Con tanto email, ya no sé ni hablar por teléfono

Vamos a ver que yo esto no lo tengo muy claro y no sé si solo me pasa a mí o se me ha aparecido un OVNI y me han abducido; pero desde que prácticamente todo lo que tengo que decir lo hago enviando correos electrónicos… ya no sé hablar por teléfono; marcar sí, pero a este paso ya me veo liado pensando si el 1 es un número o es el rollo ese del Atila y si el 2 es 2 o es la de dios.

Yo lo que sé es que antes, hace un año, no mucho más, cuando hablaba por teléfono, como que mentalmente el cerebro lo tenía ordenado, organizado, estructurado. Decías unas frases, hacías un silencio y tu interlocutor respondía; y así, pues hablas 5 o 10 minutos, había como unas normas no escritas, como una especie de directrices, de reglamento que todos seguíamos inconscientemente.

Ahora no; ahora hablo por teléfono y no sé cuándo tengo que parar para que el otro conteste; el otro responde y sin querer hablo por encima; yo hablo y él también a la vez… me monto un cacao que ya no sé ni lo que dije, ni lo que me dijo, ni lo que iba a decir y si lo dije o no, que cuando cuelgo… joé cuando cuelgo me preguntó ¿qué pasó?, ¿qué me dijo?. ¿qué le dije? Y me entra así un punto como si de esos expertos en desastres aéreos y hasta miro por la casa a ver si encuentro la caja negra y recupero la cinta con la conversación.

Yo no sé si es la edad o que solo me queda una neurona que la tengo trastocada, descentrada, dislocada o asimétrica; pero cuando me hablan por teléfono no me acuerdo de nada, y la verdad que es una perdida de tiempo, no para mí, que a mí ya me da lo mismo, sino para el pobre que me ha llamado, que seguro que piensa convencido: «Bueno, ahora ya lo sabe». ¿saber, saber?, ¿saber qué?, qué voy a saber…

No os lo toméis a mal, si queréis llamar, llamarme, que yo me pongo y hablo, pero que me pidas que me entere… si yo por mí lo haría, que debe ser precioso eso de enterarse, pero es que no me entero y qué le voy a hacer si no me entero, ¿operarme?, ¿nacer de nuevo?…bo

De verdad que no me extraña que ahora los móviles sean tan baratos y que incluso los regalen, total, para escuchar ruidos… aunque en cierto modo tampoco no es que no me entere nada, no; porque siempre me acuerdo de la ultima frase, de la última sí; esa que dice: «A ver si nos vemos», pero como después nunca nos vemos… sinceramente, cada vez entiendo todo menos, y mira que le pongo ilusión y ganas… pues ni así.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Con tanto email, ya no sé ni hablar por teléfono

  1. iberia dijo:

    Hay que pelearse siempre con los cambios y no desfallecer.
    Reconozco que prefiero cada vez más el email al teléfono , es más sencillo… 🙂

  2. René dijo:

    Hombre haber si es que vas pa tras, como la burra de Anas, y ahora resulta que como los chavales, en vez de hablar por teléfono empiezas a mandar wassaps. Mira que ya no tienes edad y los dedos se te van a quedar hechos un lio y no te van a servir ni para coger la cuchara.
    Un saludo.

    • Hola René: Pues yo no sé si a ti te ocurre, pero a mí sí. Hablo por teléfono y no tengo muy claro cuando tengo que cortar la frase.menos mal que hablando cara a cara no me sucede… por ahora 😉

  3. Sandra dijo:

    Me gusto, me pareció chistoso pero a la vez, creo que tienes razón. Ahora nos parece que pasa tan rápido el tiempo que ni siquiera aguantamos a perderlo hablando por telefono. Por email es más rápido y creo que ahora todos buscamos solamente la rapidez y nos olvidamos de lo que es importante: relacionar con la gente, salir, disfrutar de la presencia de nuestros amigos y famila.
    Un saludo.

  4. Catherine Mora dijo:

    Si en este mundo globalizado donde los nuevos medios son los reyes, el teléfono ya no se lo utiliza para escuchar una voz tierna de un familiar querido, sino para ver fotos, videos, chatear con gente que muchas veces ni se conoce, y así se va perdiendo el contacto con la gente real, a veces hay que sentarse y analizar para donde queremos llegar.

    • Hola Catherine: Tampoco hay que dramatizar tanto porque entre hablar por teléfono y no hablar directamente.. ya el asunto no es lo mismo ¿no? Gracias por tui comentario, que siempre anima a escribir. Besos

  5. Algo de cierto hay en eso, si.

  6. Pingback: Avec tant de "mails" je ne sais plus utiliser un téléphone | Marguerite effleure les mots

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s