Cómo conocer a una sioux en Galicia

Yo sé que no es muy normal conocer a una india americana, de la tribu sioux, en una aldea de Galicia en la que viven once personas y en la que la media de edad son 70 años. Lo normal, hasta ahora, para los gallegos, era emigrar; terminar sabe Dios dónde y allí conocer a una persona, casarse y, con un poco de suerte, regresar a Galicia y, entonces sí, presentarla en sociedad, bien fuera ella nipona, tuareg o zíngara.

Y reconozco que tampoco es muy normal que al final termines casado con esa persona porque se confundió de casa. Sí, de casa, porque admito que en la vida te puedes confundir en muchas cosas: te puedes confundir de carretera, de avión, de número de teléfono, de esposa y, si me apuras, hasta de país y de pueblo, pero de casa y entrar en otra…

Y la historia, resumiendo para no cansarte, es la siguiente: Veneatra Paynther vivía en Cleveland (Ohio), estudió enfermería y, por eso de conocer mundo, se fue a Rouen (Francia), donde tenía una amiga que conoció en un intercambio escolar. Allí, en un hospital, una compañera que era gallega le dijo que su padre tenía una casa en una aldea cerca de Oza dos Ríos y que si quería podía ir allí con sus hijos. Y dicho y hecho, cogió el coche, subió a su troupe,y con un mapa en la mano, tira millas hasta que finalmente llegó a la aldea y vio la casa: una tremenda casona con una parte muy arreglada y otra que parecía más bien el trastero.

Al día siguiente de llegar los sioux, estos se encontraron con que la puerta del trastero estaba abierta y, entonces, todo ocurrió de forma vertiginosa. En menos de dos minutos, como si fuera una película de cine mudo, por mi salón pasaron como rayos dos niños rubios a toda velocidad, haciendo más ruido que un tren y que al verme salieron despavoridos por otra puerta y, detrás, una mujer (después pude saber que creía que estaban robando y de ahí su preocupación) que, casi sin aire, me miró, se quedó paralizada y no sabía qué decir.

Entonces comprendí que tenía que dejar de fumar por un momento, bajar el volumen del televisor, levantarme de mi cómodo sillón y, con mi francés aprendido en San Sebastián (de donde esa gente tan simpática de ETA nos invitó muy educadamente a mi familia durante siete años a que nos fuéramos), ofrecerle lo que había: café o güisqui. Entonces pude saber también que su amiga se había olvidado de decirle un pequeñito detalle: la casona tenía dos propietarios y que uno era un tal Guisande, que iba de pascuas en viernes, aunque lo ocurrido fuera un sábado.

Y así, amigos bloglectores, se escribe la historia; mientras unos recorren medio mundo para encontrar el amor de su vida, a otros, con más cara de parvo que otra cosa, vienen desde Ohio a buscarlo. El resto ya os lo podéis imaginar; en menos de un mes, sin comerlo ni beberlo, me vi con una maleta pegada a mi mano haciendo un trasiego de viajes de Galicia a Rouen y de Rouen a Galicia hasta que finalmente la tribu sioux se asentó primero en A Coruña y luego en la aldea. ¿Que si soy feliz?, con la sioux me llevo bien, pero muy, pero que muy bien, y es que soy consciente que con ella me juego la cabellera.

Esta entrada fue publicada en articulo, Casarse, General, Otras cosas de la vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

38 respuestas a Cómo conocer a una sioux en Galicia

  1. Arepa Joe dijo:

    Hola Guisande:
    Lo de Arepa claro que es venezolano pero, si te fijas, le sigue lo de Joe, queriendo hacer un guiño o chiste con la palabra arapajoes, otra tribu o pueblo indio. Ja ja ja, es malo verdad. Me inspiró el hecho de que una siux y un gallego sean pareja, dando lugar a lo de la arepa seguida de joe (arepajoe).
    Dejando mis estupideces a un lado, vuelve a ser buenísima la historia del encuentro con tu mujer. La verdad es que te está dando de sí el tema. No nos cuentes a lo que juegas con los niños, porque a lo mejor me troncho tanto que me da algo.
    En cuanto a lo de la cabellera, no corres peligro, pero le voy a decir a Veneatra que te oblige a acicalarte los pelos de la nariz, que entre tanto humo expulsado a través de ella parece la chimenea del deshonillador de Mary Popins.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Arepa:
      Pues el tema me lleva dando 5 años y espero que muchos más porque es una persona fantástica. La verdad que no tenía pensado escribir sobre ello, pero como me lo han preguntado tantas veces, pues al final dije: Voy a contarlo. Lo que ocurre es que cuando te casas con un extranjera pasan muchísimas cosas y si además es sioux, que tienen unas costumbres y tradiciones que las siguen cumpliendo…. entonces tu vida ves que cambia un poco. Los sioux, cuando empieza el año hace unos rituales, y los siguen haciendo. No me vayas a preguntar cuáles, que entonces el tema no lo acabo. Gracias por leerme Arepajoe

  2. Puri Sánchez dijo:

    Muy buena la historia, dile a Veneatra que la cabellera no te la corte al estilo sioux, pero un buen repasillo si que le hace falta ¿no crees?

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Puri:
      A mí, como a todo el mundo, me cuentan cosas curiosas de cómo una persona conoció a otra. Cosas que parecen inverosímiles, y les das más o menos crédito, pero cuando te toca a tí, que eres de lo más normalito que hay en el mundo… pues te quedas alucinado. Sí, mañana me corto el pelo, no vaya a ser que lo deje más largo y con eso de la cabellera se anime. Gracias por leerme

  3. Luis Pousa dijo:

    Ten cuidado con la cabellera, pues, que los sioux no se andan con coñas, aunque ya sabemos que sus caballos siempre son los más lentos (por lo menos en las pelis). Los del Séptimo de Caballería se ve que tenían turbo. Un abrazo

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Luis:
      Mañana me corto el pelo, que tengo una pinta impresentable. Gracias por leerme. Un abrazo amigo Luis

  4. Avefenix dijo:

    Aunque hace casi 8 años que vivo en galicia y soy hija de gallegos emigrantes, he de decir que esperaba encontrar de todo en Galicia menos a los sioux. Ha sido un relato precioso, y mas aun la historia de amor que encierra. Os deseo lo mejor aunque estoy segura que tanto la magia de la tribu sioux como la de la tierra de Galicia os vela para que vuestros caminos juntos vayan por buen rumbo.

    Un calido saludo y un dulce beso de una neoyorkina viviendo en la Ribeira Sacra.

    Avefenix

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Avefenix:
      Pues lo tuyo también tiene su aquél, porque de Nueva York a la Ribeira Sacra… y luego dicen que los gallegos estamos en todos los sitios, pues ya ves a los sioux, a la chita callando se van a apoderar del paraíso del mejillón porque, para mí, que Veneatra es la avanzadilla. Un beso y gracias por leerme

  5. Raquel dijo:

    Me encanta esto de las relaciones interculturales. Pero seguro que no te costó tanto como en la película un hombre llamado caballo, te acuerdas? lo colgaban de unos ganchos en el pecho, y así consiguió conquistar a su chica. Sigue contandonos cosas, por favor.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Raquel:
      La verdad que por amor soy capaz de todo, pero tanto como lo de que te cuelguen… también hay que pensar que él era Caballo, y así es más fácil; pero en Galicia, que como máximo eres gaviota…. pues como que no. Un beso y gracias por leerme

  6. Alfonsín dijo:

    La historia es muy buena, gracias por compartirla!

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Alfonsín:
      Te entiendo lo que quieres decir, pero no es una historia, es una auténica realidad y me agrada que me digas que la comparta porque antes de escribirla pensaba que esto era un asunto particular y que, a lo mejor, no le interesaba a nadie. Por lo que veo le ha gustado a mucha gente. Dentro de un tiempo te/os contaré otras aventuras de la sioux, que hay muchas. Gracias por leerme.

  7. Alfonsín dijo:

    Lamento contrariarte estimado Guisande, pero según la definición de la RAE (Historia: Narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados) sí que es una historia y además digna de ser contada. Esperaré ansiosa los proóximos capítulos. Un abrazo.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Alfonsín:
      Pues no lamentes nada, si es una Historia, Historia es. Un día contaré a los bloglectores los rituales, no son muchos, que hago antes de que empiece el año para seguir la tradición del los sioux; pero durante una temporada voy a dejar un poco tranquilo a los bloglectores porque se van a cansar de los sioux. Eso creo. Gracias por tu comentario

  8. carlos dijo:

    La pregunta es obligada, Guisande: por favor cuéntanos a tus bloglectores lo de los rituales sioux antes de empezar el año. Yo personalmente estoy intrigadisimo

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Carlos:
      Prometido. Antes de que empiece el año os cuento los rituales que un gallego en medio de la tribu sioux. Quién me iba a decir a mí que, con los años, al final iba a tener razón algún profesor que me decía: no hagas el indio. Gracias por tu comentario.

  9. Muy buen relato Manuel.- Una vision y aproximacion d tu realidad como la vives y la sientes.- Enhorabuena.- Fer.-

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Fernando: Bienvendido al blog y espero que te entretengas con lo que escribo y con los comentarios de la gente que entra que es muy agradable. Un abrazo

  10. SANDRA dijo:

    Hola Guisande muy bonita tu histotia de amor. Si algún dia me paso por tu pueblo espero que me presentes a Veneatra.
    Besosss y gracias por hacernos disfrutar con tus relatos.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Sandra: Bienvendida al blog, que aquí hay mucha gente agradable. Ya ves cómo es la vida, en un lugar que hay menos gente que en una parada de autobús de cualquier ciudad encuentras a alguien con quien llevo casado creo que más de 5 años. Un beso y gracias por tu comentario. Espero verte más por aquí y que lo pases bien con los artículos y con los comentarios de otras personas que entran en lo que siempre digo mi-tu-nuestro-blog. Un beso.

  11. Eduardo Bandera dijo:

    No dejas de sorprenderme, Guisande…Es una historia sencilla, pero con matices cinematográficos..jejeje…en serio. Bueno, lo de sencilla no se, pero ciertamente entrañable. No se si crees o no en el destino, y que algo tiene que ocurrir porque está escrito no se donde, pero, algo de eso de haber ¿no crees?…desde el mismo momento en que tu mujer conoció a su amiga para el intercambio de estudiantes, ya creo que empezó a maquinarse desde algún universo paralelo vuestra historia de amor. Y como no, la casualidad de la equivocación a la hora de entrar en casa, y que fuera sábado, cuando en realidad tú debías estar un viernes…Pues lo dicho, que estábais predestinados a conoceros. De todas formas, ¿Para que darle vueltas a algo que realmente ha sucedido? ¿coincidencia? ¿predestinación?…Creo que las cosas pasan porque tienen que pasar, y tratándose de tí, solo pueden ser cosas buenas y algo surrealistas como ésta que nos cuentas…Sin dejar atrás, como no, la también surrealista historia de “Cómo Guisande se hizo fan de Daniel Diges a Eurovisión”…jajajajaa…Un abrazo amigo.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Eduardo: Conocí a mi sioux tres meses después de la muerte de mi padre y nos ha pasado cosas tan raras que siempre hemos pensado que de alguna forma él nos unió. Son esas cosas que piensas y que por una extraña razón estás convencido, o bastante convencido. Gracias por tu comentarios. Bienvenido al blog y espero verte pmás por aquí, amigo.

  12. Elvira dijo:

    Me encanta tu historia. ¡Felicidades! Un beso

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Elvira: Ya ves lo que es la vida, cuandomenos lo piensas…. un beso guapa. Y a ver si pones tu enlace para que vean tus preciosas fotos. Terquiña me eres Elviriña. Un beso

  13. Elvira dijo:

    Jajaja! Se me olvida. Enlace va:

    Flores y Palabras

    Un beso

  14. En tu casa entró una Sioux y en tu blog una fauve sauvage (lo de petite es para disimular). Me encanta cómo escribes, de hecho había leído esta entrada pero no puse nada en su momento (creo, no he leído los comentarios) y, aparte de suscribirme y hacerme una declarada fan tuya públicamente desde ya, te cuento que compartimos tu presente con mi pasado, cuando mi profe de inglés que no hablaba español se enamoró de mí, yo al final caí y pasé a vivir y estar rodeada de ingleses siendo la únia española… en mi ciudad, con lo cual yo era la guiri en mi tierra. Fueron tiempos felices mientras duraron. Espero y deseo que seáis muy felices, es una historia preciosa que encima cuentas a las mil maravillas.

  15. Pingback: Cinco minutos con… Veneatra Paynther, traductora de origen sioux | Okodia - Grupo tradutor

  16. Hola Manuel,

    No te preocupes por tu cabellera, los indios no cortaban cabelleras, realmente fueron los invasores europeos que luego se establecieron y conocemos ahora como americanos, resulta que pagaban por cada indio que mataban, y para saber llevar la cuenta y que no les engañaran les pedían la cabellera como muestra de indio matado, la idea puede ser muy descabellada y nunca mejor dicho, pero aquellos tiempos fueron de los más salvajes, te recomiendo la pelicula gangsters of new york si no la has visto, solo para tener una idea de lo salvajes que fuimos los europeos a un punto que ni imaginamos.

    Un saludo

    • Hola Samuel: Es verdad lo que dices pues me lo comentó mi mujer un día, que ellos no cortaban las cabelleras, pero como esto esta tan arraigado… igual no se acuerda y… claro que lo que puedo hacer, cuando la vea con cualquier arma, es preguntar como voy a morir, y antes lo escribo para que se sepan bien sus costumbres. Hay que ser fieles a la Historia hasta en el ´çiltimo minuto ¿no?🙂 Un abrazo y gracias por tu comentario

  17. Pingback: Cinco minutos con... Veneatra Paynther, traductora de origen sioux -

  18. Anónimo dijo:

    Sioux? Será Lakota/Dakota. Sioux es una palabra ‘wisachu’. Tengo una amiga del bando oglalla, descendiente de Nube Roja. Su familia vive en la reserva (campo de concentración) de Pine Ridge. La historia de su pueblo es apasionante, desde que salieron de los bosques de Minnesota para dominar las grandes llanuras hasta la gran tragedia de Wounded Knee. Me caen bien. Muy bien. Saludos, Adrian.

  19. Sioux? Palabra wisachu. Será Lakota/Dakota, no? Yo tengo una amiga Lakota, del bando Oglalla. Nació en la reserva (campo de concentración) de Pine Ridge. Es descendiente directa del Gran Jefe de Guerra Nube Roja. La historia de su pueblo es apasionante. Desde que salieron de los bosques de Minnesota para dominar las Grandes Llanuras en el siglo XVII hasta la gran tragedia de Wounded Knee. Me caen muy bien los Lakota. Muy bien. Saludos, A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s