Un viaje de la aldea a la ciudad, creo

(Cosas que pasan en la aldea tras dejar la ciudad)

El viaje fue desde la aldea a la ciudad; eso, de la aldea a la ciudad. Repito, de la aldea a la ciudad. ¿A ver? Sí, está bien escrito, «de la al-de-a a la ci-u-dad» y lo repito porque tardé en asimilarlo como semana, semana y media y hasta de vez en cuando pienso: «¿Realmente hice ese viaje?. Y si lo hice, ¿de verdad fue de la aldea a la ciudad?. ¿fue… fue en coche?, ¿existió?, ¿habré encontrado vida en otro planeta?, ¿soy normal?, ¿me llamo Guisande?».

El asunto fue que a Dionisio, uno de los once magníficos que viven en la aldea, lo operaron, y con su mujer se fue a la casa de una hija para recuperarse. Entonces entre todos nos repartimos las tareas de su huerta. Por ejemplo, Maruja es la encargada de darle de comer a las gallinas; Manolo se ha hecho amigo del perro, que para el caso que le hace… ; la sioux, mi mujer, del tema de las nabizas, grelos… de todo lo que es verde, vamos; y yo, del limonero, que parece que no pero es muy serio el asunto, que si llega Dionisio y encuentra el limonero como que no, que no están tan amarillos los limones… oye que un limón es un limón y una responsabilidad una responsabilidad.

Total, con la labor bien realizada decidimos ir a visitarlo, 30 minutos de viaje según la Guía Michelín y según los 100.000 conductores que cada día hacen siempre ese trayecto. Así que, la sioux, yo y Maruja subimos al coche y… bueno, no; primero, para darle una alegría a Dionisio lo que subimos al coche fueron dos docenas de huevos de sus gallinas, no sé cuantos kilos de sus patatas, que me parecieron toneladas, y unos manojos de grelos que junto con los limones ni que hubiéramos metido en el maletero un trozo de El Caribe, como te lo cuento que aquello más que un viaje parecía que estábamos en la posguerra haciendo estraperlo o creando un conflicto internacional, por lo de El Caribe, claro.

Y a los cinco minutos de viaje, entre el gallego/castellano de Maruja, y el inglés/francés/castellano y alguna palabra en gallego de la sioux (que yo hasta creo que ella piensa que es inglés) escuché: «Pues hoy comimos lenguaje».

Uno ya está acostumbrado a todo, que como comenté en otros artículos la sioux dice «ternura» en vez de «ternera», pan de «broma» en vez de «brona» (un tipo de pan gallego); pero lo de «lenguaje», te lo juro que yo nunca lo había comido, masticarlo para escribir sí, pero comerlo… hasta que en esa mezcla de idiomas, sin necesidad de traductor oficial, descubrimos que el «lenguaje» era «lenguado». Con lo que averigüé también varias cosas; que mi mujer, con tanto idioma que sabe, lo tiene chungo para decir todo correctamente en español y que el pescadero es un listillo de carallo porque de lenguado… na, es más, me parece que lo que tiene el pesca ese es una lengua y que vende lo que sea el tío.

Y así íbamos de viaje cuando Maruja contó que vio un reportaje de un niño que fue abandonado entre los lobos cuando tenía 9 años; que al principio el niño les daba comida para que no lo atacaran y que al final los lobos lo adoptaron y cazaban para él y que, según Maruja, «a los lobos se les veía tan felices… ». ¡¡¡¡Pero cómo!!!, ¿¡¡¡ felices los lobos!!!!?, ¿pero tú has visto a alguna vez un lobo reír?, ¿no sería que el que estaba feliz era el niño que no se lo tragaron de un bocado ya el primer día?. Pues no, según Maruja, los que estaban felices eran los lobos, pero todos, vamos una fiesta diaria para la manada. O sea que, según Maruja, la loba decía a sus hijos casi cantando: «¡¡¡ Venid, venid, que viene el niño, que viene el niño !!!», más o menos ¿no?.

Ya de vuelta hablamos de nuestra aldea y de esa conversación tan alegre, tan española y tan hermosa, como es recordar a todos los que la patearon, cómo la patearon dónde y cómo. Y cuando se cambió de tema, casi fue mejor que no se hubiera cambiado y que siguiéramos en plan mortuorio porque la sioux habló de la Navidad y que a Christopher Cameron, su hijo de 12 años, francoamericano y que habla gallego, en una fiesta de Navidad «con el rifle le tocó una cámara de fotos».

A mí eso del rifle, viniendo de un estadounidense, si te soy sincero no me extrañaba mucho, más bien nada, pero en Navidad, una fiesta, un rifle… no me encajaba y a Maruja le desencajaba. Pero como no hay mal que cien años dure, entre todos lo comprendimos: A Christopher Cameron no le tocó con el rifle la cámara de fotos, sino que fue con una «rifa». No te lo pierdas, más de diez minutos para dar con lo de la rifa. Y te lo juro, que fue llegar a esa conclusión, aparcar en casa, y si me dices ahora si de verdad hice ese viaje, pues claro claro, lo que se dice claro, aún no lo tengo.

About these ads
Esta entrada fue publicada en articulo, General y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

30 respuestas a Un viaje de la aldea a la ciudad, creo

  1. sole dijo:

    Manuel… pues si tú no lo tienes claro… tranquilo¡¡¡ eso es lo de menos, a mí me has hecho reír de lo lindo¡¡¡…
    Con tú estilo inconfundible de contarnos las cosas, yo acabo viviendolas.
    Me veo con Maruja, la sioux( Gitane)… los huevos,las patatas… y tú claro¡¡¡… te envidio porque realmente todo lo que vives es para no saber bien si ha pasado o lo has soñado… para el caso a mi me da igual, porque yo es como si lo viviese.
    Enhorabuena por tus grandes relatos… que puedes llevar al cine, maestro.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Sole: Es que tu me apreciuas mucho y exageras un poco; pero sí es cierto que hay situaciones que con un director de cine… pero si han sonreído, ya no piso más. Un beso, guapa

  2. titaju dijo:

    Me has hecho reír a carcajadas, Manuel: habría dado media vida por estar en el coche escuchando la conversación. ¿Tu mujer no era traductora? Dile que cambie de trabajo o, mejor aún, que me pase alguno de los escritos.
    Tienen que ser la monda.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Titajú: Yo nunca fui muy centrado, cuando estudiaba decían que era un bohemio y ahora ya no sé que soy. Pero fue un viaje… yo entre el lenguaje y el lenguado, pero ya cuando oí que los lobos eran felices…, los lobos felices…. es que no puedo más :)

  3. rafael romero dijo:

    Hola Manolo:
    Menos mal que tenemos a alguien para alegrarnos un poco la vida. Gracias por estos regalos que nos haces a los que leemos este tu-nuestro blog.; y digo esto porque, cuando leo el periódico o veo las noticias, es como cuando viene el cartero a traerte facturas, vamos…….que buenas noticias ninguna. Lo unico que no me encaja es lo de los 30 minutos, sobre todo si siguen poniendo señales de velocidad maxima 50,40, etc. van a tener que cambiar los trayectos estos de la guía michelín. UN ABRAZO

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Rafael: Pues eso, como digo muchas veces, es la única intención de este blog, sonreír un poquillo, Nada más. Si lo consigo… feliz. Un fuerte abrazo

  4. elena dijo:

    Hola Manuel:
    Gracias por hacernos sonreir y reir………me imagino a los tres en ese viaje…………un besote

  5. NANO dijo:

    Guisande. Tengo que sacarme un juanete y no tengo quien me corte el cesped. ¿Tú podrías? Te lo pagaría en coliflores.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Nano: No te preocupes, que te envío para alí a la Rubia, la yegua, y enun plis plas te lo arrasa. Un abrazo y saludos a Juanete

  6. mteresa dijo:

    Si no has hecho el viaje, desde luego que tienes una imaginación prodigiosa!!!!!Anda que no me he reído….

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola mteresa: Pues no sé que te diga, como veo que el coche huele a limones, a patatas y a grelos… yo creo que sí; pero claro claro… Es que ya decía mi abuela, “qué será de este niño…”. Y tenía razón, prque ni yo lo sé ahora mismo… Un beso y gracias por tu comentario.

  7. Miguel Buján dijo:

    Lo del rifle me ha llegado al alma (por primera y también segunda acepción ¡qué coño!). Y recuerdo entonces que ser políglota extranjero resulta cuasi idéntico a ser senil (por capricho o quizás casualité) ya que la abuela de mi amigo Marcos, hace unos años, presumía de la alegría que le daba que su hijo hubiese instalado en su casa la televisión “genital”.
    Que se sepa nunca nadie le preguntó qué clase de filmes eran los que veía la muy gachí.

    Asubiando…

  8. Pipo Rodriguez dijo:

    Hola !! que viaje más ameno, si ya lo decía yo, te lo pasas genial !!
    ah! y cuida bien esos limones que salgan bien amarillos..:D
    Saludos!

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Pipo: Los limomes los veo todos los días y veo que por ahora van bien mientras otros, con más capacidad que yo, obviamente, están con las patatas. Un fuerte abrazo

  9. Javi dijo:

    Hola Manolo, esta os la guardo, así que traéis a tres modelos y no me avisáis, después de todos los tomates que planté en vuestra huerta…un abrazo, saludos a tu señora y a los niños.

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Javi: Tienes toda la razón, debimos de haber pensado en ti, supongo que se nos pasó porque no vimos ningún tomate. Un abrazo, creo que volverán en unos meses. Te avisaremos.

  10. Mónica dijo:

    De verdad que me he reído de lo lindo, y me hubiera gustado un montonazo estar en ese coche!!!! Y no te preocupes por la falta de memoria, es del todo normal ante este tipo de conversaciones!!!!! Un besazo Guisande

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Mónica: Te lo juro que si oyes a Maruja decir que “los lobos eran felices… ” con su tono y expresión…. fue mucho mucho. Un beso y gracias por tu comentario.

  11. Amadeo dijo:

    Hola Guisande, dice aquí la costilla, que heredaste la retranca de tu padre, que ya sabes que lo conocimos los dos. De ese viaje, Julio Verne hubiese sacado algo así como sobrevivir-riendo- en 100.000 kms terrestres; por viandas que no fuese. Un abrazo. Amadeo

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Amadeo: Supongo que todos los hijos admiran a sus padres, yo con él tenía y tengo (porque lo tengo a mi lado) un punto de coco, que siempre fue increíble. De él aprendí muchas cosas, sobre todo a ser idependiente en lo que digas y se noble, y creo que hay algo en los genes, que se transmite, sin tú quererlo y eso también ha sido el sentido del humor. Pero mi padre, yo lo sé, era un crakc. Se lo cabo de decir y me ha respodnido lo que muchas veces “tú eres un ignorante, pero ignorante con J (jota)” Un fuerte abrazo.

  12. Mar dijo:

    Pero al final llegasteis a visitar a Dionisio y descargasteis la mercancía del coche?? Jajaja, me ha gustado, me pasaré a leer otros post ;)

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola Mar: Creo que eres nueva en el blog, si es así… bienvenida. Pues al final visitamos a Dionisio, descargamos todo lo que llevábamos y fue feliz (como los lobos) con su limones, patatas, grelos y…. no nos detuvieon por estraperlo. Un beso, gracias por tu comentario y, lo ducho, bienvenida. Un beso

    • Manuel Guisande dijo:

      Hola. Pues muchas gracias por amarme, aunque no sé si esto será un spam, pero me da lo mismo, neguemos la evidencia. Gracias, yo también te adoro. Un beso

  13. Miguel Buján dijo:

    ¡Espantoso eso de andar concediendo amores sin ton ni son! Ahora que lo que se lleva es llevar dos hostias a la mínima que te descuídes suena, como poco, hasta alevoso. Yo prefiero que me mamen. Pringoso si, por (pre)supuesto, pero qué de agradecido el resultante…¿no?

    Tic tic tiquititac

  14. Pingback: Un recuerdo imborrable, las mudanzas | Al fondo a la derecha

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s