Me encantaría ser músico y tocar….

Estoy viendo el Concierto de Año Nuevo y lo de ser músico tiene que molar, aunque depende cual sea el instrumento. A mí me encantaría ser el del triángulo. Tiene que ser la repera viajar por todo el mundo con el cacharrillo ese y una vez cada 500 años dar un toque tan especial, pero tanto que si no lo das en el momento preciso, adecuado, justo, pues a tomar viento la Obertura de Wagner.

Mucho es eso del triángulo, que en un momento dado, si lo pierdes, siempre te queda como recurso coger una copita de cristal y darle con una cucharilla; mientras no se levante el personal y mire para ti pensando que vas decir unas palabras…

Pero lo que desde luego que no me va es lo de violinista. Eso deber ser un curre… y un peligrooooo… Yo no sirvo, sé que no sirvo, porque yo soy muy impetuoso, muy apasionado, y seguro que en un Allegretto…. bueno; Allegretto por decir algo, que en el fondo es un Tristetto de carallo. Pues eso, que en un Allegretto me empato le doy a la varita esa y me conozco, un día u otro me sale disparada como una flecha y al de al lado se la clavo en un ojo y como efecto colateral… pues como el público de los conciertos es muy sensible, unos traumas… pero unos traumas cuando vean el ojo en la pared atravesado por la varilla… ahora, violinista con un equipo médico en el foso o en la primera línea de butacas, disimulando, todos de esmoquin… a lo mejor… pero no, ni así

 Es que además si no te cogen para una orquesta… lo que te queda es dar ambiente a las películas de Hitchcock y, tío, eso es un curre, pero un curreeeeee. Sube una chica por una escalera y entonces de repente, tú: «singggg, singggggg, resssinnnggg..». Ella acerca la cara a la pared y, tú, otra vez: «singggg, singggggg, resssinnnggg..». Mira para arriba, oye un ruido, con ese plano corto enfocando los ojos que te da ganas de decir: «Oye ¿te pasa algo?, ¿esto es una película, verdad, o es en directo? Y, tú, «sonnng, soonnng, soooonng».

 Yo no sé; pero yo soy violinista y le pregunto Hitchcock, no por la partitura, sino cuánt0s peldaños tiene la condenada escalera esa y que si no le importa poner un descansillo más, que tengo un dolor de dedos… y me da que Sir Alfred, don Hitchcock , o me mira y me parte la cara, o igual también él esta harto de su curre, pone el descansillo, coge de serrucho, acorta las escaleras, la peli, y nos damos… pues nos damos eso, un Allegretto…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Salud y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Me encantaría ser músico y tocar….

  1. Rosa dijo:

    Hola Manuel es la primera vez que te dejo un comentario. Tu ya sabes lo que me rio con tus articulos. Este de hoy se que lo has escrito sobre la marcha, y aunque a ti no te gusta que te lo diga !!!!!!!!!ERES UN BUEN ESCRITOR, MUY DIVERTIDO, Y UNA EXCELENTE PERSONA!!!!!
    Para que quede constancia.

    • Hola Rosa: Pues sí, lo estaba escribiendo mientras hablaba contigo de esto que salir el Fin de Año, que el que ya ha vivido mucho fines de año piensa si va a ser verdad que va a ser el FIN AÑO 😉 Pues muchas gracias por tu comentario en el blog y espero verte más por aquí, que los comentarios siempre animam. Un beso para ti y otro para Celinda.

  2. Lola Fuentes Añón dijo:

    Hola Manuel: ya me alegraste el primer día del año☺. Tienes ese don. Hacer sonreir con complicidad no debe ser fácil.No aparezco en los comentarios , creo qué por timidez.. pero te leo siempre. Lo mejor para tí y los tuyos, desde Montevideo.

    • Hola Lola: Pues también te deseo un Felia año nuevo y déjate de timideces 😉 y ya que es un año nuevo…. espero tus comentarios aquí, en el blog, que siempre animan, ¿vale? Un beso desde España hacia Montevideo

  3. “Lo” del violinista, lo entiendo. Entiendo, incluso, los sudores del pobre hombre de la tuba, la soledad de la arpista, la coña del trombón y hasta los aires militarotres del caballero del tambor… Pero estudiar tantos años de música para hacer sonar un triángulo, con lo bien que lo hacían los vaqueros de las películas americanas a la hora de avisar que era el momento del rancho…. Eso. Y, encima, para “tocar” un poquitol y muy de vez en cuando… Menos mal que lo arreglaron con el reparto de peluches, gorro de cocinero y cucharón, que si no…. ¡Un feliz año, Manuel, y que el triángulo sea escaleno!.

    • Hola Antón: Pues tiene toda la razón, pero es que toda; tanto estudiar para el triángulo ese habiendo miles de vaqueros en Tezxas, por ejemplo. Seguro que no no hay ni un vaquero en ninguna orquesta por eso, ¿no notas tú que cuando toca el triángulo, como que es artificial el toque, que no es natural, que le falta alma, que…. hay algo ahí? Donde haya un vaquero… y un buen rnacho aunque sea mental y darle al aparatillo ese… Un fuerte abrazo y buen año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s