A ver si los niños se dejan de maquinitas por un día

Por lo menos podemos intentarlo y a ver, los que tenéis hijos peques, que jueguen con los personajes de mis cuentos y que se dejen de MAQUINITAS, aún si fueran la lavadora y el friegaplatos…

Recorta y haz una careta de tu personaje favorito de Rodribico!!!! Hugo López é unha das opcións!

Rodripico[1]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Educación, Niños, Talleres y charlas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a A ver si los niños se dejan de maquinitas por un día

  1. Mis hijos de 5 y casi 7 años no tienen ninguna maquinita. Retrasaré ese momento todo lo posible. Pertenecen a una generación que estará pegada a una pantalla hasta la muerte y prefiero que por ahora se diviertan con sus juguetes y con su imaginación. Por cierto, cada dos por tres los acuesto con los cuentos de Rodripico y están encantados. Saludos!

    • Hola Nacho: Sabéis que guisandiño no miente y es verdad, tal como estan hechos los cuentos, que es un pájaro que sale del nido, es aventurero y vuelve al nido a dormir y se termina con la frase «y ahora duerme como Rodribico y mañana te cuento otro» el chaval cae sopas. Un saludo gran Nacho, que es a la persona que más debo para que mi blog fuese conocido, ya que fue él (que tiene varios premios internacionales) quien lo paseó por toda la Red. Un abrazo fuerte buen amigo

  2. René dijo:

    Bueno pues yo dentro de lo malo (pues claro que tiene maquinita), tengo mucha, pero que mucha suerte, mi niña tiene 10 años y sus prioridades son 1º sus juguetes, 2º sus libros de cuentos, 3º su maquinita.
    Yo intento inculcarle unos valores y una forma de ver la vida en donde ella por suerte, pone la mejor parte, cada noche cuando llego de trabajar, si todavía me mantengo en pie, la acuesto y le leo un capítulo de un libro, bueno lo leemos a medias que es más divertido.
    La noche que no podemos leer le fastidia mucho, pero a mí me duele en el alma.
    Todavía recuerdo que hace tres años, cuando tuvo que ir a operarse de un brazo, había otros cuatro niños y niñas en la sala de espera, jugando todos con las maquinitas esas y la mía estaba leyendo un libro de Jerónimo Stilton, yo no me acuerdo que libro era el que tenía, pero también estaba leyendo, cuando vino un médico para ver los que estábamos, se quedó impresionado de ver a una niña leyendo un libro mientras esperaba para ser operada.
    Escribe Guisande, escribe y mucho, que todavía quedamos muchas personas en este mundo que necesitamos de genios como tú, para vivir, soñar y disfrutar de un momento de lucidez.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s