Manuel Guisande: «El periodismo puro no existe y el menos puro tampoco»

 

Compositor: 

18 Xuño, 2013

El periodismo sufre cambios. Algunos son negativos, pero otros nos permiten realizar una entrevista a kilómetros de distancia con una imagen y sonido que nada tienen que envidiar a la terraza de un café. Con el objetivo de revisar algunos de esos cambios buenos y malos del periodismo, nos reunimos vía Skype con Manuel Guisande, un periodista con una amplia carrera profesional que abarca desde estudiar Derecho hasta escribir un fantástico blog cargado de humor como es Al fondo a la derecha. Enciende su cigarro y comienza la entrevista que os ayudará a saber algo más de él.

Sabemos que estudió Derecho, ¿cómo decidió dedicarse al periodismo?
Yo estudié Derecho por una cuestión familiar. Además, ten en cuenta que en esa época todo el mundo estudiaba o Derecho o Medicina. Me dijeron que hiciera algo  y cuando comprendí que jurídicamente eso de “comiere o comiese” significaba “hambre”, decidí concretar el asunto, y que y mejor que concretar que un periódico… Siempre me gustó mucho saber las cosas y por qué ocurren.

¿Cuál es su balance de su carrera como periodista? ¿Se arrepintió alguna vez de ese cambio de rumbo?
Nunca me arrepentí de ser periodista porque no lo considero una carrera seria, no considero ni que sea serio ni independiente, porque está muy influenciado desde hace quince o veinte años por la política y los agentes económicos que se han dado cuenta de la trascendencia que tienen los medios de comunicación. Entonces el periodismo no es ya independiente de nada, pero es una profesión entretenida. Te da la oportunidad de hacer algo que no hace mucha gente, ver muchas cosas… me parece una profesión muy divertida.

Ha trabajado en diferentes medios de comunicación, tan relevantes como La Voz de Galicia, ocupando diferentes puestos, ¿cuáles son las diferentes funciones que puede tener un periodista en un medio y cuál ha disfrutado más?

El que más se disfruta es el periodismo de calle, porque ese es el auténtico periodismo: tú vas a un sitio, recoges información, la seleccionas y luego la escribes. Yo también estuve coordinando un suplemento de humor, que no es una oportunidad que te den todos los periódicos. Podías escribir chistes o locuras que se te ocurrían.

El periodismo no existe. Lo que existe son batallas políticas que utilizan a los
medios de comunicación para lanzarse dardos. Está todo enfrascado en
el negocio político, económico con que la gente que compra el periódico será
porque le gusta el crucigrama.

Después coordiné suplementos de La Voz y la verdad coordinar es un poco aburrido, lo bonito es escribir. Lo que pasa es que cuando ya llevas muchos años escribiendo acabas un poco harto, porque la información local al final siempre se repite, quiero decir, en verano siempre tienes que entrevistar al tipo del helado y en invierno al de la castaña, entonces después de hacerle diez entrevistas al del helado, pues estás harto. Entonces, después de dedicarle muchos años acabas cansado del periodismo local, pero el periodismo auténtico es el que te permite escribir.

¿Como se viven en un periódico como La Voz de Galicia acontecimientos tan importantes como el delPrestige?
Pues en un periódico grande lo que sí está claro es que tienes más facilidades para tu trabajo, por los medios técnicos y por todas las facilidades que la propia empresa pone a tu disposición. No es lo mismo llamar desde La Voz de Galicia al conselleiro X que llamar desde un periódico pequeño, porque obviamente te van a hacer más caso. Más facilidades hay, pero, por muchas facilidades que te den, si no trabajas, sobre todo en temas de sucesos o temas como fue el del Prestige, esas facilidades no te sirven de nada. Sin interés, aunque te den todos los medios, no consigues nada.

© Manuel Guisande

Repasando su biografía vemos que estudió Derecho, ejerció el periodismo y recientemente se ha reinventado como escritor, humorista y guionista, da la impresión de que es un poco freelance. ¿Cree que esa es la manera correcta de enfocar esta profesión, diversificando los objetivos?
No, yo es que aparte de trabajar en un periódico y de hacer las funciones propias de un periodista, siempre me dediqué a escribir otro tipo de cosas, por ejemplo mi blog Al fondo a la derecha. También escribía mucha poesía y cuando tenía veintitres años dije yo: “¿pero qué hago yo con esta poesía, que me estoy amargando con esto del desamor?” y  le di una patada. Me dije: “si yo siempre me estoy riendo, ¿qué hago escribiendo poesía?” Pero siempre tuve inquietud por hacer cosas, cosas que en principio eran para mí, si luego trascendían e interesaban a otra gente mejor. Yo escribí cinco cuentos, que eran los cuentos que les contaba a mis hijas y fui a una editorial. En una no quisieron, en otra tampoco, y en otra nos contrataron al ilustrador José Tomás y a mi diez libros. También con otro periodista me presenté a un concurso de obras de teatro, lo vimos y dijimos, oye, pues nos vamos a presentar. Siempre hice en paralelo a la profesión de periodista, otro tipo de actividades, como esto del teatro, que aún gané un premio de teatro en A Coruña, pero esto es fue por forma de ser, no por otra cosa.

La opinión general que hay ahora sobre el periodismo es pesimista y usted se mantiene en una postura optimista, ¿qué le hace tomar esa determinación en una época dura como la que está viviendo el periodismo?

Yo creo que hay que ser positivo, primero, porque el futuro nadie lo sabe y segundo, porque la ilusión puede con todo. Si tú tienes ilusión por una cosa, terminas consiguiéndola. Entonces esa teoría de que “el futuro es malo”, en realidad tú no sabes cómo va a ser el futuro, puedes conseguir mil cosas. Por ejemplo ahora, en Estados Unidos, que es la meca de la comunicación, están pidiendo gente para comunicarse con hispanohablantes, hay muchos políticos que tienen interés en eso. Ellos están pidiendo gente para hablar en castellano y si tú eres joven puedes irte, hoy en día los viajes son baratos, no es como antes que ibas y no volvías. Puedes irte allí y contactar con políticos de ayuntamientos, y no solamente enseñarles español, porque también eres comunicador. Tú puedes preguntarle qué mensaje quiere trasladar y tratar de hacerlo lo mejor posible como periodista y como comunicador que eres. Pues eso hace quince años no se solicitaba y ahora se solicita, entonces yo soy optimista. Hay que ser optimista, porque si no no sales de casa.

A mí de joven no me dejaban tener una máquina de escribir en casa y yo escribía en un coche. En verano ponía la máquina de escribir en el capó y la gente pasaba, me miraba y dirían: “este loco ¿qué hace aquí escribiendo a máquina?” y a mí me importaba un bledo, yo quería ser periodista
y estaba feliz haciendo eso.

En cuanto a su faceta como escritor, ha publicado varios libros infantiles, ¿qué le llevó a decantarse por el público infantil? ¿Repetiría la experiencia?
Bueno, yo creo que todos somos niños, lo que pasa es que no lo demostramos, parece que hay algo que nos impide ser niños. En eso los periodistas tenemos una ventaja, porque si tú vas a una reunión formal y sueltas una tontería, contigo no se ríe ni San Pedro. Pero si eres periodista y sueltas una tontería, dicen “este es periodista” y estás perdonado. Yo estoy convencido de que todos somos niños. A mí me regalan un cochecito y soy feliz, me encanta. En mi casa me regalan juguetes por Reyes, me regalaron una cometa, un coche teledirigido… y yo prefiero eso a una corbata o un bolígrafo de no sé qué. La gente sólo se atreve a volver a la infancia pues cuando tienes ochenta años y que digan “mira, el abuelo colecciona barquitos” y al abuelo ya le gustaban antes, sólo que no se atrevía.

El humor siempre ha sido importante para usted ya cuando se dedicaba al periodismo, pero parece que ahora se está enfocando más a su faceta como humorista, ¿a qué se debe este giro?

No me considero humorista, siempre tuve sentido del humor y siempre me reí. A mí con doce años me echaban de clase por reírme. Pero me considero periodista, escritor y nada más. Yo no hago reír, yo me río y pienso: “malo será que, si yo me río, no haya por ahí otro tío que se ría”. Lo bueno de los medios que hay ahora, lo bueno de Internet es que cualquiera puede darse a conocer. Antes, si querías hacer esto tenías que escribir en un medio y para eso tenía que dejarte un director y si quería te quitaba la mitad de tu columna como me pasó a mí, porque… no sé por qué, por misterios X. Y con Internet no es que digas “es que Fulanito es bueno”, puedes mirar las estadísticas y ver cuanta gente entra, los comentarios… y todo se sabe, a quien leen y a quien no.

¿Qué impresión le dieron las aulas de periodismo gallegas?
Pues yo la vi triste y pensé “jo, pero, ¿qué les pasa a estos chavales?”. Pero es normal porque todos los mensajes que les llegan, no sólo del mundo del periodismo, son negativos por el contexto de crisis. La gente va con cara de cartón y así no se puede levantar cabeza. Yo cuando tengo problemas pienso “es un día malo, Guisande” lo que tienes que pensar es: “es un momento malo en esta esquinita, A Coruña, Galicia, pero mira todo el mundo que hay para ti”. Cada día es una aventura en la que te pueden pasar cosas increíbles. Pero si piensas que cada día es una porquería porque puede atropellarte un coche pues entonces no salgas de casa. Yo sólo estuve una hora, pero creo que tenéis una gran preocupación encima por la crisis. Además que parece que la gente que va a hablar con vosotros sólo transmite mensajes negativos. Hay que ser positivo, pero no ser positivo porque sí, sino porque nadie sabe qué nos depara el futuro. No hay que decir que todo va a ser un desastre. Cuando yo empecé esto también era una locura.

Antes hablábamos de lo que Internet supuso para el periodismo. Ahora encontramos vídeos e información en Internet sobre absolutamente todo. También se habla y se debate sobre tendencias como el denominado periodismo ciudadano, ¿crees que la figura del periodista es tan importante como antes en una época en la que toda la información deseada y deseable está a un clic de distancia?
Yo en eso soy positivo. Precisamente por esa abundancia, en Internet te encuentras mucha basura. Por ejemplo, tu buscas en Google una enfermedad y no puedes fiarte y te ponen “escrito por no sé quién de la Universidad de Chicago” y yo no me fío de nada, porque igual son artículos interesados. Lo que sí se va a valorar en Internet pues es “esto lo ha escrito Alberto Pérez” y yo sé que puedo acceder a él, me fío porque sé que existe esa persona. Por lo tanto, cuanto más cosas haya en Internet, más beneficioso va a ser para los periodistas porque la gente no se va a creer lo que diga cualquier impresentable que te aparezca en Google.

¿Es la carrera de Periodismo una buena forma de crear buenos periodistas?
Lo primero sería plantearse si es necesaria ya una Facultad de Periodismo. Yo personalmente pienso que la Facultad de Periodismo sí cumple una labor, pero no tan esencial.

El periodismo más que una profesión es un oficio. Precisamente por la cantidad de aspectos que son ajenos al conocimiento.

Los contactos que tú vas a tener no te los va a dar la carrera, las ideas que puedes tener para un reportaje no te las va a dar una carrera, el estilo que tú tengas al escribir no te lo va a dar una carrera, el ser listillo para sacar información a alguien que no te la quiere dar, tampoco te lo da una carrera. Si yo para ser humorista tengo que pasar por una carrera de humorismo, pues hombre, yo no digo que si existiese no aprenderías nada, pero que sea esencial como para ser de obligación pasar por la Facultad, no. No quiero decir que la Facultad sea inoperante, pero creo que debería de haber otra puerta. Es como bellas artes, seguro que aprendes un montón pero no puedes decir “yo puedo vender cuadros porque he estudiado bellas artes”. Debería haber una segunda vía porque hay gente muy capacitada que tiene muchas ideas, sabe escribir y puede ser periodista.

Claro, es que es precisamente al estudiar la carrera nos preguntamos, ¿realmente es esto lo que necesita un periodista para ejercer?
Tal y como está esto puedes decir, yo para qué hago una carrera, yo para qué pago unas tasas si al final cogen a uno que no tiene nada que ver. Eso requiere un razonamiento previo sobre si se necesitaba la carrera o no se necesitaba. Si podría haber otro tipo de vía, estudiando otra carrera o sin estudiar otra carrera, que haya escrito libros, se le dé a la gente otra opción para que pueda ser comunicador. Es un poco un magma un tanto complicado. Yo pienso que los periodistas no han de pasar por la Facultad de Periodismo. Como era antes. Te contrataba un periódico, si veía que funcionabas, pues funcionabas, si no funcionabas pues fuera. Fueras lo que fueras albañil, electricista o astronauta.

¿Es precisamente por estar tan organizados por lo que nos parece normal que se puedan hacer preguntas a través de una pantalla de plasma?
Yo nunca asistí a ninguna rueda de presa de esas. Una rueda de prensa en la que no hay preguntas. A mí me da igual, yo pregunto. Yo la realizo e igual usted no me responde, pero mi trabajo es ese. Si te refieres únicamente al soporte, seguramente sea así en el futuro, igual que tú me estás haciendo esta entrevista por Skype. Lo único que me importa es que me contesten.

Decías en la conferencia que realizaste en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, que los periodistas de ahora nacíamos sin vocación. Igual es por esa falta de ganas por la que no nos plantamos y decimos, “oye yo tengo mi derecho a hacerle las preguntas que considere oportunas”.
Es un poco complejo. Yo creo que hay gente que estudia periodismo, y lo digo por gente que ha venido de prácticas a La Voz de Galicia, que no tenían ilusión. “Jó, es que trabajo mucho, es que quiero mañana tener el día libre, es que, es que…”. Ponen muchos inconvenientes cuando yo a esas alturas pagaría por que mi firma saliera en La Voz de Galicia. Me sorprendían mucho esos casos de gente que estaba de prácticas y decía “que rollo, es que me aburro”. Y no era porque el periódico fuera aburrido, era porque ellos no tenían vocación.

Hablando del periodista de antes. En algunos aspectos aún permanece esa imagen un tanto romántica del periodista que salía a las tantas de la redacción y detestaba madrugar. ¿Qué diferencia a ese periodismo que conociste al de ahora?
Yo el periodismo desde hace ya unos años lo veo muy en plan funcionario. Quiero decir, que no se buscan mucho las noticias. Todo viene por los gabinetes de prensa. Antes el periodismo era más de calle, y mucho mucho antes, no existía el periodismo de tener que rellenar doce páginas, se rellenaban las que se rellenaban. Ahora estás obligado a rellenar doce páginas, y claro, doce páginas cuatro personas se tienen que pasar todo el día escribiendo. Por lo cual, no pueden salir a la calle a buscar noticias. Es por eso que yo creo que los periódicos están muy organizados, estructurados. Deberían tener pues eso, hoy son diez páginas, mañana nos salen ocho. Con que lo importante sea el contenido, no poner doce páginas y que lo más interesante sea que los grelos subieron diez pesetas, ¿a quién le importa que el grelo subiera diez pesetas? Es mejor no poner nada que poner una tontería.

© Manuel Guisande

El hecho de que los directivos que ocupan los puestos más elevados de un medio de comunicación estén a veces tan alejados del mundo periodístico y que, por tanto,  lo visualicen sólo como una empresa ¿hasta qué punto puede afectar?
Bueno,  hay de todo. Algunos tiene un gran control periodístico y otros no. Pero yo creo que el mayor problema de las empresas no es ese. Lo que yo veo es que, así como en EEUU piensan que lo que es bueno para mí, es bueno para la empresa, aquí es al contrario.Fíjate. Esa mentalidad de equipo, de grupo. Nosotros en ese aspecto estamos muy atrasados. Parece que las ideas solamente tienen que salir de un número determinado de gente que a lo mejor son unos inútiles. Porque pueden valer para muchas cosas, pero no para tener ideas. Además hay dos conceptos que se confunden muy a menudo, es que una cosa es el talento y otra el cargo que ocupas. Una persona puede tener un inmenso talento pero es el que limpia la redacción. Es algo innato. A lo mejor por circunstancias personales o familiares, no pudo llegar esa persona a ocupar altos cargos. Pero sin embargo, si tú le das la oportunidad de demostrar el talento que tiene, pues ese tío te puede resolver muchos problemas. En las empresas aquí es lo que pasa. No se aprovecha el talento de la gente. Hay un grupo que creen que lo saben todo. Y la cosa más curiosa que hacen es que te piden ideas. No es tener ideas, es que tú desarrolles esa idea. Porque si yo te doy una idea, pero tú lo haces a tu manera. Por eso creo que hasta que la gente que dirige una empresa no se dé cuenta de que el mayor potencial son sus trabajadores, y no es solamente preguntarles, sino hacerlos partícipes de la empresa, de la idea, no llegaremos a nada. De no ser así, pues ocurre lo de ahora. La gente no está de acuerdo, hace su trabajo y se va a casa.

Siguiendo un poco la línea de la visión del periodismo de ahora. ¿Qué opinión te merecen las subvenciones a los medios de comunicación?
Yo las apoyo, sin ellas muchos periódicos tendrían que cerrar. Los medios ya están politizados al 90%. Es decir, el periodismo no existe. Lo que existe son batallas políticas que utilizan a los medios de comunicación para lanzarse dardos. La derecha contra la izquierda, la izquierda sobre la derecha. Con lo que nos quedamos con que el periodismo puro no existe, y el menos puro tampoco. Está todo enfrascado en el negocio político, económico con que la gente que compra el periódico será porque le gusta el crucigrama.
Es que el que no se subvencione tampoco va a tener problema, porque al final tú dependes de una publicidad. Yo estuve en el equipo de investigación de La Voz de Galicia y desapareció. ¿Por qué? Porque en cuanto te ponías a averiguar algo, como en todos los diarios, llegabas a una pared en la que estaba el primo de fulanito, sobrinos, nietos y acababas poniendo ocho páginas de publicidad. Entonces lo único que se hacía era la investigación de ETA, ¿por qué no una investigación sobre el narcotráfico? Sobre narcotráfico solo se hacía hasta la información que no importa, caías en una investigación burda. ¿A mí que me importa que detengan a unos tíos en un barco con no sé cuántos quilos de cocaína? A mí lo que me interesa es saber quién paga esa cocaína, a dónde va, y quién maneja el tinglado. E igual en lugar de poner una foto de la policía deteniéndolos, lo que había que poner era la foto de una entidad bancaria, o de una industria. Lo que no me creo yo es que con toneladas y toneladas de cocaína a un tío le encante vivir debajo de una uralita y pasando frío. Pero yo nunca he visto un reportaje de investigación sobre las cuentas del narcotráfico. En lugar de quién paga y quién no paga vemos quién ha sido detenido o a los que han incautado.

Sólo existe periodismo “de verdad” en la ficción entonces. Todo el mundo sabe que es necesario, pero nadie se preocupa por que realmente se lleve a cabo de una forma digna o de interés.
No, interés a esos grupos sí que les da. Pero solo a los grupos políticos. Porque es una gran vía para echar basura contra el otro, y el otro contra el otro y es así como te tienes que enterar. No por el periódico en sí, sino porque al final te preguntas qué está pasando. Pero no porque ellos te aporten voluntariamente el conocimiento, tú llegas a tus conclusiones. A que estamos en la época medieval, con unos castillos feudales donde habitan unos políticos que viven como maharajás. Nosotros somos la plebe y nos llaman para las elecciones donde deciden si la guerra está a favor de uno u otro. Y para que ellos sigan viviendo.

Respecto a los medios en gallego. ¿Ves necesaria su promoción?

Sí, pero la misma que los demás. Y desde luego, no por el idioma. El idioma para mí es simplemente un instrumento con el que nos entendemos. Si yo me entendiera contigo con miradas pues no hablaría. Ni gallego, ni castellano, ni nada. Lo que pasa es que lo mejor que hemos encontrado para comunicarnos es el idioma. Bueno, pues el día que por telepatía nos entendamos cambiaremos. El día que el latín desapareció no pasó nada. Si desaparece el castellano y el gallego y elchanbulubú tampoco pasa nada. A mí lo que me importa es entenderlo. Los medios en gallego igual. Son empresas. Si tú vendes ruedas, y mañana viene un tío y en vez de ruedas redondas, hace ruedas triangulares y funcionan mejor, pues tendrás que perder tu negocio. Si mañana hay demasiados periódicos escritos en gallego, pues tendrás que suprimir alguno. Porque no te lo leen, porque es malo o porque a la gente no le interesa el gallego. Tampoco te suicidas. Buscas otra cosa. Si desaparece pues será una pena oye. Habrá que intentar potenciar para que no desaparezca, pero tampoco es la lucha de decir, “no, es que tiene que existir por encima de todo” y el vasco y el catalán. Oye, si desaparecen pues desaparecen. Vamos a desaparecer nosotros y me voy a preocupar yo ahora del gallego….

¿Y la prensa escrita está también condenada a desaparecer?
La prensa escrita terminará como un artículo de lujo. Es decir, cuando decían antes, “ay,  pues menganito es un señor, lleva siempre sombrero”, pues dentro de poco dirán, “no tiene sombrero pero lee el periódico de papel”.

Hoy en día el periódico habiéndolo en Internet pues es un poco como llevarte a casa un árbol en láminas.

Me parece un poco absurdo. Sigue habiendo trabajo para los periodistas en los digitales, es decir, para mí el futuro serán los digitales. El periódico impreso quedará para nostálgicos y poco más.

¿No está provocando un hecho ventajoso para la mayor difusión de la información la prensa digital?
A los medios impresos no les quedó más remedio que adaptarse a la versión digital. A ellos les encantaría que no hubiese digitales y quedarse con el impreso. Te pones a pensar y es un absurdo tener un digital gratis y a la vez un mismo impreso por el que cobras. ¿Para qué lo voy a comprar? Después llegamos a otra situación de ahora súper absurda. Resulta que te ponen noticias por las que tienes que pagar. Bien, pero esas noticias las puedes encontrar por otros sitios sin pagar. La gente mayor que quiere leerla tiene miedo de pagar con tarjeta, con lo cual no paga y no lee la noticia. Y la gente joven, pues ya sabemos que prefiere tomarse una caña que leer la noticia. Con lo cual no sé quién paga esas noticias. Lo único que tendría sentido es que te subscribas, pero para el futuro no  veo suficiente subscribirte solo a un periódico. Yo creo que el día de mañana será que te subscribes a partes del periódico, es decir, si yo soy gallego pues me subscribo a la sección de Galicia,  como soy de A Coruña me suscribo a A Coruña, de economía quiero otro periódico, de deportes quiero otro periódico y para tonterías pues Manuel Guisande. Lo que no tiene sentido es que te subscribas a un periódico entero en el que solo te interesa el veinte por cien. Podrás subscribirte por secciones o atendiendo a unos determinados comunicadores. Entonces, yo pago por ese kit. Como las cadenas de televisión, en el momento en el que veo que no se corresponde con lo que me gusta a mí, o que veo que mienten yo puedo dejar de verlos. Así cada uno tendrá también más cuidado de lo que dice, porque el dinero vendrá por mí, y después le pagarán al periódico.

Entrevista realizada por Nuria García Guillín y Marta Rodríguez Suárez.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Manuel Guisande: «El periodismo puro no existe y el menos puro tampoco»

  1. El maestro en estado puro…
    Un abrazo

    • Hola Gran Javier: Son verdades que las saben todos los colegas pero que no se atreven a decir o no dicen; pero eso de la libertad de prensa, de expresión… teorías. De lo importante, importante, ni se habla ni se investiga; de que el “Ayuntamiento comienza la segunda fase del pintado de peatones”, trascendental noticia,como todo el mundo sabe, todo los días Un saludo

  2. Carmen dijo:

    Totalmente de acuerdo contigo.
    Un saludo

  3. Totalmente de acuerdo contigo y veo al Maestro en estado puro, diciendo las cosas como son y de una forma tan natural y sencilla que resulta casi obvia cuando nunca leemos ni oímos algo así, o casi nunca, siendo lo que pensamos. Enhorabuena, felicidades y siga usted así, Maestro.

    • Hola Fauve: Es lo que hay, para qué vas a decir lo que no hay… bueno sí, para ser vocero de un partido y que te den premios o subvenciones, por ejemplo, pero es que uno no ha nacido así, no sé si mejor o peros, no he nacido así y… pues feliz, que siempre queda Cáritas 😉 y, sobre todo, dignidad y reír, que es fundamental sin que nadie te diga “y tú que….” Emn mi caso no creo que haya una reproche a “t yú que” Me importa un bledo muchas cosas PP, PSOE IU TUTU Y MUU, era boa 😉

      • Es lo que hay y lo vemos, pero callamos y tragamos. Ahí estás tú, qué suerte que hayas nacido, para decirnos que no estamos solos, que hay mucha gente que piensa como nosotros, que las cosas son como son y no como quieren hacernos parecer que son… Se me van las ideas, no tengo la mente tan ágil como la tuya, pero de verdad que en lo esencial te entiendo muy bien pues yo también soy muy positiva y tengo mucho sentido del humor y doy gracias por ser así ya que es mi fuerza en la vida, mi modo de verla y de llevarla y mi filosofía. Gracias por estar ahí, y gracias a mi amiga Conchi por haberme hablado tanto de ti (decía que éramos iguales, jajaja) porque aunque te conocía era más bien de pasada; ahora te sigo siempre que puedo, nos diferencia mi inconstancia, y me encanta leer lo que pienso (sin que sea un libro de autoayuda, que odio, por cierto, jajaja, con todos mis respetos para los que gustan de ellos y les sirven). Saludos, gracias y felicidades

      • Hola Peit Fauve: Si dices lo que sientes y piensas, aunque puedas cometer un error, por qué te vas a preocupar… preocuparte es quedarte callado y eso yo… pues que nunca serví 😉 Autoestima, auto-estima, deber ser un coche que lo quieres mucho ¿no?

  4. jose angel mendez dijo:

    creo que te extrañara que por la hora que te escriba pero estoy de rumba obvio, lo que dices es saber de todos pero nadien hace algo al respecto. me gusta que hagas la denuncia y que tu voz retruene aun que lluevan gatos y loros la vida es vella sobretodo cuando encontramos personas como tu un abrazo desde venezuela la tierra que pare machos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s