Insúltame, te quiero más

Vamos a ver, que esto que voy a escribir es complicado y no te pongas a pensar mal ni raro, que para eso están otros, los banqueros, por ejemplo, que si les puedes robar… no te cortes, róbales lo que puedas que ellos lo han hecho antes y, además, no robas, que equilibras su presupuesto, que te estarían devolviendo lo que quitaron. No, matar no, que he dicho robar… ro-bar, joé como te pones, es que es mentarlos… no, asesinar tampoco. Es robar; a ver, repite conmigo ro-bar, ro-bar. Eso, muy bien.

Pero a lo que iba, antes de desfalcar a un banquero (placer de dioses) o a Hacienda (ilusión de todo español, o por lo menos la mía), desde hace tiempo siento que cada vez entiendo menos mi trabajo, aunque más bien diría el ambiente.

Yo no sé como son otras profesiones de fe porque siempre he currado en esto del periódico, que hay que reconocerlo es un desquicie, un desmente, un desnorte que ya nos impide integrarnos en la vida civil y que haría casi imposible buscar otro trabajo porque no nos admitiría nadie. ¿Tú te imaginas uno de nosotros en un banco?. «Oiga, ¿usted por qué se ríe cada vez que pone un 8?», «Pues no sé, la verdad, y si me rio con el 6 ¿le molesto?», respondes; pero respondes bajo un puente y calentándote las manos mientras arde el papel del finiquito.

Y es que todo ha cambiado en las empresas, y creo que especialmente en las periodísticas. En los diarios, antes llegabas y el primero que te encontraba lo mínimo era que te dijera: «Hola imbécil». «¿Qué tal mamón?», un cariño. Vamos, te despejaba más un saludo que un café doble y estabas seguro, pero segurísimo, que habías llegado al periódico aunque solamente hubieras dormido 3 horas o no dormido.

Pues ahora no; ahora en el periódico para hablar con otro que está un poco más lejos la gente llama por teléfono interno y más que hablar parece que están dando una contraseña, el Pin… en bajo, muy bajito… Y a mí esto me supera, yo sigo con los gritos pidiendo a los de maquetación: «¿¡¡¡¡ Cómo va la página 15 !!!!? y María Pedreda, Mabel Rodríguez o Verónica Madruga (sí, se apellida Madruga, que tengo yo ese apellido y muero de sueño) te contestan: «¡¡¡ Que ya estáááá bobito !!!», y eso, eso es cariño. Y si dijeran: «¡¡¡ Plastaaaaaaaaa, que me olvidessssssss… !!!», eso sería inolvidable, sería amor.

Pero es que además, ahora, por lo general, los sitios donde trabajas son tan grandes que como dice mi amigo Chinto (el de Pinto&Chinto) ¿no notas que en la sección de Nacional como que tienen otro acento? Y es verdad. Antes estábamos todos más juntos, más cerca; pero ahora si vas a Nacional es como hacer un viaje, hasta piensas si llevar una maleta, preguntar qué tiempo hace por allí, si es necesario cadenas… y cuando llegas te dicen, «¿Y tú por aquí?», y hasta te da ganas de decir: «No, nada, que como llevamos unos 25 años de compañeros pues pensé… pero si molesto… pues vengo cuando hagamos las bodas de oro»; y ni caso, aunque moleste me quedo, era boa, a estas alturas.

Pero se ha perdido mucho en todas las empresas ese buqué del insulto, de la faltada que no era tal, de la confianza, y más bien a veces parece que más que en un periódico estás en Maphre dando un parte o en el Hospital General dando tus datos: «Hola, soy Guisande y tengo una noticia… esto… ¿la digo o si os parece vengo mañana?».

Yo de verdad que hecho de menos los insultos, el entrar y que todo el mundo te dijera la mayor locura, que te empujaran… porque eso era amistad, mucha amistad. Supongo que este cambio se debe que son otros tiempos en los que si estás serio eres un currante que ni te cuento y si te ríes como que eres raro y… hay lo que hay, pero a mí esto como que no, bueno tú me entiendes ¿verdad idiota?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulo, General, Otras cosas de la vida, Periodismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a Insúltame, te quiero más

  1. Mónica dijo:

    ¿¿Cómo no te iba a entender, estúpido Guisande???? No hay nada en el mundo más placentero que los insultos cariñosos!!!!!Y hoy en vez de dejarte un beso, te dejaré un escupitajo!!!!!

  2. titaju dijo:

    Pues si quieres insultos, ven a pasar las Navidades a casa con mi familia. ¡No sabía yo que nos queríamos tanto! ¡Y mira que he tardado años en enterarme de que yo también los quería!
    Voy a mirarme el subconsciente, a ver si es verdad eso del amor… Me preocuparía, no te vayas a pensar.
    Ciao, atontao!!!!

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola: Nunca vi tantas muestras de cariño, boba mía, Que placer es volver a los tiempos de antes y no haro, todo tan plastificados. Pues va a ser que en el insconsciente es amáis. Un beso só petarda

  3. armando ojea dijo:

    Que tienes razón ,mamón. No entiendo como un analfabeto como tú escribe tan bien…
    Hace años había ido a tocar a una fiesta-banquete en el interior de un restaurante, y estaba colocando los instrumentos cuando ví a dos camareros discutiendo. Uno decía al otro: “Tú a mín non me tés que decir como teño que poñer as cousas, analfabeto, que levo trinta anos facendo esto” y el otro le respondía de forma similar “Tí non sei onde aprendiche a camarero etc etc”. La discusión se mantenía en esos términos, parecían discutir en serio. Yo estaba cortadísimo, creyendo que podían llegar a las manos, y pensaba en alguna manera de apadicuarlos. Al final,resultó que era todo una coña, y eran grandes amigos y compañeros desde hacía muchos años.
    Cuando tenía unos veinte años, tenía un amigo, hoy médico ourensano conocido, con el que siempre acababa peleando, dándonos empujones o luchando con “llaves” inmovilizadoras, cuando salíamos de marcha. Nos provocábamos con cualquier cosa. Yo le escondía la chaqueta y no le decía donde estaba, o viceversa, cosas así. Empezaban los insultos, nos echábamos una caña de cerveza uno a la ropa del otro, etc. Los camareros de las cafeterías no expulsaban fuera a ambos muchas veces. El resto de los compañeros, si algún tardábamos en empezar a discutir, empezaban a “picarnos”, “No sé como le consientes eso”, y cosas así. Es uno de mis grandes amigos.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Armando: Es que ahora la gente es como de plástico, ya solo falta que se traten de usted, no entiendes esa forma natural de hablar entre amigos, con insulto y tal. Obviamente eso tiene sus momentos, no vas a estar con otra gente así, pero entre amigos de toda la vida… la gente no lo entiende. Un abrazo

  4. Miguel Buján dijo:

    El sábado pasado nos conocimos casualmente echando mano de una marca de cervezas para iniciar una minicharla, de la cual descubrí, entre otros asuntos, que compartimos, en mayor o menor (a)grado, camaraderías con el bueno de Héctor Porto; que no eras de León o Fuengirolas y que sí entendías el gallego con el cual siempre me expreso y que contigó mudé al castellano por mal ubicarte (desde que estoy casado con mi turca, que no es otomana sino argentina, me cuesta un huevo atinar eso del acento de los otros); asumí mi desmemoria cuando me hablabas de un tal Alfredo que yo negaba conocer y resultó ser el marido de una prima y con quien suelo, cuando coincide, conversar como contigo hice. Descubriste tú y afirmete yo que en cuanto a cervezas uno debe estar dispuesto a (man)tener un buen diente, no vaya a ser que por un sólo trago uno se crea, por momentos, en un lugar diferente al que creía ocupar, y así, en fin, nos despedimos, a las pocas prisas, descubriendo, finalmente, que tienes un blog donde al menos 22 rusos suelen leerte y que echando mano del guisante acabaría por toparme con tu blog. Confieso no haberlo leído del todo (lo que hago con la cerveza me cuesta un poco más con las lecturas…), aunque prometo pensar en hacerlo.
    Y como despedida, ahí va mi insulto (ya que algo leí entre los comentaristas acerca de escupitajos), que lo es peripatético, por aquello del dar rodeos…sabiendo de antemano que acabarás llegando al mismo sitio.

    “¡Ud no se merece ni la saliva necesaria para que le escupan en la cara!”

    P.d.: Y si puedes me saludas al concamarada de mi parte.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Miguel: Qué casualidad. Nos conocimos enun bar y ahora pasamos al intramundo de la Red; pues me imaginos que los rusoso seguirán leyeno y releteyendo, sin salir de casa. Pues bienvenido al blo y fue un placer hablar contigo aunque fuera unos minutos ¿Un escupitajo? Pues pasados estamos los periodistas, que yo incluso lo acepto, si es amistoso. Un abrazo y daré recuerdo a Héctor Porto.

  5. beatriz dijo:

    A ver. ¡so tonto!, ¡que eres un tontiño!. Mira que no querer bicarme…
    ¡Ya te vale!
    Pero como ya formas parte de mi vida (le hablo a todo el mundo del coñazo de blog que tienes) pues te aguantas y te aguanto.
    Mucha razón no sé si tienes, porque yo soy relativamente noviña en esto de currar en equipo, pero si he notado que cuando mis compis mas “experimentados” (entiendase los mas antiguos del lugar) hablan de tiempos pasados se les nota que lo hacen con cariño y nostalgia.
    Pero digo yo una cosa, no nos estaremos haciendo mayores y por eso recordamos aquellos tiempos idos como mejores porque eran nuestros años mozos?
    (¿Me habré pasado?)
    P.D.: Un bicazo moi grande para jisande, lo quieras o no.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Beatriz: ¿Pasarte? Nada de nada, un placer, fue leerlo y decir: ¡¡¡ qué felicidad, qué felicidad !!! Bueno eso de que formo parte de tu vida… que insisto que me tienes abandonado, como un perrillo en una carretera. Pero no es hablar de tiempos pasados, sino que ahora la gente es como de plástico en un primer momento, aunque luego es natural. Antes era natural en el primer momento. Pues sí, te bico, te bico y te rebico, boba.

    • Miguel Buján dijo:

      Beatriz, con el paso de los tiempos uno va descubriendo los paralelismos que comparten, como es el caso, oxidaciones y endemismos; me explico. Con el envejecer de los años uno se vuelve tan nostálgico como argentino, aunque sea del Ferrol (no quiero ni imagtinarme en que darán de sí los argentinos al alcanzar esa la edad del vaticinio). Y ya que mi mujer es patagónica, de ella me sé y con ella me disfruto del modo tan “cariñoso” en que crean sus decires, como los del lunfardo, y en concreto un decir concreto que me viene al pelo para ubicar exactatamentemente el sentimiento que debió asolar los animismos y las cabezas de todos los que vivieron el descontrol político-aéreo de días pasados en sus carnes; dicho que se refiere a cuando te dejan colgado o tirado o quizás a medio vuelo de distancia de ningún sitio en común: “¡Che…te colgaron la galleta!

      Como ya me voy haciendo más nostálgico cada día echaré mano de otro decir, aunque éste mucho menos “tras cartón” y de la tierra para despedirme: !Gallo que no canta…!

      En fin, en fin, au revoir!

      P.d.: ¿Usté también es periodística?
      P.p.d.: ¡Guisande, confiésalo! Vosotros sois dos de los veintidós rusos ¿verdad?

      • Manuel Guisande dijo:

        Hola Miguel: No somos rusos, pero con el invierno que va a venir… ya verás que pronto vamos a entrar en ambiente siberiano. Un abrazo

  6. Miguel Buján dijo:

    Amistoso, amistoso…¡cómo no! En caso contrario (releyéndome) no te lo merecerías.
    Recuerdo que (ya que son amigos me permitiré hacer mención al café donde nos topamos ambos) en el Café Los Ángeles, en Chantada, me olvidé presentarme al despedirnos, aunque ahora ya sabes mi nombre (¡bendita bendición la de poder leer al vuelo¡…¿o no?). Yo, que también tuve (ya no tengo) blogs, disfrutaba, más que escribiendo, respondiendo, y se ve que el meterme en el tuyonuestro me incita nuevamente a esto del telegrameo. Espero no avasallar a tus veintidos, que me conozco, y cuando me suelto la lengua se me pone roja de tanto extender(mela. Intentaré ser comedido que no concreto.

    Y hablando de Héctortilla…¿también él Redifinirá muchas de sus ideas en otro blog, quizás? Me gustaría leerlo algo más que cada siete días en las páginas guturales de vuestra Voz.
    En fin, Guisande, lo dicho, procuraré, a la hora de mis tobaccos, visitar tus escrituras.

    Un saúdo.

    P.d.: Echenique recuerda en alguno de sus libros el modo en que los mexicanos (que en cierto sentido son casi más gallegos que los gallegos) diferencian la cerveza embotellada de la de barril: “Son lo mismo, nomás que diferente”

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Miguel: Nada estamos aquí para lo que sea. ¿Y por qué abandonaste el blog? es un terapia, a no ser que escribas de poltíca y entonces te entre un cabreo que… pero si te lo montas en plan humor (aunque a veces te mosquees) pues se lleva bien. Pues en lo que siempre digo mi-tu-nuestro blog… toto vuesto. Un abrazo

      • Miguel Buján dijo:

        Es que además de bipolar soy Aries, o sea que cuando bipolo bipolo el doble que los demás. Lo mismo que con todo cuanto comienzo; nunca lo termino. Los blogs que yo escribía como que me cansaron porque (como ya te dije) disfrutaba más respondiendo que publicando, y como casi nadie me daba paso (¿de ahí mi fijación quizás de tus tantos rusos?) me cansé de responderme a mí mismo, y en pleno ataque de bipolaridad los mandé al carajo (a los blogs, que no a los blogueros…o también…total, ya de paso). En fin, enfant, que lo mío es como cíclico y ya me toca de nuevo dejar a un lado el armisticio y echar mano de las moscas que me orbitan la cabeza para comenzar, otra vez, a usar un blog (aprovechando tu cobertura, claro está, y así me ahorro de levantar umbrales ya que de tan buena gana me dejas tú tu puerta abierta).

        Un día voy y te cuento la diferencia entre el “boludo” y el “pelotudo”, que aunque a nosotros nos suenen a chiste no es así a los argentos (por seguir el hilo de la insulsatez que originó mi primer párrafo).

        Otro abrazo, Guisande, otro abrazo.

      • Manuel Guisande dijo:

        Hola Miguel: Pero eso es empezar, luego te van haciendo comentarios y ya estás más entretenido. Yo llevo con el blog un año y medio, aunque es cierto que gracias a La Voz y a mi colega Nacho de la fuente le dieron mucho impulso, después… pues ya depende un poco de si a la gente le gusta o no. Pues cuéntanos la diferencia entre “boludo” y “pelotudo”, que seguro que tiene su cosa el asunto. Un abrazo

  7. Miguel Buján dijo:

    Pues la duda nos la despejó no un porteño sino un gallego. De los de toda la vida. Cosas de la globalización, es de suponer…
    A los pocos días de llegar la turca a Galicia, durante las fiestas de Taboada, mi amigo Luis Ouro, en pleno apagar “sedes”, le contestó a otro que acosaba a mi mujer a preguntas de ese tipo cuando el tipo en cuestión llegó a la idéntica cuestión que me planteas, a lo que el tal Ouro, le espetó:

    “¡Che “vite”…eso depende de la madre de cada uno…!”

    Está visto que no ve más el que más se fija sino el que menos parpadea. ¿No crees? Guisande.

    P.d.: También hay un señor de aquí, que vivió muchos años en algún cantón de las Suízas, que usa gafas que bien podrían pasar por catalejos, de lo gruesas que son sus lentes (ya metidos en no ver…), y que siempre que nos encuentra a la turca y a mí nos cuenta siempre, siempre, la misma idéntica historieta. Se ve que aunque reiterativo, sabe cómo contarla, porque a la vista está que ambos los dos se la aguantamos como la primera vez. Lo mejor del tipo y su retórica es su despedida (igual de idéntica siempre que idéntica su narrativa; debe ser un tipo de principios). Cojiéndole la mano a mi mujer entrambas manos suyas (y sin saber muy bien si la mira a los ojos o al escote…sus ojos tan solo se intuyen o imaginan tras ese par colosal de lentes cóncavas o quizás convexas), pero siempre con bondad y con cariño, le dice: “¡En…en…(además de hacerse el sueco también “engarra”)…encatada!”.
    Entre el gallego bien hablado y el castellano mal hablado de sus tiempos de la infancia, y la mezcla fonética que se da en los Cantones y que mamó a trancas y barrancas como emigrante, en fin, vete tú a saber qué lío de inconexiones idiomáticas guardará el pobre hombre tras de sus ojos.
    Y así es que nos tiene como a sierpes el muy flautista a mi doña y a mí mismo. ¡Encantadísimos!

    P.p.d.: La vista es la que trabaja, dicen.

    Otro abrazo, Guisande, que me voy para Chantada, a contarle a la turca que hablo de ella nuevamente en la Red a manos llenas.

  8. beatriz dijo:

    Hola Miguel.
    Tu a Mr G ni caso. No va el tío y te dice ¿que todo es empezar?. Tú ni caso, una mentira godisima pero que de las más gordas que he leido.
    Lo que yo te diga, Miguel, que no quiero que te engañe mi “amigo” Guisande. Que no es mala persona, en serio que no. Pero eso de que todo es empezar….. Jisandiño ahí pasacheste..4 ou 5 pobos.
    Miguel, tu creeme a mi, que entre otras cosas soy acuario y la sinceridad es una de mis pocas virtudes.
    ¡NOS AMENAZOOOOOOO!
    Como lo lees. Nos amenazó con no seguir publicando posts si no colaborabamos más con él. Y aquí seguimos, replicandole. No sea que se mosquee y deje de publicar sus cosas. Yo creo que por lo menos tenemos el sindrome ese, ¿el de Estocolmo?. Porque nos encanta seguir aquí. Y encima, si no le contestas con frecuencia… te riñe y no te da bicos y va y te dice eso de que se siente abandonado como un perrillo en una carretera de esas que fomento no da terminado y claro…una que no es de piedra… vuelve al redil con las orejas agachadiñas …
    En fin Miguel, que bienvenido y que tu atente a las consecuencias…
    P.D.: No soy periodista, pero dice Mr G que soy un reportaje viviente, así que sigo en ello ( en lo de viviente, claro).
    Os dije que soy relativamente noviña, igual es que soy relativamente ignorantiña pero… ¿Quienes eran los 22 rusos esos?
    Bicos.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Beatriz: Que trapalleiraaaaa, qué mentirosaaaaaa, Pues sí que sí, abandonado en una carrtera, como bien dices, de Fomento, sin acabar, que es lo mismo que decir que por ahí no pasa nadie y no te recoge ni el camión de la basura. ¿Tú ignorantiña?. Ay! Miguel, esta Beatriz tiene una cara… tiene algo de razón en eso de que si no hay comentarios…. pero tampoco es abandonar. ¿Amenazaa?, no me acuerdo, será porque no soy noviño. 1000000000 bicos, porque es Navidad, claro.

    • Miguel Buján dijo:

      ¡Guisande amenazando! Amenizando tal vez…¿no?
      En cuanto a que continues viva, Beatriz, querida, no sé cómo tomármelo. Soy un apasionado de los zombies. Lo soy desde mucho antes de descubrir las literaturas William Seabrook o Blasco Ibáñez y las cinematografías de Tourneur o Michael Curtiz. Ya de niño, cuando me acurrucaba entre las mantas, como para invocar al sueño, me imaginaba estar aislado en la vieja casa donde vivía, rodeado de podridos (y muy a salvo, eso si). No puedo negarlo. La imagen de un tipo desarrapado, muerto de hambre y con unicamente una muy ínfima parte de su cerebro iluminándosele, persiguiendo a todo vicho viviente que se le cruce en el camino, me da hambre. Claro está que zombies los hay de muchos tipos, y no todos están necesariamente muertos (o no vivos), pero ya sabemos todos de quien se trata y por eso, si llemos, no son libros del Coelho.
      Zombie o no, Bea, acepto tu saludo de bienvenida y, logicamente, me arriesgaré a las consecuencias. A Manuel también le doy un voto de confianza por lo que dice sobre tu cara, que parece ser durísima, y le iré dando punta a mi cincel. ¡Nunca se sabe!

      P.d.: Bea, no cuelan tus dudas sobre los 22. ¡Confiesa que entre todos ellos estás tú!

      P.p.d: ¿Cómo será ser zombie de ser ruso previamente?

      • Manuel Guisande dijo:

        Hola Miguel: Hay que explicarle a Bea, que los 22, son los 22 rusoso que entran en el blog y que se lo leen todo. De verdad que soy bueniño, que no amenazo a nadie. Un saludo

  9. Elvira dijo:

    No vengo a insultarte sino a desearte una muy feliz Navidad! Un abrazo

  10. beatriz dijo:

    Y tiene el morro de llamarme mintireira… ¿Te recuerdo tu post de 26 de junio de 2009, “Si sigues así, dimito”? Prueba más que suficiente y eficiente de que dije la verdad.
    Gracias, muchas gracias por los millones de bicos, saben a gloria cuando se envian con el corazon de la amistad.
    Repito amigo Mr G. Muy felices fiestas para ti, tu familia y para todos los del blog.
    PD.: A riesgo de parecer pesada, lo preguntaré otra vez. Anxo ya es-va a ser-o lo que sea papá?

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Beatriz: ¿Pero por qué tendrás memoria?. Vale, vale, fue un desliz. Pues sí, uchos y muchos millones de besosos a una persona tan agradable como tú, que te lo mereces. Pues de Anxo no sé nada, si va a ser papá o no, pero creo que por ahora, de . Otros mil millones de besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s