No le des más vueltas, es un milagro

Todos hemos vivido ese milagro. ¿Y cuál es?. Vamos a ver. Estás trabajando, con o sin ordenador, apuntando con el único lápiz que tienes en casa unas anotaciones en un papel, en un momento dado te levantas para ir, por ejemplo, a la cocina, y cuando regresas, te lías nuevamente con el trabajo, vas a hacer un apunte y…. ¡¡¡ milagro !!!: ¿Dónde está el lápiz que lo tenías entre los dedos hace tan solo unos segundos?. Perdón por la expresión, pero acépteseme como licencia literaria que es la primera frase mal sonante que escribo en casi cien artículos, pero es que cuando esto ocurre no hay otra: ¿Pero dónde cojones está el puto lápiz?, ¿pero si lo tenía aquí hace nada, aquí mismo, aquííííííi….? Y entonces comienza una historia alucinante y desesperante.

Como si en vez de buscar un lápiz estuvieras tratando de desentrañar el móvil de un crimen, no solamente te levantas de la silla, sino que empiezas con un soliloquio interminable en cámara lenta en fase autoconvencimiento: «Fui a la cocina, cogí un vaso, después abrí el grifo, luego…» y mientras lo vas diciendo en voz baja o para ti mismo vas caminando hacia la cocina como si no quisieras dejar ninguna huella, ni un rastro, silenciosamente, despacito, mirando a un sitio y a otro, escudriñando cada centímetro de la casa, cada milímetro, buscando el condenado lápiz.

¿Y realmente miras? Joé que si miras, excepto en la disquetera del ordenador, porque sabes que ahí no entra el lapicero… yo en estos casos he mirado hasta en la nevera y en el congelador con una comedura de coco total, diciéndome: «Pero si no cogí nada de la nevera», pues aunque sabes perfectamente que no has cogido nada de la nevera la abres igual porque hasta crees que sin darte cuenta, a lo mejor, como un zombi, la pudiste abrir, que hasta ese punto de confianza tienes en ti, que lo mismo crees que has abierto el frigo como la lavadora, la secadora o el friegaplatos.

Y mientras buscas y no encuentras, como los sabuesos detectives te dices: «He pasado algo por alto», y nuevamente empiezas a hacer el mismo, pero el mismísimo recorrido, desde la silla hasta la cocina, examinándolo todo palmo a palmo y a lo tonto llevas ya más de media hora rebuscando mientras tu mente te dice: «¿Pues deja el lápiz y coge un bolígrafo, que tienes de sobra?».

Ay!, este es el gran misterio que encierra este milagro. No me expliques, pero no sé qué fuerza interna hay que te vuelves terco, terco, y no me digas porqué, tiene que ser ese lápiz. No te vale un bolígrafo, no; ni un rotulador, tampoco, ni si me apuras otro lápiz, noooooo; ni aunque te trajeran la fábrica entera, tiene que ser justo ese, ese lapicito y no otro hombre, que así estas de tozudiño.

¿Pero si es igual un boli? Sí, parece igual a efectos laborales, de efectividad; pero a efectos mentales, psiquiátricos, que realmente es lo tuyo, pues no; porque si no es ese lapicillo… pues no vale, que así te has puesto de mulo y llevas más de una hora sin pegar clavo, que en el fondo es lo que quieres.

Y cuando sucede esta situación solo caben dos soluciones: la más excepcional, la que llevas a cabo cuando este prodigio ya casi no lo es porque forma parte de tu vida y dices: «Milagro, se perdió el lápiz», y entonces coges lo primero que escriba; o, la más habitual, cuando llevas ya casi tres horas con la mente ocupada en el lapicillo ese, alguien que acaba de entrar en casa y te encuentra tirado en el sofá, comenta en plan sorpresa: «Anda, mira que gracia, el lápiz se sostiene en el borde de la pantalla del ordenador». Y entonces te levantas como un rayo, que total no sé para qué, supongo que por curiosidad, porque currar, lo que se dice currar no ibas a currar más, que si lo hicieras eso sí que sería otro milagro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulo, Comunicación, General, Otras cosas de la vida y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

76 respuestas a No le des más vueltas, es un milagro

  1. VANE dijo:

    cierto Guisande…jejejeje…sobre todo el final, despues de volverte loco, llega tú hijo y lo encuentra

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Vane: Y que lo encuentra y el fondo dices, “¿y a ahora que no tengo ganas de hacer nada lo encuentra?, joé que marrón”. Un beso a tí y para mi colega Diego. ¿Tienes ya aquello?

      • VANE dijo:

        si, no te preocupes, lo compré ese mismo día…muchos besitos y gracias

      • Manuel Guisande dijo:

        Hola Vane: es que iba a buscar dos uno para ti y el otro para que lo pongas en la habitación de mi colega, pero voy a burcar algo para mi amigo Diego, que nosotros tenemos nuestras cosas, comprende, somos chicos y… Besos, lo siento muy cerca, de verdad.

  2. Mihura dijo:

    eres un crak

  3. Pilar dijo:

    Ola, para que logo non digas que non comento no teu blog!!! A estas horas, a punto de deitar á nena, que anda por aquí correteando e facendo debuxos de lobos, é fenomenal ler o teu texto. E ademais é que tes razón, que si acontece o que contas. A min en versión reducida me ten pasado bucar as gafas e telas postas… Bicos

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Pilar: Hola Pilariña, era hora, pues anímate más a entrar en el como digo siempre mi-tu-nuestro-blog a mí me ha pasado contigo y has conmigo mimso, que a vesces … es que no me encuentro. Un beso

  4. Gema dijo:

    Jajajajajaja, pensé que lo ibas a encontrar encima de la oreja. A mí me ha pasado con las gafas de sol, volverme loca buscándolas y tenerlas en la cabeza.

    Muy bueno como siempre

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Gema. Como que me da que no entras mucho aquí, como que me da que te pierdes y no entras, como que meda que te voy a dar un cahete, que eso decía mi madre. ¿Gafas de sol? Bueno, evidentemente tu no vives en Galicia. ¿Gafas de sol o de solo? Un beso

  5. Mónica dijo:

    Si yo me explicara así de bien…Si supiera arrancar sonrisas con lo que escribo y sobre todo ,consiguiera que el personal mientras me lee esté diciendo en alto:”Que razón tiene”…sería “Guisande”. Eres Genial. Un besazo.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Mónica: Yo, la verdad, creo que es mejor que sigas así de guapa, creo que es un buen consjeo, no te cambies por nada. Gracias por el piropo, que uno tiene su corazoncito. Un beso

  6. titaju dijo:

    En esta casa mi marido, desesperado porque siempre le desaparece el lápiz o el boli rojo (por Dios, si hay una caja llena de lápices y bolis rojos y azules, por lo de no quedarse sin cuando las niñas piden uno nuevo), ahora se lo pone en la oreja.
    El problema es que se enfada porque nunca se acuerda en qué oreja lo pone, y pilla cada rebote que no te cuento.
    ¡Hay que ver, si total, sólo tiene dos orejas!

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Titaju: Pero es que tienes que entenderlo, él no escribe de oído… y por eso le pasa lo que le pasa. A ver si lo animas a que le guste tocar la guitarra, cualquier cosa y a lo mejor, pues eso de oído…. lo importante no es que toque como Paco de Lucía, si eso es lo menos, sino que entre acorde y acorde se acorde/acuerda de donde tien el boli ¿Paco de Lucía? boli, el boli, el boliiiiiiiiii. Un beso

  7. anita noire dijo:

    Yo tengo un agujero negro en casa, creo que debe estar lleno de lapiceros, bolis, calcetines, tenedores, algún que otro botón y demás cositas varias.

    Anita

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Anita. Pero si tienes toda la razón, la carrera espacial/especial empieza en casa, aunque dice el refrán que “lo que no roban los ladrones aparece por los rincones”. Un beso.

  8. Paco Penas dijo:

    Amigo Guisande, muchas veces creo haber encontrado a mi hermano gemelo, me identifico con tantas historias… mira por donde, hace un rato me hice “seareiro” de un grupo que lleva por título ” Yo también miro la hora en el móvil dos veces porque la primera no me fijo”.
    Y bueno, ya no me acuerdo de lo que te iba a decir…
    Un abrazo.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Paco: No hagas memoria, que no te va a venir el recuerdo y recuerda que si no te viene alguien te recordará el recuerdo que no recordabas.. no cojas una cuerda, recuerda que lo recordarás cuando estés con la cuerda en una cordada… garate bien, acuérdate. Un abrazo

  9. Jesús M. dijo:

    Me ha ocurrido miles de veces… Pero, en mi caso, lo más grave es que normalmente lo encuentro en la mesa y no me he dado cuenta.

    Manuel, me encanta desconectar de política y políticos, de crisis y de paro con estos artículos. Un saludo desde Jaén.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Jesús: Bienvenido al blog. Pues nada, desconecta de los políticos y avisa a tus amigos para que entren en este enlace y los invadimos en Madrid, que de invasiones los gallegos sabemos muchos, que lo hemos hecho en todo el mundo pero sin orden, pero bien organizados es otra cosa. Un abrazo y bienvenido

  10. Virtu dijo:

    A mi esto me pasa como 10 veces todos los días y me doy de tortas que no veas. El peor día fue cuando metí los apuntes en el congelador… Me pasé todo el día y parte del otro busca que te buscarás y me decían “mira en la nevera” a ver….y yo diciendo: “qué nevera ni qué forros de gaita, que yo no tuve que ir a la nevera para nada”… Pues al final, después de que me cansé de terquear, miré y allí estaban, congelados los apuntes… Yo creo que todo eso es obra del subconsciente que le apetece poco currar y nos hace esas putaditas…cuando pasen estas cosas lo mejor es sentarse y esperar, esperar que alguien las encuentre o que aparezcan solas. Un beso.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Virtu: No, si cuando ocurre el milagro… lo que pierdes puede aparecer en cualquier sito, pero tengo una duda el congelador era el de tu casa; o sea que no te fuiste inconsciente a otra cosa. Un beso

  11. Urceloy dijo:

    ¿Tú me has estado espiando o qué? ¿Has encontrado el elixir de la invisibilidad, te has venido a Madrid, a casa, y me has seguido los pasos? Si no, es que no lo entiendo. Un besote.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Urceloy, gran poeta
      a ver si un día
      nos dedicas
      con tu saber
      algunas letras

      Pues sé
      a ciencia cierta
      que tienes un don especial
      para hacer reir
      a espuertas.

      Y como sé que se te ocurre
      lo impensable
      y lo inombrable
      aquí te esperamos todos
      a que nos dediques
      un poema, gran poeta.

  12. aal dijo:

    Los sábados es el lápiz el que me busca a mí. Un día estaba esperándome en Alfonso Molina. Iba montado en la oreja de un Guardia Civil. Me sacó 6 puntos y 300 leuros de multa. Cuando llegué a casa me vengué con todos los parientes que encontré. Por cabronazo.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola aal: Hay lápices que lo lleva el diablo, 6 pountos y 300 euros, pues sí que hiciste el día. Es que estos aceitunos se dedican cobrar a principios de mes, es de lo que viven, y escondido en las curvas. Un abrazo

  13. Amigo Manuel. Efectivamente, non é necesario anotarse nesas excursións que por 20 €, comida incluída, subes a un autobús para que nos leve as terras milagreiras de FÁTIMA e xa de paso despois dunha amena charla informativa de 4 horas, ves cun colchón que ríete tí do DELOMÓNACO, o REI DAS CAMAS e demáis firmas colchoneiras.
    Non lembro en qué páxina poñía na BIBLIA -ou é nos TESTAMENTOS,o Novo, o Vello ou o apócrifo? xa daquelas mira que tiñan ben editoriais- que XESÚS multiplicou os páns e os peces igual que faría hoxe o MAGO ANTÓN. A mín eso non me sorprende. Despois de xantar, e ver sobre a mesa dúas maxestuosas bandexas cheas de postres, e meterme unhas filloas e uns boliños de nata, escoito decir a miña nai: “¡E todo ísto cun só ovo!”. E eu contéstolle…”e co resto do ovo qué fixeches, unha tortilla?”
    Outro dos milagres co que nos obsequiaron os que nos fabricaron, é ter a sensación de estar nun lugar ou situación e tí dis “carallo! esto eu xa o vivín!!” qué clase de neuronas LOURDIANAS serán as responsables distes actos que mesmo parecen vir do Inferno?
    Lápices que desaparecen, gafas que cambian de sitio, paquetes de tabaco que teletranspórtanse os bolsillos de outra chaqueta, o xornal de hoxe cambia só de data e les as novas de dous días anteriores. Todo esto é unha incertidumbre, un desasosiego electrizante o que lle dá ún voltas e voltas e non logramos atopar a solución a estes paradigmas diarios.
    As veces gustaríame ser o Doutor Jiménez del Oso e intentar atopar respostas a estas enigmáticas preguntas. Unha forte aperta.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Alfredo: Tú lo has dicho: Eto es un desasoiego, una intranquilidad al que no tiene mis males remedio. Algo habrá que hacer. Tenemos al Iker Jiménez y al Jiménez del Oso (serán padre e hijo) pero mí el que me da miedo es el que pone la música de esos programas… ese es culpable de todo, creo. Un abrazo

  14. Hola Manuel, me identifico mucho con tu historieta, jajaja, a mi me estan pasando cosas similares a menudo, generalmente con las llaves.
    Eres todo un artista describiendo las situaciones y la verdad es que me rio mucho leyendo todas ts historias. Son cosas reales que nos pasa a casi todos.
    Sigue escibiendo, que si no encuentras el lapiz puedes teclear!!!!
    Besos.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Auroriña: Sí, esto ocurre con todo, lo de las llaves es un capítulo aparte pero ahí como es para salir… pues siempre hay otras pero el lápiz como es para trabajar… pues ya es otra historia. En fin, que andamos por la vida anestesiados, si enteranos de nada. No te preocupes que yo tecleo mientras haya luz. Un beso simpática

  15. puri dijo:

    Ay Guisande, Guisande, si sólo fueran los lápices….. Llevo cuatro horas escribiendo el código de un cliente y ahora de repente lo quiero volver a escribir y me olvidé de cual era, menos mal que ya me lo tomo a risas. Por el blog que me recomendaste me gustó. Saludos

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Puri: Bueno eso de olvidarse de alguien es normal, eso ocurre todo los días. Mientras no te olvides de tí vas bien. Ya verás como cuando menos lo pienses te acuerdas, siempre ocurre así. Es como los crucigramas, descansas 3 minutos y luego ya te acuerdas de la palabra. Un beso

  16. Manuel:
    Me encanta saber que ésto le pasa a alguien más que a mi. Cada vez que le contaba a alguien un caso de estos, se me quedaban mirando y yo notaba que pensaban: ” es el Alzheimer, que la ronda”.Y en cuanto a lo de mirar en sitios inverosímiles…
    Una vez tenía la bicicleta al lado del coche, y estaba abatiendo los asientos para meterla dentro. Cuando me volví para cogerla …no estaba. Me quedé un rato pensando si realmente había estado allí, luego miré alrededor. Finalmente…me agaché y miré si se había caido y había acabado debajo del coche. Jajajaj!! Ni que fuera una pelota. Entonces oí unas caracajadas y vi a unos metros a mi primo partiéndose de risa con mi bicicleta de la mano.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Montse: Bienvenida al blog y espero que disfrutes con la gente que entra aquí a pasar un poco el rato. Pues eso de los “milagros” a mí me sucede muchas veces, pero como digo en el artículo, yo ya no busco cojo otro porque sé que lo encontraré. Es que a veces hacemos cosas instintivamente y luego, ni idea, como si viviéramos aletargados. Si solo hacemos eso mal, que bien ¿no? Un beso y bienvenida.

  17. Anxo dijo:

    Hola, Guisande:

    Corroboro lo que dicen los demás: historia muy bien contada y realista como la que más. A mí una vez me pasó que no encontraba mis zapatillas de casa. Miré en una habitación, miré en otra, debajo de la cama, debajo de los armarios,… Pero ¿dónde ñladgpjklhapg estarán estas gkajdgpaij zapatillas de ñlhpjoijsa? Pues mira que me tiré tiempo buscando en los lugares más recónditos e insospechados que te puedes echar a la cara. Mi madre, preocupada:

    – ¿Pero qué es lo que buscas?
    – Mis zapatillas, que no aparecen por ninguna parte.
    – ¿Y ésas que llevas puestas?

    Matarme era poco. Y sobre todo, la cara de gilipollas que se te queda no hay quien te la quite.

    Un abrazo fuerte

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Anxo: Ya me parecía raro que a tí no te ocurriera algo surrealista. Pues lo tuyo sí que es grave Anxo y menos mal que estaba tu madre, que llegas a vivir solo y hasta que sales de cass y te pusieras zapatos… vamos que te ibas hacer por el pasillo un Camino de Santiago de ida y vuelta que no veas. Joé Anxo, cada vez estamos peor… un fuerte abrazo.

  18. sr.werty dijo:

    Coñe por fin encuentro el blog de nuevo, es que perdí los marcadores que desastre, bueno al tema, el misterio de las cosas que desaparecen es un clásico, como los calcetines que se come la lavadora o la canica que parece que tienen todos los vecinos que viven encima de ti, vendita casa de campo.

    Sau2

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola sr.werty: ¿Perdiste el enlace? ¿lo encontrasrte en la nevera, en el congelador?. Lo de los calcetines es una gran verdad, desaparecen en la lavadora. Yo siempre los compro todos iguales, así siempre te casan porque estoy harto de ver calcetines huérfanos. Lo de la canica, mira por donde, no lo veo tan claro. Un abrazo y ata el enlace.

  19. rosa dijo:

    Ay!!!!
    Que nos pasa a todos, en mi casa decimos que hay un fantasma que se lo lleva, nos hace la puñeta un rato y luego aquello que buscamos reaparece en el sitio en el que lo habíamos dejado…. y que a pesar de revisar varias veces juraríamos no haberlo visto ahí…
    Desde los lápices bolígrafos, las gafas… que siempre llevamos o puestas o en la cabeza… mi madre pierde la bayeta de fregar y la encuentra a veces en la nevera…. yo con el abono mensual de transporte,que cuesta 46 eurazos,y que antes de salir de casa miro dónde está y siempre digo:”Ya estamos, perdí el abono” para luego encontrarlo en su sitio ….
    O como este fin de semana en Londres que guardaba los billetes del metro en el bolsillo del chaquetón y nunca los encontraba hasta despues de tres rondas de sacar todo de los bolsillos…
    Constante, es una pérdida constante…
    Eso sí, lo que resulta a veces es el dicho ese a san Currufato…
    Pero eso sí, la frase después de encontrar el objeto perdido, esa siempre es… “Pero seré G……puertas!”
    je je je siempre genial Guisande!

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Rosa: Como que no paseas mucho por el blog Rosiña, vas levar. Sí, es un misterio, las cosas desaparecen y aparecen misteriosamente. Claro que vosotras von el bolso, parece un agujero negro porque ahí hay de todo, es como el más allá y el más acá cuando busca y rebuscas. Pues yo una vez perdí unas gafas y las encontré al cabo de dos años en el coche, sí dos años, y fíjate que había mirado el coche de arriba a bajo, pues nada. Un beso y no desaparezcas del blog.

  20. PMM dijo:

    No es un milagro, Guisande, son las meigas.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola PMM: Es verdad, no había caído, seguro que es eso, las meigas, pero…. ¿también hay meigas en Tegucigalpa, porque allí creo que pasa lo mismo?. Un beso.

  21. Peric Polo dijo:

    Hola amigo feisbiano: Mira tú por donde que yo no me creo que nadie pueda dejar un lápiz en la nevera. Mi teoría es otra. Pienso que es el propio lápiz el que se esconde, el que se escaquea en lugares tan insólitos. No me extraña, es consciente de que cuanto más trabaje más corta será su vida. Además trabajar para qué, para que venga después la puñetera goma y lo joda todo.Uno que tengo yo es maestro en el arte de no trabajar. LLeva commigo más de cinco años. Nació para señorito. Prefiere grabar el folio antes que pintar. No le importa perder la cabeza antes que escribir una sola raya. Al sacapuntas le tiene pánico, verdadero pavor. En vez de virutas desgrana bolitas de madera, todo con tal de no trabajar.Ahora eso sí, guapo, guapo es un montón. Derechito y buen mozo. Ya se dieron cuenta nada más nacer, por eso lo convirtieron en lápiz anuncio. Le va que ni pintado. Ahí lo tienes en el lapicero, cual chamán rodeado de sus subditos. Sin dar palo al agua, pero sobreviviendo a base de propaganda. Digo yo, que luzca en toda su superficie el anagrama de un gran sindicato, es milagro ó pura concidencia?
    Saludos, muchos y buenos.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Peric: Pues es posible que sea el lápiz el que se escape por culpa de la goma, que por cierto debe ser terrible vivir al lado de ella pensando que te va a borrra. Y ya no digamos los lapices que llevan la goma en el otro extremo, que es como llevar la muerte en la cabeza todo el día, Dios, que angustia…. Pues si el lapicero lleva el anagrama de un sindicarto, ni lo dudes que no pega ni pegará en su vida palo al agua, es un «liberado», liberado de currar, claro, y vive que no veas. Creo que hay más de 200.000 lápices que viven así. Un abrazo gran Peric.

  22. Luis Fernando dijo:

    Hombre!, una de las mejores post que te he leído, buenísimo!

    Saludos

    Luis.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Luis Fernando: Creo que eres nuevo entrando aquí para hacer un comentario, aunque tu cara, la verdad es que es posible me suene de otra vez. Pues muchas gracias, Luis, aquí discurriendo un poquillo. Un abrazo

  23. Javi dijo:

    Hola Manolo, hay que ver cuánta gente lee tus paranoias. No sé si alguien lo comentó ya (no leí todos los comentarios), pero cuando vivo este misterio en mis carnes suele ser a causa del Síndrome del Carpintero: el lápiz estuvo todo el rato detrás de la oreja; aunque desde que uso gafas me pasa menos.
    Un abrazo. Saludos a tu señora y a los niños.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Javi: Pero cuanto tiempo sin saber de tí; pues si que la verdad hay mucha gente que lee el blog y hasta yo mismo estoy sorprendido porque hay dias que llegan a entrar 400 personas, que realmnte son ordenadores; es decir que si toda la Xunta, por ejemplo, te lee a las 12, solo figura una visita y si de nuevo toda la Xunta te lee a las 12.10 horas (diez minutos más tarde) solo figura otra visita. Así que más o menos, teniendo en cuenta que se lee más en el trabajo que en casa (aquí hay más estadísticas que en la Nasa) pueder ser tres ocuatro personas, con lo que si tienes 400 vistas en un días podrían ser unas 12.000 personas, vamos más que Betanzos. Y desde abril tengo 500.000 hits (medio millón) que es las veces que pincharon en mi blog. Total, que esto es un número. Un día tendré que escribir sobre datos, países, sistemas informáticos por lo que entran, artículos más leídos… Y ahora, que ya me quedé sin dedos, te diré que podría ser el síndrome del carpintero puede ser, puede ser eso requiere… ummm ¿otra paranoia?. Un abrazo y… ¿cuándo envías la rosca?.

  24. KIKE dijo:

    Mola mais cando o pos estilo carpinteiro (na ourella), e cando xa estás ata as narices de buscalo e requetebuscalo, tomas a de decisión de preguntarlle a calquera se o viu por algún lado e este respóndeche con un pouco de retranca: “telo na ourella”. Vamos, que che queda unha cariña que case para unha foto de recordo. Apertas, sigue así.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Kixe: Que hace tiempo que no te veo por aquí. Mira que tenéis manía con lo de la oreja, no siempre se te olvida en la oreja… ya estoy pensando que tendrés en la oreja ¿una bolsa colgando Es que cada día me preocupáis más. Un abrazo.

  25. Alberto dijo:

    Pues si te pasa otra vez hay un sitio que no puedes dejar de mirar (lo digo por experiencia propia): ¡tu oreja!

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Alberto: el tabaco genial, mi mujer no te cuento siendo americana…. lo de la oreja… mira que estáis empeñados con eso. Y si es un boli… ya sé, en una de la NASA, ya… pero en la oreja… joe, como sois. Un abrazo muy fuerte desde España.

      • Alberto dijo:

        Lo del tabaco tuvo su historia. Me lo traje en la maleta, para enviártelo por correo, pero en lugar de eso se quedó en una estantería todo el tiempo que estuve en Madrid. Así que el mismo día de tomar el avión de vuelta, tomando un café con mi madre, le pedí un sobre de la oficina (ahora ya sabes dónde trabaja ella) y garabateé una nota rápida. Me hubiera gustado escribirte algo más sustancioso, pero ya ves que soy un poco desastre. De cualquier manera, me alegra que os haya gustado a ambos. Ah, a todo esto el papelito que venía dentro era para que supieras la marca; la variedad, que creo que se me olvidó decirte cuál era, dice London algo. Un abrazo muy fuerte de parte de Rocío y de la mía, desde los 60 cm de nieve que nos han caído hoy.

      • Manuel Guisande dijo:

        Hola Alberto: Que estás con 60 cm de nive… pero por dónde andas; mejor dicho cómo andas…. a quí fueron unos 5 cm,más o menos. Pues sí que pasaréis frío, ueno me imagino que no saldrési de casa ¿Y así estási todo el invierno? Anda acaba lo estudios esos pronto y vnte para acá que aún te van a matar esoso los cos. El tabaco estuvo perfecto, nos encantó y mcuhas gracia a tí y a Rocío. Pues el sobre no sé dónde está. Miraré a ver. Nada no te preocupes, que con una simple nota yo ya sou feliz. Cuídate y ten mucha precaución con el ioplet, no ye vayas clavarlo. Un fuerte abrazo desde España.

      • Alberto dijo:

        Hombre, no es que sea lo normal eso de que caiga tanta nieve, pero pasa de vez en cuando, y la verdad que es bonito y limpian las calles con bastante rapidez. Así que nosotros nos hemos quedado en casa el fin de semana entero, calentitos junto a la estufa, y mañana ya saldremos a trabajar. Abrazo.

      • Manuel Guisande dijo:

        Hola Alberto: Si ahí me imagin que todo l harán perfecto, en tres minutos… nada de nieve; aquí ya sabes, aquí hasta que parece puedes hacer profesional del esquí. Un abrazo para ti y para Rocío.

  26. rigo dijo:

    hombre,dejame a mi el 500000 que soy tu hermano!pa mi esta da buti!

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Hermano: Ya te vale, casi 10 meses y ni un comentario, porque eres mi hermano que si no… tienes má cara que epalda. Te quiero. Un beso muy muy muy fuerte. Tu hermano.

  27. oscar dijo:

    Si tienes algo que comentar en otros blogs, coméntalo, pero no hagas spam

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Oscar: Perdona, no sabía que eso es hacer spam, ni idea; pensaba que era enviar a algo a alguien simplemente y nada más. Pues si no se puede hacer, no te preocupes que no lo hago. Disculpa, que no tenía ni idea.

  28. GeO dijo:

    Y porque no hablar de las veces que estas buscando algun objeto, no encuentras eso, pero encuentras otro que anteriormente lo estabas buscando.

    Me pasa seguido, es más creo que tengo un don.

    Hace tiempo estaba buscando mi cartilla del seguro social y no lo encontré.

    Semanas despues estaba buscando un cable para conectar la impresora a la pc, no lo encontré pero encontré mi cartilla del seguro social.

    Hace poco buscaba unos discos donde tengo guardado algunas pelis, claro, no lo encontré pero encontré el cable de la impresora.

    Otras veces buscaba copias de mi acta de nacimiento que se que tengo y encontré unas fotografías que acostumbro adjuntar a mi documentación que igual las tenía perdidas.

    Y así podría seguir, es más ya estoy mentalmente preparado, cuando busco algo que me interesa, se que no lo voy a encontrar, pero encontraré algo que anteriormente necesitaba.

    Creo que siempre mi forma de buscar es hacia el pasado.

    Saludos…

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Geo: Bienvenido al blog y espero verte más por aquí. Oye lo tuyo sí que es misterioso; o sea, tu buscas una cosa y no la encuentras, sino que encuentras la que buscabas antes… la verdad que esto es un caso insólito, mira que he visto cosas pero esa… es que además es un problema porque para encontrar una cosa tienes que perder otra, pero para perderla tiene que ser fotuito, ya que sino no es perderlas, es esconderla y si no la pierdes no encuentras la que quieres… joé Geo yo no sé qué aconsejarte para solventar este problema. Realmente me supera. ¿Dices que tienes un don? tu lo que tienes es un ilustrísimo. Un abrazo.

  29. GeO dijo:

    Lo último que recuerdo que me pasó la semana pasada, es que buscaba en el negocio unos dados http://pachucadesoto.olx.com.mx/desarmador-tipo-matraca-con-36-puntas-y-22-dados-pretul-iid-34230237. porque necesitaba apretar algunos tornillos de mi pc.

    Claro no los encontré, pero encontré una brocha que uso para sacudir el polvo a mi teclado, brocha que que tenia rato que se me habia extraviado.

    Ese asunto de los dados perdidos está cerrado, mi primo los encontró al otro día en la misma caja donde yo revisé….. dos veces…

    Saludos….

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Geo: Claro, tienes otra solución, decir a todo el mundo lo que has perdido y, como ocurrió con tu primo, que los encuenre otro. Mira, como que ya me quedo más tranquilo con tu problema. Un abrazo

  30. Cosechadel66 dijo:

    Coño! Lo acabo de encontrar!

    Carpe Diem

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Cosecha del 66: No lo dudo que lo hayas encontrado, porque al final todo aparecer, pero cuánto tardaste ¿una hora, un día un mes, una vida? Un abrazo.

  31. Vador dijo:

    Genial post. Me he sentido plenamente identificado. Solo por poner un ejemplo y sin extenderme te diré que en casa hemos llegado a extraviar hasta dos mandos a distancia del televisor de forma casi simultánea y no habia modo humano ni extra sensorial de localizar dicho elemento.
    Un dia miras la mesa de la cocina, donde evidentemente ya habias limpiado hasta el brillo original del mueble, y Sorpesa!, Uno de los mandos !.
    Al dia siguiente aparece otro mando en la mesilla del dormitorio, ahí tambien te habias fijado ya que es donde deposito el reloj todas las noches, y antes no estaba. La cuestión de fondo es ¿donde han estado durante esos 12 días que los dí por perdidos?. Y mi conclusión es que debo ser sonámbulo.

    Salu2

    Vador

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Vador: ¿De qué color era originariamente el mueble?, ¿cuánto lo limpiaste?. Un vez leí que había un aparato que más o menos lo que hacía era ponerle a cada objeto una señal y luego, supongo que sería a pilas, y con un código sonaba el objeto que habías señalado. Pero claro, el problema es que perderías el localizador. Total que no hay remedio. Bueno quédate con el consuelo que fueron los mandos y no la tele, porque claro, la desgracia es que solo perdemos lo que podemos mover, que somos así de inútiles. Lo dicho, UN MILAGRO. Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario, que siempre anima a escribir.

  32. Salgarita dijo:

    Es que a mí eso me pasa tantíiiisimas veces!!!!
    lo malo es que yo muchas veces ya no vuelvo a encontrar lo que perdí (o “guardé”) en varios años, o en la mudanza siguiente, o buscando otra cosa como decía algún bloguero!!! O incluso nunca lo encuentro que en mi casa siempre decimos que lo tienen los DIMINUTOS ¿os acordais? viven debajo de nuestras casas y utilizan nuestras cosas para fabricar de todo.

    Besiños.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Salgarita: A mí el milagro milagro…. ese de perder una cosa en un segundo…. bueno forma parte de mi existencia. Es más a veces parezco un a pelota de billar y voy de un lado a otro de la casa porque quería coger una cosa y al ir a otro sito dejé otra y en otro sitio otra… la inutilidad total hecha hombre. Pues yo de esos DIMINUTOS no me acuerdo. Un beso y gracias por tu comentario.

  33. domi dijo:

    Lo peor es que en esa búsqueda loca del boli que necesitas, encuentras aquella notificación de correos que perdiste el mes pasado y que ya ha caducado, seguro que el boli aparecerá dentro de unos días cuando busques el cargador del móvil, es una rueda sin fin en la que siempre estás buscando algo y para cuando lo encuentras no te hace falta :S

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Domi: Creo que eres la primera vez que entra en el blog, no sé porque ando de memoria con lo justo y me voy a tener que resetear un días de estos. Si es así bienvenida. Cierto pierdes una y encuentras otras. Si hasta a veces da ganas de perder algo para ver qué encuentras… buento tanto tanto no verdad. Oye tengo una duda qué significa :S en el argot, nunca lo vi. Un beso

  34. Eduar2 dijo:

    a mi el milagrito me ha pasado mas de una vez, pero mi testarudez es con el portaminas o también conocido como lápiz de grafos, y yo si no es con portaminas pues no escribo una vez arme un quilombo en la uni rateros ya me han robado el portaminas y pase tremenda pena con mis compañeros de clase, pues la mala costumbre de cargarlo guindando en oreja ya se me había olvidado que lo tenia allí, y las llaves cada vez que voy a salir no las encuentro, y cuando estoy en casa sin hacer nada siempre las llevo encima, pero cuando voy a salir casi nunca aparecen.

    Increíble como se le complica por momentos la vida con cosas tan pequeñas y hasta cierto punto insignificantes, quizás debería comprarme una cadenita de esas que usan en bancos para asegurar el bolígrafo, y asegurarla a la trabilla del pantalón, pero de seguro o pierdo la cadena o peor aun de repente se me pierden los pantalones. Mejor no tentar a la suerte y yo que pensé que esas cosas solo me pasaban a mi.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Eduardo2: Bienvenido al blog y llama a Eduardo1, que seguro que se apunta. No le des vuelta ni en la trabilla ni aunque lo lleves en la boca, son milagros y milagros son, que si sabré yo de eso.., si te contara… Un fuerte abrazo, bienvenido y gracias por tu somentario. espero verte más por aquí y si pillamos a Eduardo1… menudo quilombo.

  35. Carmen dijo:

    Lo peor es cuando lo comentas en voz alta y alguien se pone a buscar contigo haciendo que te vuelvas loco porque busca donde no has estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s