La culpa de las separaciones la tiene…

Esto de hablar sobre el hombre y la mujer es complicado, muy complicado, tanto que lo normal es que si lo haces termines trasquilado, pero hay cosas… Por ejemplo, yo estoy convencido que la culpa de las separaciones matrimoniales no es eso de que una pareja lleve 40 años juntos, que si el hastío, que si la convivencia, que si la falta de sexo… ¡¡¡ que va !!!, la culpa la tienen las maletas; pero no todas las maletas, sino las de ruedas. Esas son las culpables.

Antes, cuando un marido tenía un follón con su mujer, de esos que el vecino del 1º subía a casa y te decía: «mire, que se les ha caído un armario», entonces el cabeza de familia decía en un arrebato: «¡¡¡ Me voy !!!. ¡¡¡ me voy y me voy y ahí te quedas, Juana; con tus hijos, con tu madre, con tu prima y con el  gotero de tu padre, que  estoy harto de rellenarlo !!!».

Esto sucedía en todas las casas, pues qué te diría yo… una vez al año, dos, o cada semana, a depende. Pero claro, una cosa era decirlo y otra hacerlo, porque lo primero que había que hacer era encontrar la maleta, que llevaba su tiempo; luego llenarla con ropa y, una vez repleta, como en la maleta sobresalían bultos por todas partes a modo de volcanes pues tenías que ponerte encima e hincar las rodillas sobre ella hasta ir dándole forma para cerrarla. Y claro, en esto de  moldearla tardabas 10, 15 o 20 minutos mientras de tu boca solo salían cajoenrós y más cajoenerós a pares, y Juana por detrás te decía: «Pero déjalo Josiño, déjalo ya, que ya pasó hombre, que ya pasó».

¡¡¡ Que diablos iba a pasar !!!. Entonces Josiño se ponía a otra labor no menos ardua y técnica, sobre todo técnica,  y que no era otra que a ver cómo diablos conseguía encajar los cierres metálicos laterales. Que hablando de esto, dicen que hay gente que empezó hace diez años y que aún hoy no se ha enterado que es viudo…  que hay gente a  la que han tenido que ir a buscar a casa para decirle: «Oye, que mañana es el entierro de tu mujer; joé, para ya, que para ir al funeral no necesitas maleta»

A lo que iba. Y así, en tanto que Josiño cerraba la maleta, los cierres laterales saltaban disparados y se hacía daño  en un dedo… pues  Juana,  a lo suyo: «Pero Josiño, que ya pasó hombre, que ya pasó, adónde vas a ir …. ». Y a Josiño aún le quedaba otra tarea, arrastrar la condenada  maleta hasta el ascensor. Y entre el agotamiento; Juana que no paraba y el remordimiento de que eran las 7  y había que rellenar el gotero porque solamente él se preocupaba… pues eso, Josiño, totalmente derrengado cedía y se quedaba en casa otros 15 o 25 años con unas 700 intentonas de fuga de por medio.

Ahora no; ahora no es así. Ahora, con las maletas de ruedas, como son tan tan que hasta valen para ir a la compra y están prácticamente a mano; al ser rígidas entra lo que entra, lo que no, queda fuera; con un  clic se cierran automáticamente y como no hay que arrastrarlas… ya puede decir Juana: «Josiño que… », que eso; que no le da tiempo; que para cuando Juana quiera terminar la frase está Josiño ya en un avión vía Guinea Ecuatorial soñando con bailar el bulumbumbú entre veinte negratas. La culpa de todo… las maletas, las de ruedas. ¿Cómo?. ¡¡ Ah !!, el gotero, ya no hay que rellenarlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en abogados, Casarse, Educación, Salud y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a La culpa de las separaciones la tiene…

  1. Angeles dijo:

    Pues mira… todo es sacarle las ruedas a la maleta y que Josiño siga rellenando el gotero 🙂
    Un saludo.

  2. María Jesús Fernández dijo:

    Ostras Manuel !!!!!!, y yo pensando que el motivo principal eran las suegras, o maletas con ruedas es la nueva modalidad de llamar a las suegra????? porque amoldarlas como las maletas llevan su tiempo tambien. jajajaja es broma. Un saludo

  3. René dijo:

    A mi me parece que las ruedas de las maletas las inventó la mujer de Josiño… Pero a ver Josiño que demonios haces todavía en casa ¿no decías que te ibas…? ¿Qué pasa Josiño, que le tengo que poner también un motor a la maleta?. A ver si te largas de una vez a comprar tabaco y no vuelves… Pero Juana si yo no fumo…
    Un saludo.

    René

  4. Isabel dijo:

    Hola Manuel.
    Yo opino igual que René. A Josiño no le daba tiempo a plantearse hacer la maleta, cuando entrara en su cuarto se la tenía yo preparada con un bocata y todo, para que no pasase hambre en el aeropuerto… Anda que no han tenido que aguantar todas las Juanas de antes, pobres. Que con eso de ir a por tabaco les dejaban todo el pastel a ellas.

    • Hola Isabel: En cuestón de aguantar… digamos que al 50%, que los jaunes también iban servidos; aunque quixás huviera más juanas, pero cuando había un juan… el asunto era patético. Pues tyo voy a por tabaco y siempre vuelvo… voy a probar un día a no volver, a ver quién encuentro allí 😉 Un beso ya gracias por tu comentario.

  5. Montse García dijo:

    Pues suerte tenía Josiño si cuando tenía la maleta sin ruedas, tenía ascensor. Porque imagínate encima bajarla por las escaleras.
    Muy gracioso el artículo, Manuel.

  6. Inès dijo:

    Genial, como siempre Manuel !!! Maletas de ruedas ….. buen invento, lo que faltaría inventar sería que las rueditas giraran solo en un sentido, que no tengan marcha atrás jajajajajaja

  7. Y los legisladores con esto del “divorcio express” aún creen que inventaron algo…

    Besos 🙂

  8. El Rigo de Coruña dijo:

    ¡y el cinturon para cerrar la maleta! ¡que lo fuerte es que es del tipo del gotero!

  9. rozio dijo:

    La culpa de los divorcios la tiene el matrimonio… está más que claro 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s