los cristianos, pero puso una cara de espanto… una cara…

Una rejoneadora por lo suelos

Y así pasa un toro, otro, otro; la sioux que es incapaz de ver como los arrastran muertos, que se tapa la cara con el abanico, que me pregunta si «ya se fue», y entonces… ¡¡¡toma toros!!!!. Uno que sale, que no tiene casta ni bravura («no se le ve animado», según la sioux) al personal que no le gusta y se monta un cirio… pero un cirio… botes de plástico al ruedo, latas de refresco, almohadillas, bolsas… y en medio de una bronca que no veas, la sioux que me pregunta «que qué dicen…». Y explícale tú, explícale, concrétale, detállale tú lo que dicen a gritos 5.000 tíos cuando estos Usas son tan milimétricos, tan exactitos y justiños en todo que son capaces de encajar en la estratosfera dos aparatitos para ir a Marte… ¿que qué dicen?, si preguntara lo que no dicen…

Y como el presidente no cambia al toro, la rejoneadora Noelia Mota que se acerca más y más al bicho y a tomar viento la Noelia… que la Noelia se cae, que el toro la embiste, la sioux que grita, y yo que pierdo la cuenta de cuantos viseras y hay en la plaza que empiezan por Talleres…

Total, que salimos de la plaza y ya por comentar algo le digo «¿qué?». Y un silencio, oye, un silencio de la sioux que aquello de fiesta de San Antolín, o sea de fiesta, nada. Y medio traspuesta dice: «vamos a tomar algo.. ». Y joé, que si tomó; se arreó dos copazos vino blanco porque la pobre estaba que temblaba.

Y mientras entraba en calor… pues yo pensando: «Dios como se le ocurra al padre de la sioux, que es de la tribu chockaw, leer esto y sepa adonde llevo yo a su hija, que cambio de nombre y en vez de Guisande digo que soy Gran Gacela del Viento y no me vuelven a ver en años, pero en años años».

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Educación, USA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Lo que pasa cuando llevas a una sioux a los toros

  1. Carmen dijo:

    Jajajajaj. Me hubiese encantado ver la cara de la sioux en cada momento, aunque me la puedo imaginar porque yo cuando fui a una corrida hace unos años me pasó un poco lo mismo.

  2. sylvia amiguet martinez dijo:

    Presiento ,que somos muchas las que lo vivimos a si . Particularmente, siento más el dolor del toro ,que el riesgo del torero . jaja.

  3. jose angel mendez dijo:

    Si en las corridas de cinco toros los toros ganaran dos o tres seria divertido pero de cien mil una no vale la pena esas fiestesitas para la proxima lleva a tu sra a ver la opera siempre termina con una gorda muerta pero siempre se levanta para una segunda funsion saludos manuel la vida es bella incluso la de los toros.

  4. Teresa Martínez Carpente dijo:

    Bueno Manuel siempre queda el consuelo del chorizo Revilla…que en medio de un pan sabe de maravilla,….y no me fiaría mucho de tanto desconsuelo, sabiendo como somos las mujeres…reza para que no cogiera ideas , y acabes sin orejas cuando quiera hacer un brindis significativo., no te olvides que en el fondo…tienen la mágica fórmula de reducir cabezas, y la tuya la necesitamos, mejor de hubiera sido visitar monumentos, y aportarles algo de arquitectura a los indios. Un saludo y buen regreso.

    • Hola Teresa: No había caido yo en eso de las orejas…. con decirte que me las acabo de tocar por si ya no las tuviera… aunque no sé ya si las toqué para despedirme de ellas…. joé, me has dejado… Un beso

  5. Beatriz dijo:

    Ay Mr. G ¿Cómo se te ocurre? A ver como te lo explico yo. No erais de allí. Tú de lejos y la Xious de más lejos aún. Y siendo de lejos, ya se sabe, uno no entiende al lugareño ni sus costumbres.
    Y por lo de tu suegro..yo no me preocuparía. La niña está bien y eso un padre lo valora.

  6. René dijo:

    Hola Manuel, que vuelvo de vacaciones (no tuve tiempo de llamarte) y veo que te metes con los toros, siempre metiéndote en fregaos como debe ser…
    A mí no me gusta ese espectáculo de los toros, porque lo considero aburrido y falto de emoción, pero me imagino que los siux nos podrían contar como se cazaban los búfalos, como los perseguían, acosaban, cosían a flechazos durante muchos minutos dándoles una muerte agónica, luego despellejarlos, descuartizarlos, etc… Vamos que eso si me parece más emocionante y además, eso es lo que toda la vida se ha hecho con todos los animales en todo el mundo y no era ni tiene que ser considerado una barbaridad si no un acto cultural que se está perdiendo a pasos agigantados, en favor de criarlos en jaulas minúsculas donde sufren todo su vida hasta que los matamos.
    El espectáculo de los toros repito que me parece muy aburrido, pero si mañana decidimos cerrar esos espectáculos, los ganaderos no tendrán ningún motivo para criarlos y los toros bravos serían una especie en peligro de extinción.
    Un saludo.

  7. Juan j. Rocha carro dijo:

    Muy bueno don Manuel,jajaja, perfectamente explicadas esas sensaciones.
    Una curiosidad, que no frivolidad, pero si es posible me gustaria que nos contaras la reacción de ella parael caso que le cuentes una de vaqueros.
    Un saludo y seguir así de bien.

    • Hola Juan: Vamos a ver: yo de niño jugaba a indios y vaqueros y me cargaba a todos los pieles rojas, pero se me debió escapar alguien y ella esta aquí ahora, por lo cual, aprovecho ahora, personalmente, para rendir homenaje a Nube De Pie por lo listo que fue el pavo; pero ella a los vaqueros no los aguanta porque los echaron de sus tierra. Entonces aparecí yo 😉 el único español que conquistó América, en concreto a una india americana, fumando un cigarrillo y durmiendo la siesta…. acojonante este hecho histórico que no esta bien reflejado en los libros, pero ya se sabe que la Historia es ta muy manipulada. Un abrazo y gracias por tu comentario 😉

  8. jajaja!…está muy bueno Manuel…me queda la duda si la siux es de verdad su esposa?…de lo contrario su imaginación es poderosa…me ha entretenido un montón su relato…muchas gracias!

    • Carmen: Vamos por orden “SU” no mola nada, “TU”, mejor; y sí, todo lo que cuento en el blog es cierto, totalmente verídico. Vivir en nueve sitios, haber viajado muchos y casi dar ganas alquilar una habitación por horas cuando era joven, que me saldría más barato que un piso (para lo que dormía) da mucho de sí 😉 Luego… ya es como uno ve las cosas y yo la vida (con momentos malos ovbiamente) la veo maravillosa en todo, absolutamente en todo. quizás porque me fijo en muchas cosas que hacen volar mi imaginación y me río mucho… será por eso

  9. Emma Glez -siloam dijo:

    jojojo la vas a matar a sustos y ya verás la diplomacia 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s