El País: Amancio Ortega, el tercer hombre más rico del mundo. Repito artículo por su actualidad

El País publica hoy que Amancio Ortega es el tercer hombre más rico del mundo. Debido a su actualidad repito íntegramente un artículo que se titulaba “Carta abierta a Amancio Ortega” en la que por entonces ocupaba el quinto puesto

Señor Amancio Ortega:

Quizás no sea yo precisamente el más apropiado para escribirle esta Carta Abierta ya que mi vida hasta ahora ha sido bastante más fácil si la comparo con otras de muchas personas que he conocido, aunque nacer en una familia o en otra nunca es una elección, sino simplemente una casualidad. Pero en la vida hay que saber, que sea cual sea el entorno familiar en el que nos ha tocado crecer, hay otros que no han tenido la misma suerte y que es preciso ayudarlos y cuando digo ayudarlos no me refiero a dar limosna, sino a establecer unas condiciones para facilitar sus vidas y que puedan labrarse un futuro. Y no me sentiría bien conmigo si, en esta situación tan extrema en la que está viviendo España, y especialmente Galicia, no le dijera realmente lo que pienso cada vez que voy al trabajo, veo las impresionantes instalaciones que usted tiene en Arteixo (La Coruña) y pienso también que usted representa la quinta fortuna del planeta

Y si le escribo es porque habitualmente (desconozco si es su caso) personas que tienen una gran influencia política, económica o social viven en un cierto aislamiento. Es lo que llaman la soledad del poder; personas rodeadas de gente de las que no se sabe qué piensan, qué sienten, ya que (obviamente no todos) solo aspiran a mantenerse en su sitio y a ver cómo la cuenta bancaria tiene más dígitos e incluso ni se atreven a dar un buen consejo por temor a que «el jefe se enfade» y perder su status; pero repito, que no sé si ese es su caso, pero si hago mención a esto es porque hay cosas que desde su posición, desde la política que lleva su empresa, algunas no llego a comprender.

Puedo entender, desde el punto de vista empresarial, el afán de tener un gran poder económico y la satisfacción de comprobar como año tras año escale puestos en la lista Forbes, pero no por eso le critico, sino que le comprendo pues cada uno en su trabajo trata de hacer lo mejor posible y así como el futbolista es feliz metiendo goles y más goles también a mí me agrada que en este blog entren lectores y más lectores y un día llegar a ser el primero en una revista dedicada a bitácoras.

Y es legítimo querer ser reconocido; el futbolista con sus triunfos en el campo y el empresario en el ámbito de los negocios, que tiene su máxima expresión en la revista Forbes; pero una cosa es ese anhelo personal, repito que legítimo, de querer ser el mejor y ser reconocido, y otra que cada uno, en el puesto que ocupe, sea consciente de que hay otros muchos que por múltiples causas están pasando situaciones difíciles o extremadamente delicadas. Una cosa no está reñida con la otra y es preciso saber también, que si uno ha nacido con un don especial para los negocios, para la pintura, para la escultura o es un inmejorable cirujano, esas cualidades innatas no pertenecen enteramente a quien las posee, sino que de alguna forma han sido dadas por alguien para que una parte revierta en la comunidad.

La vida, señor Amancio, es tan efímera que si no pasamos a la pequeña historia de quienes nos conocieron, todo es accesorio. No hay millones, ni premios ni nada en la vida como que a uno, con sus defectos, le recuerden como una persona que ha hecho todo lo posible por hacer el bien y esta es la mejor enseñanza que podemos dejar a nuestros hijos. No quiero decir que usted no lo haya hecho, pues me consta que sí, pero lo pido un esfuerzo más.

Sé de las dificultades y de lo que ha trabajado para tener y mantener ese imperio económico que es Inditex, con sus aciertos y también con sus desaciertos y clarooscuros; pero fallos o no, todos, absolutamente todos, nos debemos a una tierra. El gallego a Galicia, el andaluz a Andalucía o el catalán a Cataluña. No interprete esto como una visión pueblerina o localista de encerrarse exclusivamente en el entorno; al contrario, es bueno y magnífico tener una visión amplia y global como la que tiene usted y su empresa; pero en todos nosotros siempre hay una deuda interna de gratitud por el lugar en el que se ha criado y con la gente que se ha rodeado y especialmente cuando las situaciones son tan adversas como las actuales.

Usted es el quinto millonario del mundo, tiene medios y capacidad. No le pido que dé dinero, pues los gallegos, como usted bien sabe, somos gente sacrificada, trabajadora y orgullosa; pero creo que con el equipo que usted dirige y que ha levantado esa gran multinacional que es Inditex puede contribuir algo más al desarrollo y a la riqueza de Galicia.

Sinceramente creo que hay posibilidades de que usted, pues es su trabajo (vuelvo a repetir que legítimo) siga obteniendo beneficios, como el futbolista desea meter más goles o yo tener más lectores; pero por esta tierra tan querida por todos, tan amada y a la vez casi siempre tan olvidada; por esta Galicia, por esta gente que ha tenido que emigrar, que ha tenido que dejar hijos y esposas, por esos que se han ido y nunca más volvieron, por todas esas penalidades que hemos pasado, por todas esas lágrimas derramadas en esta hermosa tierra le pido en estos momentos de dificultad que haga un esfuerzo más para invertir en Galicia, si así lo hace es posible que no esté usted el próximo año en el quinto puesto de esa prestigiosa revista, ni quizás en el sexto ni en el séptimo, pero sí seguro que el primero, en otra, que es intangible, y que es la del reconocimiento y la gratitud.

PD._ Hace unos 15 años le solicité una entrevista, espero que lea estas líneas y si es un hombre valiente, que sé que lo es, que la conceda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en economía, profesiones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El País: Amancio Ortega, el tercer hombre más rico del mundo. Repito artículo por su actualidad

  1. Maria Jesús Fernández dijo:

    La grandeza la podemos compara como una cadena alimentaria, digamos que están los que producen, (el trabajador) luego viene el se come lo que se produce (el consumidor) y luego viene el que se come al trabajador y al consumidor (el grande). Pero como la vida es como una rueda, que gira y gira, digamos que “EL GRANDE” puede verse como el trabajador, con esto quiero decir, que cuando uno puede dar, que de, que el dia de mañana no sabrá en que situación se encontrará. Buen dia y un abrazo

  2. Maria Jesús Fernández dijo:

    Manuel si tod@s pensáramos así, donde habría la diferencia entre unos y otros,. existiría la palabra comparación, superioridad, pobreza, grandeza, etc……????? Yo soy feliz porque pienso como tú, si tengo doy, y sin esperar nada a cambio,

    • Hola María Jesús: Es que cuando naces nadie te elige en qué puerta quie entrar, sino todos elegiríamos la mejor; es por ello que si te ha tocado una mala… pues tienes que pensar que podrías haber sido tú y por eso debes de ayudar al que no tuvo tanta suerte.

  3. El Rigo de Coruña dijo:

    Sera el tercer hombre con mas dinero.Rico es otra cosa,cierto es que no lo conozco(creo)
    pero…bueno…me parece que tampoco sera una vida de rositas estar rodeado de Perez de Tudela con piolet en mano.
    Solo le falta entrar en politica con el Mexican y el la irternete,Esa seria bien buena.
    Un partido mundial…y cuando los tres, ya todo del mundo mundial igual lo repartian,con la humanidad,por eso de no tirarselo a la cabeza unos a otros ya aburridos de todo.no se,digo yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s