Tú, las rebajas y tu blusiña

Mira que hay ropa, y sobre todo barata ahora en rebajas, pues a ti, como si la regalan porque como resulta que guardas desde los romanos una blusita que le tienes cariño… nada, la sacas a pasear cada cierto tiempo y hasta te convences de que es azul; que de verdad, que tienes un concepto de lo que son los colores… tela.

Vamos a ver neniña o neniño: Tu trazas una línea desde Krasnojarsk (Rusia) hasta San Sebastián y de San Sebastián a Algeciras y luego a Casablanca, das la vuelta por el cabo de Hornos, y de ahí tiras para Nueva York y de ahí a Vancouver (Canadá) y luego de vuelta a Krasnojarsk y…. no hay uno, ni uno, pero ni uno en esos tropecientos mil kilómetros que te diga que tu blusiña es azul, pero ni uno. Es más, incluso en las 4.000 asociaciones de invidentes que te puedes encontrar en el camino te aseguro que nadie te dice que es azul; la tocan, y ya al tacto, no les sale azul ni de broma, y de blusita menos, rozarla y que les entre un repelús es todo uno.

Sí, que ya sé que la utilizabas cuando tuviste tu decimocuarto amor, cuando entraste en la facultad, cuando conseguiste tu primer trabajo, cuando te casaste, cuando te divorciaste y te volviste a casar y que sí, que forma parte de tu vida; pero de verdad que llevas una bayeta con mangas, un especie de estropajo puesto que para rascar y limpiar fogones funciona…

Claro que tú, así, has conseguido varias cosas con ese cacho harapo, y la verdad que son meritorias. A saber por lo menos dos: que has inventado un nuevo color que puede ser utilizado por cualquier artista plástico y que el suavizante tiene un límite por muchas pastillas que le metas a la lavadora, que eso no se sabía.

Pero en el fondo en el fondo, en tu intramundo cerebral, en alguna parte de tu estructura intracraneal sabes que no es azul. Y lo sabes porque cuando alguien te pregunta por la prenda que llevas ni le dejas acabar y lo primero que sueltas como un resorte y a bote pronto es: «Le tengo un cariño… » y tan feliz te quedas aunque una manga se te caiga al suelo.

Yo no sé como le llamaría a esto ¿el síndrome de Zara?, ¿el de Confecciones Lolita y Hermanos?, ¿Sobrinos de Lucrecia SL?… Me da que lo tuyo es más de Cortefiel porque fiel a ese trapillo eres pero que mucho mucho y de corte… lo que se dice de corte a ti, nada, le tienes un cariño… Anda niña, toma, que se te cayó el cuello.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulo, economía, General y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Tú, las rebajas y tu blusiña

  1. Estoy contigo, Manuel. Por mucho apego que se tenga a una prenda, no hay que caer en la exageración. Todo tiene su límite. ¿Qué pensaríamos del caballero que, habiendo tenido su experiencia sexual más placentera, cuando llevaba determinado preservativo, lo utiliza ya, de por vida, con cualquier mujer? Seguramente, no encontraríamos calificativo para tal varón.
    Me decías, como contestación a mi último comentario, que no encuentras la forma de poner uno en mi blog. No sé qué puede pasar, porque mis conocimientos de internauta son rudimentarios. Pero bueno, sigo tu sugerencia, y te indico la dirección del blog:

    http://tribunadelortegal.blogspot.com/

    Recibe mi más cordial saludo.

  2. Nuria C. dijo:

    Simplemente genial, pero he de reconocer que yo soy de esas que lleva las camisas a las que les tengo cariño hasta que no valen ni para trapos y encima digo que valen mucho dinero, si el otro dia sugeri a una amiga que me regalase un abrigo y me dijo ” da igual aunque no este de moda,qeu te conoci hace 15 años y solo te vi dos abrigos…”
    Un saludo

  3. Angeles dijo:

    Fijate tú que a mí una blusiña nunca me ha durado tanto como a la neniña esta, será que soy poco cariñosa? 😉
    Un saludo.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Angeles: Pues yo temngop unos zapatos…que no te cuento. Y es que en la aldea siempre dices no lo tiro porque si un día… y así pasa el tiempo. Un beso y gracias por tu comentario.

  4. Toño dijo:

    Leyendo entre líneas, y por si no te has dado cuenta, tu post es una forma muy gallega de ofrecer parte de la solución a la crisis. Esto sólo se arregla si hay consumo, que ya está bien de guardar por cariño o por si acaso… el dinero debe cambiar de manos para que el mundo se mueva… en sentido figurado, claro, que no creo que el consumismo interfiera en la ley de la gravedad y esas cosas del universo. Así que te voy a hacer caso y voy a deshacerme de estas zapatillas. Bufff, no sé, es que las tengo tan hechas a mis pies que son como una parte más de mí. Casi comprendo a la “neniña” con su blusa. Quizás compre algo, pero las zapatillas me las quedo. ¿Eso vale?

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Toño: Yo te entiendo pero… ¿y si vendes los pies? no ha s dicho nada de que les tengas cariño… Un abrazo y gracias por tu cometario. No sé si es nuevo por estos lares pero si es así…bienvenido

  5. Virtu dijo:

    A ver, que la blusa ya no es blusa, que es arte sobre piel y eso se lleva una barbaridad… si le echa un poquito de cola lo mismo ni se la tiene que quitar para lavar…
    Y presumirá de haber encontrado en su día una ganga, ¿no? Porque si estimamos el coste diario le salió regalada…
    :-*

  6. René dijo:

    Pero que me dices del cariño mutuo, de la morriña de no volverlo a ver, de las alegrías que te ha dado, de los lugares que habéis visto juntos, de lo que habéis compartido.
    Y tu Guisande, lo quieres dejar tirado. Piénsalo, Él no lo haría…
    Un saludo.

    René

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola René: Hombre, visto así… ya no te quitas los patucos de cuando naciste. Es verda, él no lo haría 😉 Un abrazo

      • René dijo:

        Y que me dices del chupete… Nos lo sustraen cuando somos pequeños, que si lo intentaran ahora reaccionaríamos igual que Gollum.
        Un saludo.
        René

      • Manuel Guisande dijo:

        René: Joé el chupete, no me hables del chupete que aún ando buscándolo…. me has dado René, el chupete… bo. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s