«Y si un día me voy con otro…»

No voy a entrar en eso de si la mujer vale más que el hombre, si el hombre más que la mujer o por qué hoy me quedé sin tabaco y tuve que ir a buscarlo al estanco lloviendo a mares, que eso sí que fue un problema y grave.

Yo lo único que sé es que creo que estamos con ellas porque como niños que somos necesitamos cariño y porque tenemos algo innato a intentar saber lo desconocido; ahora, que por qué ellas están a nuestro lado… te lo juro que ni flores porque puedo entender que una mujer sea masoquista, una, pero todas… absolutamente todas… no puede ser; pero eso se lo dejo al del Bimbo, a Punset, para que lo averigüe con Hojfnisman Clairk, de la University of College Magnagement Tremend de juiskonsi.

Como digo, lo que pasa con las mujeres para mí es muy raro. Tú estás en casa y de repente te dice: «Y si un día te engaño… y si un día me voy con otro…». Y te lo dice no porque hayáis asistido a un debate sobre la infidelidad o porque haya leído una noticia en el periódico o escuchado algo en la radio… no, te lo dice en la cocina, así porque sí, mientras estás haciendo una tortilla de patata y abres la nevera para coger el tomate triturado Solís, que es oír lo que dice y ver la marca, Solís, y ya piensas si realmente te estará engañando y te vas a quedar más Solís que la una

Y claro, cuando te pregunta eso de… «y si un día me voy con otro…» pues cavilas: «¿Un día, solo un día? Un día no, que hago yo solo un día; ahora un par dos años, dos o seis, por ejemplo, pues ya es otro asunto, pero un día, 24 asquerosas horas… bo».

De verdad que no las entiendo, y cuando me producen algo así que ya me supera, es cuando dicen esa frase de: «Es que tú no sabes cómo piensa una mujer». Mira, tú sabes ese deporte que se llama golf, que hay un tío con un palitroque, otro 120.000 viéndolo en directo en el campo, por la tele como 577.000 millones y nadie dice nada a la espera de que meta la bola en el puto agujero ese… pues así me quedo yo, en un silencio interminable cuando oigo la frase esa.

Cuando la escucho, cuando dicen eso, te lo juro que me quedo como anestesiado, paralizado, cloroformizado, miro para ellas y pienso: «¿Son humanas?», «¿son de verdad?», «¿son reales?», «¿las toco para comprobarlo?», «¿serán acaso esa vida que buscan en otro planeta y que ya está entre nosotros?», «¿y cómo piensan, cómo piensan…?». Y en esas estoy cuando oigo: «¡¡¡¡Guisaandeeeee!!!, trae el tomate, ¡¡¡en qué piensas!!!». Y respondo: «En ti cariño, en ti» y a veces… en Solís.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Educación y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a «Y si un día me voy con otro…»

  1. Antonio dijo:

    Nosotros no pensamos, actuamos y después pensamos por qué hicimos lo que hicimos (normalmente sin llegar a una conclusión razonable) y ellas… ellas sí, ellas piensan, el problema es que piensan más allá del más allá, a profundidades tan insondables que aparecen por el otro lado del pensamiento, como si cavaras desde Galicia hasta Nueva Zelanda, vamos, y cual es el resultado, pues que sus conclusiones superan con mucho la lógica racional de toda la vida (masculina). Yo hace tiempo que abandoné la esperanza de entenderlas.

  2. Teresa Martínez Carpente dijo:

    Hoooola, jajjajaj….me río del tema. Creo que esta es una treta femenina para recibir un abrazo o un “no podría vivir sin tí”.Al haceros utilizar la imaginación productiva durante un segundo(en caso que seáis mínimamente dependientes, que todos lo somos), permite visualizar el hecho, cosa que debería desencadenar otros muy amorosos por vuestra parte.
    Quiero decir ,es una forma de reclamar o de que necesitamos reafirmar ciertas cosas, eso sí aprovechándonos un poco de vuestros miedos infantiles. Así de claro….ahora que no seáis lo suficientemente inteligentes para descifrar esto y mucho más…. NO ME LO CREOO. Saludos.

  3. Félix dijo:

    Debo reconocer que eres un cachondo mental (positivo, naturalmente). Un abrazo.

  4. René dijo:

    Créetelo Teresa, créetelo a pies juntillas porque los hombres no somos capaces de descifrar cosas semejantes, ni si quiera somos capaces de imaginarnos algo así, por lo que eso de utilizar la “imaginación productiva” queda totalmente fuera de nuestro universo conocido.
    Un saludo.

  5. lauradebife dijo:

    Manuel: «Es que tú no sabes cómo piensa una mujer»…. Jajjajaa!!!
    Pero no te “paralices”… Este ser extraño que te está escribiendo (y encima desde Argentina) “piensa” que sos un excelente escritor y te acaba de votar en el Concurso de Blogs de promoción del español.
    Te auguro éxitos y te mando un fuerte abrazo (aunque no me entiendas…. Jejejjee!!)
    Lau.

  6. Teresa Martínez Carpente dijo:

    (jajjaja)Buenas, la imaginación útil o productiva, resulta de la relación entre el pensamiento controlado y la representación.. esto ayuda entre otras cosas a memorizar, a desarrollar la creatividad, a descubrir la verdad….eso dice un tal Kant que fue un filósofo un tanto complicado que seguramente no tuviera muchos adeptos masculinos.

    • Hola Teresa: Y, claro ese Kant… como feliz que feliz no era ¿verdad?

    • René dijo:

      Este romántico alemán, en sus obras debía referirse a las mujeres ya que se refieren al juicio estético, el arte o el gusto, cosas un poco lejanas para las cabecitas que no os merecen, no he tenido el placer de conocerle ya que me tira más mi tocayo René Descartes, el cual también estaba de acuerdo en que las matemáticas son más sencillas que las mujeres.
      Un saludo.

      • Hola René: Yo también me quedo con Descartes, cuando muy de vez en cuando juego a la baraja en el pueblo. Es que nostros somos muy sencillos 😉

  7. Esteve Miralles dijo:

    Si te sirve de idea Eugenio (el humorista) decía: “estoy tan desesperado que si mi mujer se va con otro me voy con ellos”. Si se trata de desconcertar puede ser una buena respuesta: Si te vas con otro yo os acompaño.

  8. tere seoane dijo:

    Manuel, me llamo Tere y por supuesto soy mujer. Es muy fácil entendernos si en vez de oírnos , nos escuchais.
    ¿no será que estamos hartas ( sobre todo las que llevamos en este ambiente del matrimonio con el mismo “ingrediente” o marido más de 20 años,que cuando le decimos: -¿ Oye, crees que estoy gorda? y te responde :-¡ para tu edad estás muy bien!. Otro día le comentas: – oye,¿qué arrugada estoy? y te vuelve a responder: para tu edad¿ que le pides?………Y así , Y así….. Hasta que un día le espetas¿ y si me fuera con otro? Y te vuelve a responder : – a estas alturas ya no te vale la pena……..
    No lo haremos, para que de vez en cuando desperteis y os deis cuenta de que lo que ya se cree parte de una vida puede no serlo. ¡ Qué hombres, señor, qué hombres, señor!!!!!!!

  9. caos dijo:

    ¿Tú entiendes una pera, un manojo de grelos, una copa de Alvariño? !Pués eso!

  10. Conchi dijo:

    Un voto más para tu merecido blog. Salu2

  11. Ahora se por que cada vez que le pregunto algo a mi marido, algo simple, muy simple, tiene que pensar la respuesta! Es que no me entiende!!!!!!!!!!!!! Manda jhu*vos.

  12. maria eugenia dijo:

    Recuerdo cuando escuché en algún sitio algo así como: “Mi mujer no quiere que yo planche, haga la comida, vaya a por los niños, a cenar……al supermercado…etc.” “Mi mujer quiere que lo haga y que salga de mí….que se me apetezca…que salga solo”…
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s