El futuro depende de ti

No sé si es la edad, si son los recuerdos o que soy una persona que me emociono fácilmente con las cosas más sencillas del mundo; es posible que sea una amalgama de todo, porque en la vida, poco a poco todo se va juntando, entremezclando… las ideas, los pensamientos, los sentimientos, como haciendo un pequeño puzzle que es maravilloso.

Hace unos días, invitado por el decano de la Facultad de Ciencias de la Información, Xosé Pereira, impartí en Santiago de Compostela una charla a un grupo de estudiantes y de alguna manera me vi retratado en ellos. Y me vi retratado porque todos nosotros, en lo más profundo, guardamos un niño, como si el tiempo no pasara, como si se detuviera, como si los años que vivimos fuera un sueño y aunque despertemos cada día y veamos la realidad seguimos creyendo que somos los críos de siempre: los que jugábamos en el colegio, los que todavía nos emocionamos con pequeños recuerdos infantiles o los que siendo ya jóvenes estudiábamos…. es como si viviéramos una vida paralela.

Allí estaban ellos, atendiendo a lo que decía, sonriendo ante alguna ocurrencia, ante alguna anécdota, y mientras los minutos pasaban veía en sus ojos la alegría de quien comienza una carrera, de quien quiere un día cumplir un sueño, al igual que yo hace ya muchos años.

Allí, con sus ordenadores, tomando notas de lo que les comentaba un simple periodista, me sentí feliz al pode explicarles lo que uno a aprendido de la profesión por si algún día pudiera servirles de algo. Es lo que tiene esto de la edad o la experiencia acumulada en años: que sientes la necesidad de trasmitir tu poco saber a los demás, a ayudarlos para que en la medida de lo posible un día ellos puedan llegan a ser unos grandes profesionales.

Y mientras hablaba, mientras las palabras revoloteaban y jugaban por el aula, mientras las ideas fluían, venían y se iban; mientras los miraba a los ojos veía en ellos una cierta preocupación por el futuro, por lo que serán sus vidas, por si encontrarán o no trabajo, por si acabarán o no en una Redacción de un periódico, que es su mayor deseo.

Y entonces recordé también, cuando en mi casa no me dejaban que fuera periodista porque ser plumillas era una locura, cuando me tenían prohibido tener en mi cuarto una máquina de escribir y cómo entonces me hice ocupa en un edificio abandonado para tener un lugar donde poner la olivetti o cómo mis primeras informaciones las tenía que hacer en el interior de un coche cuando llovía, o directamente en el capó si hacía sol ante la mirada atónita de la gente que pasaba a mi lado.

Desconocían mis padres, como ahora lo hace mucha gente, que no hay que tener miedo al futuro, nunca, porque ese tiempo que ha de venir lo marca casi siempre uno mismo, lo marcas tú, con la confianza en ti mismo, con tus ilusiones y tus sueños. Y los sueños, eso tan etéreo e intangible, que es el motor de nuestra existencia, es imposible que alguien pueda arrebatártelo por mucho que quieran.

Nadie, absolutamente nadie dijo que la vida fuera fácil, cierto; pero tampoco nadie, absolutamente nadie dijo que fuera imposible; solo es imposible lo que no se intenta, si se bajan los brazos, si todo lo vemos negativo, si no comprendemos que tras un fracaso puede venir el éxito, si no entendemos que hay días que todo parece que se nos caen encima, si no comprendemos que la derrota no es la batalla perdida, si no nos levantamos tratando de ver la luz aunque la oscuridad o neblina nos envuelva.

Nunca, nunca desistáis de cumplir vuestras ilusiones, vuestros sueños, vuestros deseos; que no os digan los cenizos, los pesimistas y agoreros de turno que todo está mal, que os habéis equivocado, que no hay un mañana precioso y fascinante. Eso solo lo dicen los que ya nacieron sin futuro, lo que son incapaces de mirar hacia delante, los que nunca entendieron que ya solamente el hecho de vivir es una aventura apasionante y que merece la pena arriesgarse porque siempre hay tiempo para rectificar.

Sí hay futuro, pero ese futuro depende solo y exclusivamente de ti, de lo que quieras hacer, de tu confianza y convencimiento, y si en ese futuro una milésima parte pude haber contribuido con mi charla, no lo dudéis, habéis conseguido hacerme la persona más feliz del mundo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Educación, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

39 respuestas a El futuro depende de ti

  1. Rosa dijo:

    Hola Guisande:
    Me gusta tu actitud positiva, es lo que yo creo de como se tiene que ir por la vida. Me gusta que les hables asi a los jovenes. Pensando como están las cosas, solo falta que vayamos inculcandoles el miedo que podamos tener algunos. Si se puede tener ilusión a los 60, más lo tendran ellos con sus pocos años. Y si, es verdad , la vida es una aventura fascinante. Nunca es tarde para realizar un sueño. Un abrazo.

    • Hola: Es que la verdad es que estoy harto de que todo sea miedo, de que todo se diga que va mal… solo si somos positivos las cosas pueden mejorar. ¿Y cómo es posible que se le diga a alguien que no tiene ni 20 años que no sueñe?. El hombre soñó con ir a la Luna y llegó, volar y voló… nada, absolutamente nada ni nadie te puede arrebatar los sueños, porque los sueños es el futuro y, lo más importante, sentirte bien contigo mismo.

  2. María Melle Goyanes dijo:

    Hola Guisande,

    Mensajes como el tuyo serán los que recuerde en los momentos más bajos, en los más oscuros, en aquellos momentos en los que parezca que mi profesión carece de sentido.
    Me llama especialmente la atención que digas que tus padres no querían que hicieses periodismo. Supongo que era algo de esperar, pero no dejo de pensar que tuvo que ser muy duro. Yo personalmente no sé que habría hecho si mis padres no me hubieran apoyado en esta “locura”.
    A lo que iba: muchas gracias por este maravilloso texto, y más aún gracias por tu charla. Siempre es emocionante oír a un periodista hablar de sus experiencias, ¡cómo no! Pero la tuya la guardaré con especial cariño, por ese tono desenfadado y humorístico con el que te dirigiste a nosotros, pobres ilusos que confiamos en hacer realidad nuestros sueños, para confirmarnos que se puede, que no es un sueño, que puede ser una realidad, que el periodismo no es una ilusión, y que los periodistas no son un mito. Por esto, muchas gracias.
    Hasta la próxima.

    Abrazos,

    • Hola: Sí, fue complicada la situación que viví porque no me dejaban y tenía que ir con la máquina de escribir de un sitio a otro, pero al final tu ilusión y tus sueños pueden más. Estoy seguro, porque la vida siempre fue así, que las cosas cambian y como os deci medio en broma, los periodistas mueren, se jubilan y otras cosas que no nos imaginamos vendrán y podremos seguir escribiendo y comunicando. Solo el futuro depende de ti, pero luchar por un sueño es lo más importante en la vida. Un beso

  3. Estefanía dijo:

    Hola profe 🙂
    Como lo prometido es deuda, aquí me tienes comentandote, y para decirte que si, que no presumes de blog sin razón. Besos

  4. libelulares dijo:

    Genial, estupendo, fantástico Manuel, todo un lujo recibir de alguien como tu, una charla sobre la importancia de la perseverancia en un sueño, que finalmente se ha cumplido, la ilusión por conseguir hacerlos realidad nos permite seguir nuestro camino, eso es lo que nos convierte en lo que somos como personas.
    Que suerte han tenido esos futuros periodistas de escucharte, jolines, hasta yo por un momento volví atrás en el tiempo y reviví situaciones dificiles, que no sé muy bien como solventé y a veces incluso me han servido para reforzar más todavía mi sueño,

    • Hola Libelulares: Mi vida ha sido siempre luchar por sueños, incluso ahora, que ando metido en varias cosas y si tienes la confianza, pero la confianza plena de que se pueden cumplir. NO TENGO LA MENOR DUDA de que se cumplen. He vivido esto muchísima veces, pero es cierto que hay que trabajar, que hay que moverse, que las cosas no vienen así porque sí. Pero algo tan fantástico luchar por ellos, es tal la fuerza y la energía que te dan y que transmites a los demás, y especialmente a los que pueden hacer que se cumplan, que también ellos se envuelven en esa alegría y finalmente ves que se hacen realidad. Y si no se cumplen, al menos te queda el consuelo y satisfacción de saber que has luchado por ello, que lo has intentado y que no fuiste un abandonado que ni siquiera gastaste nada de energía para que se cumplieran. Un beso

  5. Teresa Martínez Carpente dijo:

    Buenas, Guisande es normal que a tus padres no les hiciera mucha gracia esto del periodismo , porque es una profesión que no está exenta de ciertos riesgos, ¿cuantos compañeros tuyos quedaron por el camino?(Aún esta semana ). En una mesa de redacción no, pero abarca mucho y es riesgosa, normal que quisieran protegerte en cierta manera,, a saber, los pobres pensarían que tendrías que meterte en medio de una trinchera en el Bietnam.
    Pero que haríamos nosotros sin ellos..cuando la información no esta manipulada.
    En cuanto a los sueños mientras no los prohíban,¡¡A soñar en grande y a la lucha!!!, si no se consiguen, a veces es porque la naturaleza es muy sabia y quizás podrían habernos hecho daño, o nos toca de entender, el encanto de agunos sueños.Saludos y graciñas por los ánimos.

    • Hola Teresa: Es posible que quisieran protegerme, no lo dudo, todo padre quiere; pero toddo padre o madre debe dejar a su hijo elegir lo que quiera hacer y si se esnafra… que rectifique, pero que no intentes cumplir tu ilusión… Pero la vida no se acaba en una Redacción de un periódico, hay más cosas 😉 Un beso

  6. Angeles dijo:

    Muy bueno y muy cierto Guisande.
    Un saludo.

    • Hola Angeles: Es que a nadie se le puede cercenar las ilusiones ¿hay algo más fuerte que una ilusión?, yo no lo conozco, por eso lo que hago o está lleno de ilusión y me vuelco en ello o… entonces es que no me interesa. Un beso

  7. Ya era hora de que alguien transmitiera ánimos y la realidad del ” querer es poder “, esto es lo que necesitan nuestros jovenes, que luchen, sueñen y no se dejen robar los que les pertenece ” su vida “. Ya era hora de que alguien les inspirara confianza en si mismos, que tiempos malos también los hubo antes, pero claro los de antes tuvimos suerte porque al haber menos medios de comunicación las noticias negativas tampoco nos llegaban.
    Gracias Manuel, tu artículo me ha llegado muy dentro.
    Un beso

    • Holo Orosia: ¿Pero hay alguna barrera cuando se tienen 20 años o incluso con 40 o 50? La vida no es fácil, pero como decía no es imposible, y los sueños siempre han de estar presentes ¿de que sirve una vida sin ilusión, aunque haya días malos? Que hay un día malo, que todos los tenemos, pues te dices “vale, vale, no me destroces más… hoy es el día malo, lo acepto, mañana es otro día”. Y así vas viviendo, siempre mirando un poco los problemas y las situaciones desde la distancia, que es difícil, sí, pero hay que hacerlo y eso es a medida que te acostumbras a hacer así las cosas. Yo también tengo día malos, malísimos, como todo el mundo; pero no dejo que la vida (problemas etc) me quite la sonrisa, la alegría, jamás

  8. René dijo:

    Hombre Guisande… Te has pasado un pelín de nostalgia y melancolía, añoros de un pasado que sin querer dejamos atrás.
    Muy bonito lo de contarles el cuento de la cenicienta… pero también podías haberles dicho que vivir es una gran aventura, que tiene un precio y que tienen que pagar, pero aun así que no se amedrenten (acojonen), que pase lo que pase la vida sigue, mejor o peor, para delante o atrás, a la izquierda o a la derecha (sin duda mejor al fondo a la derecha), que no tengan prisa porque a su edad también la teníamos y ahora queremos que todo vaya despacio. Ehhh chavales, ni caso a eso último que si volviera atrás volvería a correr en el infierno.
    Un saludo.

    • Hola René: Yo me paso en todo, menosde curso cuando estudiaba ;); es un decir A lo mejor ahí está el asunto este de porqué me divierto y veo la vida maravillosa. Claro que les dije que para cumplir los sueños hay que luchar, que lo sueños no se cumplen así como así…. pero hay que hacer lo que anhelas, lo que deseas. ¡¡Ay si te contara!!! Un abrazo fuerte

  9. Buenas, Sr. Guisante. hoy ha estado usted soberbio y muy formalito, aunque la cuestión se lo merece porque la juventud es el futuro, y según las noticias lo tenemos muy negro. Estoy con usted hay que animarles siempre en porsitivo. La botella siempre medio llena, nunca medio vacía.
    Saludos.

    • Hola Teresa: Es cierto que hay que animarles, pero no habría que hacerlo, la sociedad debería de entender que todo funciona mejor si uno lucha por lo que quiere y cuando lo consiga será mejor profesional en ese campo que eligió y no en otro que no le gustaba. Un beso

  10. Laura Seijo Vigo dijo:

    Guisande, non teño palabras para agradecerche todo o que estás a facer por nós, a mocidade. Todos se empeñan en decirnos que busquemos algo con saída, a pesares de que non nos guste moito, que non están os tempos para tirar os cartos. Pero á fin e ao cabo, significa dispendio, invertir no que che gusta? Co que levas soñando mesmo antes de ter uso de razón?
    En definitiva, cada un debe facer o que lle gusta, esa é a única maneira de afrontar esta crise. Todo se pasa, xa sexa antes ou despois. E despois de oír as túas palabras quedei aliviada. Despois de oír a toda esa xente que che di que pensas así porque es mozo. Pero ti es a proba vivinte de que existe xente coma nós. Grazas

    • Hola Laura: No entiendo porqué la gente quiere que otros no cumplan sus ilusiones. ¿Que no hay salidas? Como decía medio en broma y medio en serio, los periodistas se mueren se jubilan pero ahora, por ejemplo, en Estados Unidos, muchos políticos reclaman comunicadores (que es lo que somos los periodistas) para acercarse al electorado latino. Además de conversaciones en español para que dominen el castellano, una cosa que se puede hacer es hacerle los discursos sobre lo que quieren hablar, pero para que los electores capten el mensaje, ahí está la función del periodistas, de hablar con ellos, de entrevistarlos y luego establecer una estrategia en el discurso. ¿Es que esto no es una salida profesional? ¿es que acaso no se puede trabajar en una Redacción?. Quien sabe lo que nos depara el futuro… es que no es importante intentar lo que quieresa ser y no quedarte con la duda y el díoa de mañana sufriri porque no lo has intentado…. no hagáis caso, hay tantas cosas que vendrán y que no sabemos… Un beso

  11. Alicia Pardo Crego dijo:

    ¡Hola, Guisande!

    Antes de nada decirte que las charlas como la tuya son la que nos ayudan a seguir adelante. Es difícil luchar contra los prejuicios, pero creo que las personas como tú son esa especie de prueba que nos grita “¡No abandonéis, realmente podéis conseguirlo!”. Es alentador, especialmente cuando la gran mayoría de las personas a las que les comento cual es mi carrera me reciben o con lástima o con desconfianza. Lo primero es, por supuesto, fruto de la palabra paro, que tanto se empeñan en hacernos masticar y tragar para disuadirnos de pisar esta facultad en concreto. Lo segundo, es por la mala fama que los malos periodistas o los que fingen serlo le han dado a esta preciosa profesión. Por ejemplo y para mi horror, no es la primera vez que me dicen que en cuanto salga de la carrera empezaré a mentir como si no hubiera un mañana. Y eso es triste.

    Es triste, o al menos me lo parece a mí, porque creo que esas personas no entienden ni llegarán a entender nunca la magia del periodismo. No sé si será igual en otras carreras, pero en esta se construye cada día algo grande. A diferencia de lo que piensa la gente, cuando miro a mi alrededor en la universidad no veo una panda de psicóticos empeñados en difamar o engañar al mundo. Al contrario, veo pasión. Veo sueños, esperanzas, información a raudales y ganas de destapar la verdad. Me paso gran parte de las mañanas respirando vocación en estado puro. Y eso es lo que al final te lleva adelante.

    Pero la gente le tiene pánico al periodismo. Lo sé porque, aun estando en primero, han llegado a huir de mí al grito de “¿Periodista? ¡NO!” dejándome anonadada, con la grabadora en la mano, y el trabajo sin terminar. Pero es por simple incomprensión.

    El periodismo es otra cosa. No es una profesión segura. Tampoco es fácil, ni tiene un camino marcado. Pero ¿Qué es la vida sin riesgo? O peor, sin sueños. No es absolutamente nada.

    Tanto tu charla como esta entrada nos han hecho recordar que realmente esto merece la pena, gracias.

    • Hola Alicia: Ha siso para mi una gran alegría que os haya transmitido optimismoy recibir este comentario; pero no es un optimismo falso, es un optimismo real ¿quién sabe lo que nos depara el futuro, y copio textualmente lo que le escribí a otra compañera tuya “en Estados Unidos, muchos políticos reclaman comunicadores (que es lo que somos los periodistas) para acercarse al electorado latino. Además de conversaciones en español para que dominen el castellano, una cosa que se puede hacer es hacerle los discursos sobre lo que quieren hablar, pero para que los electores capten el mensaje, ahí está la función del periodista, de hablar con ellos, de entrevistarlos y luego establecer una estrategia en el discurso. ¿Es que esto no es una salida profesional?” eto sin quitar que puedas trabajar en la Redacción de un periódico. Hace solo cinco años ¿quién iba a pensar que en Estados Unidos necesitan periodistas de habla castellana… quien es el osado que puede decir lo que pasaré en el futuro… ? Ni casi, siempre hacia adelante, siempre porque pase lo que pase lo que pase nunca te arrepentirás de haberlo intentado. Gracias por tu comentario y ánimo siempre

  12. carolneira94 dijo:

    Hola, Guisande:

    Mi nombre es Carolina Neira Feáns, y estudio Periodismo en Santiago. Llevo toda la semana maldiciendo a la gripe que me impidió ir el lunes a clase y asistir a tu conferencia. Pero, sólo con los comentarios de mis compañeros me hago a la idea de lo buena que fue.
    Ante todo, decirte, como ya te habrán dicho otros alumnos, gracias. Gracias por transmitirnos esa confianza en nuestra profesión, por darnos ese empujón que nos faltaba para que nos atreviésemos a creer en lo que estamos haciendo, en nuestra vida. Ha sido precioso notar ese ambiente en clase de nuevo, ese resurgir de las ganas de trabajar y de convertirnos en periodistas, más allá de los problemas que puede depararnos el futuro.
    Por otro lado, decirte que soy colaboradora en un periódico online que acaba de nacer aquí en Santiago, el Compostimes, y que me encantaría poder hacerte una entrevista. Ya no sólo sería algo espléndido para mí a nivel personal (podría al fin remediar mi ausencia a la conferencia jaja) si no que creo que una entrevista a alguien como tú, que irradia positivismo, es algo que vale la pena publicar entre tanta noticia gris. A fin de cuentas, yo soy de las que piensan que los periodistas también deberíamos aprender a animar a la gente a seguir luchando cuando luchar es lo que hace falta.
    Así que, sin darte más el coñazo, espero tu respuesta. En caso de que aceptases, dímelo y ya vemos como podemos hacerla y cuando. Si no puedes no hay ningún problema, y espero poder verte algún día en próximas conferencias. Mientras tanto, leeré tu blog 🙂
    Muchísimas gracias, un abrazo

    • Hola Carol: En la vida, tanto personalmente como en las profesiones, hay bueno y malos momentos, pero todo pasa, y hay bueno, malos y regulares profesionales, como en todo. Pero eso con el trabajo va cambiando porque la gente te va conociendo, por eso no hay que preocuparse, nos ponen un cliché, pero eso es temporal, ya verás. Lo importante es ser fiel a una forma de pensar aunque esta, por lógica, por experiencia, vaya cambiando aunque no lo esencial. No hagas caso de quienes piensan que mentimos…. tú sigue adelante, trabaja, escribe y si lees lo que le puse a tu compañera Alicia, hoy por hoy ya hay salidas de trabajo en Estados Unidos. Nunca se debe perder la ilusión de lo que quieras hacer. Por lo que respecta a la entrevista, cuando quieras. Un beso fuerte y siempre hacia adelante, solo los mediocres no arriesgan y por eso son así de aburridos ¿no? 😉

  13. Pingback: Manuel Guisande: “solo es imposible lo que no se intenta” | El baúl de Clara

  14. Pingback: Un mensaje de positivdad

  15. Pingback: Optimismo para o xornalismo actual | Laura Rapa Casariego

  16. Pingback: Ejemplo de perseverancia, Maestro Guisande | Intentando aprender periodismo

  17. Pingback: “Los periodistas nos divorciamos una o dos veces, ¡por lo menos!” | El Blog de María Melle

  18. Totalmente de acuerdo contigo y aunque el momento sea crítico confiemos en que los jóvenes lo vean con mas optimismo que los mayores, es necesario que sea así, si no mal vamos.

  19. Pingback: Aún hay esperanza | Blog de Natalia Saavedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s