Cuando un cabeza de familia dice que hay que ahorrar.. ¡¡buf!!

Cuando un cabeza de familia dice que hay que ahorrar… puede pasar de todo, y esto lo digo por experiencia. Un día, mi padre, hace ya años (y no había crisis), al ver a la hora de a la hora de comer una barra de pan fresca, y casi media del día anterior, dijo que había que ahorrar, que primero había que acabar con la resesa.

Vamos a ver, cuando un padre, un padre, dice una cosa así en una casa y no es tu madre miras a tu alrededor a ver si te has confundido de hogar y, no… tu padre es tu padre, tu madre es tu madre, tú eres tú, tus hermanos son tus hermanos, la mesa es la mesa, la de comer; sí la de comer, y aunque sea redonda no estás jugando al ouija y las palabras/ órdenes que oíste son de tu padre y de ningún espíritu extraño.

Así que como no era tu madre quien lo decía… como que te entra un «para una vez que manda algo el pobre… », qué te voy a contar… y entonces empezamos con el pan duro. Hay que decir que en Galicia esto del pan es toda una cultura, que lo adoramos y hay quien busca y rebusca hasta encontrar la mejor panadería, a la hora que sale del horno… vamos, el pan Bimbo ese aquí se utiliza de cojín.

Total, que los tres hermanos que somos nos miramos fijamente a los ojos con la intención de comer la media barra y empezar con la fresca. Imposible, por mucho que le dábamos al diente, en el cestillo siempre quedaba la fresca, cuya mitad se comía por la tarde y al día siguiente, otra vez… una mitad resesa y una del día, y todos a comer pan a bocados para ver si llegábamos a la fresca, y claro que llegábamos, con un bollo en la garganta y el plato lleno de comida mientras mi madre le decía a mi padre: «Manolo, ¿no notas que los niños comen menos»?.

Que si comíamos menos… no comíamos nada; aquello más que una almuerzo de familia era una especie de contrarreloj para ponernos al día para comenzar con la barra fresca. Si te soy sincero, ahí empecé a darme cuenta que unos hermanos por mucho que se quieran pueden empezar a odiarse porque cuando uno no comía mucho pan duro, lo mirábamos en plan como diciendo: «¡¡¡Ya te vale, eh!!!».

Así estuvimos, pues que te diría yo, tres o cuatro días, dándole al pan, desesperados y realmente sí que ahorramos; joé que si ahorramos, pero digamos que de forma colateral, no en pan, pero en comida… en comida yo creo que esoso días en casa no se gastó ni un euro  porque con el tiempo te das cuenta de qué va esto del reciclaje gastronómico, pero croquetas hubo…

Y menos mal que fueron eso, tres o cuatro días y que a Manolo, mi padre, se le debió olvidar el asunto, que dura el tinglado  una semana o más y mi madre no diría eso de: «Manolo, ¿no notas que los niños comen menos?», sino más bien «Manolo ¿no notas que los niños están muy pálidos y no se mueven?. Cuando un cabeza de familia dice que hay que ahorrar, la verdad que puede pasar de todo..

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en economía, gastronomía, Salud y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Cuando un cabeza de familia dice que hay que ahorrar.. ¡¡buf!!

  1. Rosa dijo:

    Muy bueno Guisande!!!
    Creo que en casi todas las casas ocurria lo mismo.Yo no comprendia porque teniamos que comer siempre el pan del dia anterior, y el que se compraba se tenia que guardar.Decidi que tenia que tomar una solución.Decidi comer “bocatas”, asi se terminaba el pan y ya no se volvia comer pan duro en la comida.Lo malo es que todos los “bocatas” que me comi, con los años han aparecido por las distintas partes del cuerpo……..no se si fue una buena solución.

  2. René dijo:

    Cuanta sabiduría junta en unos renglones, que maravilloso pan que hay en Galicia.
    Yo que no puedo comer sin pan, algunos amigos cuando me invitan a comer compran pan por mí, que hasta la paella como con pan.
    En Mallorca también hay buen pan, pero es otra cosa, el pan de Galicia tiene fama que cruza sus fronteras, la gente que va a Galicia de vacaciones se lleva un recuerdo muy especial del pan gallego.
    Que los que no han podido salir de Galicia, no saben el pan que tienen.
    Por cierto, tu padre ¡UN MONSTRUO! Lo que sabe tu padre.
    Un saludo.

    René

    • Hola René: Pues a mí me pasa lo mismo, es más, es que sin pan me resulta difícil comer, como que me falta algo de instrumental para operar al bisté. El pan gallego es mucho, pero la sioux prefiere el bimbo ese esponjoso que da ganas de ponerlo también como una plantilla en los zapatos. Un abrazo y gracias por tu conetario. Mi padre, pues si que era un crack, si te contara.. 😉 un abrazo

  3. isabel dijo:

    Fíjate Manuel cómo me gusta el pan que recuerdo a mi padre decírme a la hora de la comida : ” pan con pan comida de tontos “. A mí me daba igual, me encanta el pan aunque esté duro, así lo mojo en la leche y está buenísimo. Mi madre, que es gallega, cuando tira un currusco de pan a la basura le da un beso antes….
    Aquí en Pucela también tenemos muy buen pan, cuando vengas por aquí compra el “lechuguino” en una panadería, no en un súper, ya me dirás.
    Por cierto, Feliz Año a todos.

    • Hola Isabel: Mi padre era de Tierra de Campos y el pan castellano ese redondo con miga dura… complicado para un bocata, pero habrá que probar el lechuguino ese. A ver quién nos cuenta qué más tipos de panes hay. que hata llegar a los peces…. 😉 Un beso y gracias por tu comentario.

      • isabel dijo:

        ¿ Qué le pasa a tu teclado….? jejejeje

      • Hola Isabel: Tienes toda la razón, debería cuidar un poco más al escribir las respuestas, pero ando con tantas cosas…:) pero en efecto, un poco más de cuidado al escribir no me vendría mal. Un beso

  4. Teresa Martínez Carpente dijo:

    Pues yo con mis cuarenta y tantos…en el paso por la galicia profunda, cuando el trigo era trigo , el maiz maiz, el ahorro otro tanto, aqui en mi casa se iva al horno artesano del vecino despues de amasar kilos (de masa por supuesto),y se cocían 5 bollos enoooormes que solían durar un par de semanas, pero lo curioso es que se conservaba maravillosamente, aunque los más fínos como yo protestábamos porque no estaba fresco del día…cosa que no hacía más que provocar la ira de aquellos que sabían la fortuna que era tener ese manjar en las artesas. Todo e vicio..decían ,gran enfado, pero bien rico que estaba recalentado en la sartén untado con manteca, cuando la manteca era manteca.bicos

    • Hola Teresa: Es que las bollas, debe ser por la cantidad de miuga que tienen, duran más, no se ponen resesas. En mi casa, en la aldea, una bolla esta bien inlcuso al quinto día. Un beso

  5. tere dijo:

    hola ami no me gustaba el pan, y mi abuela me decía”niña come pan que es lo que te hará engordar que eres un alfiler y así sigo como un alfiler” y yo que no , que no me gusta, hasta que mi abuela muy lista y sabiendo lo golosa que soy me ponía azúcar por encima,y a partir de ahí yo pedía pan todos los días, pero lo de engordar no dio resultado .
    un abrazo

    • Hola Tere: Es que los que somos como los zapatos, de horma estrecha… no hay que hacerle. Yo como todo lo que sea y na, ni un gramillo- Pero que no te guste el pan…ya es raro, de pequeño igual te gusta menos pero ahora… ummmmmm Un beso y gracias por tu comentario

  6. nuria c. dijo:

    el pan bimbo, el pan congelado, el precocido eso no es pan, para pan el de Carral, Carballo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s