Einstein tenía una Mileva, que por lo visto era una mujer

Mi buen amigo y escritor Javier Sanz es la firma invitada de mi-tu-nuestro-blog. Javier Sanz acaba de publicar el libro  Nunca me aprendí la lista de los reyes godos que es una auténtica delicia leer. Son  artículos de su blog historiasdelahistoria en el que aborda las cosas más curiosas y simpáticas de la Historia. Un placer que escriba aquí este escritor que con su bitácora ha obtenido varios premios internacionales. Os dejo con uno de sus artículos.

«Aunque Albert Einstein y Mileva Maric no se casaron hasta 1903, un año antes ya habían sido padres de Lieserl que, lamentablemente, falleció antes de cumplir un año. Este hecho, desconocido hasta 1986 cuando se descubrió un lote de cartas entre Albert y Mileva, truncó la prometedora carrera académica de Mileva. En 1903 se casan en Berna (Suiza) y Mileva se dedica a criar sus hijos, Hans Albert (1904) y Eduard (1910), y a seguir a su marido a los diferentes destinos laborales: Berna, Zurich, Praga y Berlín.

La relación comenzó a deteriorarse y el traslado a Berlín, al que Mileva se opuso desde el principio, acabó por darle la puntilla. A pesar todo, y pensando en sus hijos, decidieron continuar juntos… pero con las condiciones que Einstein le impuso a su, todavía, esposa:

1.- Deberás asegurarte de mantener mi ropa y la del hogar en buen estado, servirme tres comidas en mi habitación, mantener mi dormitorio y el estudio limpios, y debe quedar claro que mi mesa de trabajo es para mi uso exclusivo.

2.- Renunciarás a cualquier tipo de relación personal conmigo en la medida en que no sean estrictamente necesarias por razones sociales. En concreto, renunciarás a: sentarte en casa junto a mí, pasear o viajar juntos.

3.- Tendrás en cuenta los siguiente puntos: No mantendremos relaciones íntimas, ni me reprocharás nada; dejarás de hablarme si yo te lo pido; abandonarás mi dormitorio o estudio inmediatamente, y sin protestar, si te lo pido.

4.- Te comprometerás a no menospreciarme delante de nuestros hijos, ya sea con palabras o hechos.

En un principio, Mileva aceptó aquellas condiciones pero, como era de esperar, no duró mucho. En 1914, Maric abandonó Berlín con sus hijos y se trasladó a Zurich. El 14 de febrero de 1919 se divorciaron. ¡Qué difícil es vivir con un genio!»

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Einstein tenía una Mileva, que por lo visto era una mujer

  1. Que un maestro como tú recomiende el libro… eso no tiene precio.
    Muchas gracias amigo.

  2. Angeles dijo:

    Hay un dicho muy cierto… – Dios los dá y ellos se juntan. Y aquí están estos dos, dos de los mejores, Manuel y Javier. Un saludo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s